Más información: Javier Gonzalez Jimenez Dpto. Ingenieria de Sistemas y Automatica E.T.S.I. Informatica Universidad de Malaga Campus Universitario de Teatinos 29071 Malaga Tlf: 952 132 724 Publicado en Andalucía Investiga

UNA SILLA DE RUEDAS CON 'PILOTO AUTOMÁTICO'

Javier González es el director del proyectoUn sistema de navegación ideado en la Universidad de Málaga permite que se desplace por sí misma hasta el lugar ordenado verbalmente por el discapacitado.

Moverse por unas ajetreadas oficinas es una empresa complicada incluso para quien puede caminar. Para un tetrapléjico es mucho más difícil porque no puede mover ninguna de sus extremidades. Subir la rampa de la entrada al edificio, coger el ascensor hasta la tercera planta, cruzar innumerables pasillos y esquivar a los apresurados compañeros es una verdadera cruzada incluso para el discapacitado que pudiera manejar con sus manos una silla de ruedas motorizada. Un grupo de investigación de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Málaga ha ideado un sistema de navegación que dota de inteligencia a la silla, de forma que es capaz de transportar al usuario hasta el punto donde éste le indique de manera automática con el simple uso de la palabra.

Los objetos también escuchan: "¡Vamos al despacho de Jorge!"

Una simple orden de voz es suficiente para que la silla-robot se ponga en dirección al destino convenido. Sólo es necesario que el usuario y su transporte hablen en los mismos términos. "Lo primero es que la silla aprenda cómo el discapacitado entiende y representa el mundo", asegura Javier González, director del proyecto. Una vez que el robot reconoce los nombres y términos con que el usuario se refiere a los lugares, está listo para funcionar. González asevera que no necesita memorizar planos: "Se mueve de forma inteligente gracias a su sistema de sensores". Así, la silla es capaz de construir sus propios planos y buscar rutas por sí misma transformando las órdenes verbales en coordenadas geométricas.

El modelo está pensado para interiores como oficinas, viviendas e incluso centros comerciales y hospitales. Otro de los fuertes del robot es la detección de posibles barreras en el camino, por ejemplo, otros viandantes, y la virtud de esquivarlos. Asimismo está capacitado para averiguar alternativas cuando encuentra puertas cerradas o caminos bloqueados. Incluso, cuando no encuentra opciones, pide ayuda humana, por ejemplo para llamar al ascensor, y una vez recibida prosigue con su cometido.

Con todos los extras

El sistema de navegación ha sido implantado en un modelo comercial de silla motorizada controlada por jostick que se mantiene operativo por si el usuario lo necesita. Además de los sensores los investigadores han instalado una serie de extras que radican en una webcam, que localiza obstáculos o irregularidades del suelo, y en un ordenador de abordo portátil para simplificar su configuración. Cuenta también con conexión inalámbrica a internet. "Permite desde llamar por teléfono hasta descargar datos como planos de edificios donde el robot no está entrenado", admite González. Y todo eso con las propias baterías de la silla y el ordenador portátil.

Los sensores detectan cualquier barrera u obstáculo en el caminoEl proyecto cuenta con una declaración de interés de varias instituciones dedicadas a los discapacitados como la Asociación de Parálisis Cerebral de Málaga AMAPACE y el interfaz cognitivo está en proceso de patentarse a nivel nacional. No obstante, González piensa que para comercializar prototipo como éste es necesario que se reduzcan las limitaciones de la tecnología existente y prestar más atención a la interacción entre robot y humano. Actualmente, la mejora de la de visión del robot, la robustez de la estabilidad de su sistema informático y la capacidad de detectar olores concretos como el del gas o el humo, son los nuevos retos de la docena de personas que conforman el Grupo de Robótica Móvil y Percepción, del Departamento de Sistemas y Automática, volcados desde 1998 en el proyecto.

El ser humano aún no ha conseguido teletransportarse en el espacio. Queda para la ciencia ficción. Pero, de momento, el ingenio del hombre está haciendo más fácil el libre movimiento a los que más lo necesitan. Y posiblemente, en España, seamos muchos, ya que en 2050 habrá más de 16 millones de ancianos según el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. De estos, gran parte tendrán mermadas sus capacidades motrices y quizá una silla de ruedas "con piloto automático" les haga más sencilla la vida.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam