El Arándano (España) El Airelle (Francia), el Mirtillo, el Vaccinium (Italia), el Heidelbeere , el Schwarzbeere, el Blaubeere (Alemania), el Cranberry (Inglaterra), el Uvae Ursi, el Blueberry y el Arándano son ejemplares de la misma familia botánica, la Vascuense Ranzu ó Vaccinium Myrtillus. Se trata de una es una planta leñosa, de la familia de las Ericaceas, tribu de las Vaccinicas y especie Vaccinium Mirtillo o Vaccinium Macrocarpon que crece en las zonas montañosas, frías-templadas y húmedas de Europa y América. Más información de interés sobre infecciones de orina en esta página ¿Dónde comprar arándano rojo?

USO DEL ARANDANO EN UROLOGIA

INDICE:
Actividad del Arándano (Cranberry)
Propiedades del Arándano en Urología
¿Cómo actúa el Arándano?
Experiencias clínicas con el Arándano (Cranberry)
Conclusiones
Presentación
Dósis
Bibliografía

La fitoterapia es una alternativa recibida con beneplácito por los enfermos en la esperanza de alivio o curación de sus padecimientos, intuyendo que sus productos por su origen natural, no tienen efectos inapropiados. Gran parte de los derivados de las plantas, pueden actuar positivamente sólo por un efecto placebo y otros por sus verdaderos efectos terapéuticos. La digitalis purpúrea (digital) o el ácido acetilsalicílico (aspirina) ya han mostrado una capacidad terapéutica efectiva y otras como la Erythoxylon coca (cocaína) o el Curare, usados en Medicina, son capaces de provocar efectos anestésicos y paralizantes pero también ser tóxicos o mortales.

Muchos de los fármacos actuales se basan en las propiedades de extractos vegetales que han servido de modelo a la ingeniería farmacéutica.

Algunos de los usados por sus beneficios sintomáticos, esperan todavía mostrar sus cualidades químicas para ser adoptados racionalmente en clínica.

Actividad del Arándano (Cranberry):

Desde mediados del siglo XIX se pudo comprobar que los frutos del Arándano, conocido en Inglaterra como Cranberry, era capaz de aliviar los síntomas irritativos urinarios.

El Mirtillo es un arbusto de estas familias, que alcanza una altura de 50 cm. con ramas angulosas, hojas ovaladas y denticuladas. Sus flores son solitarias y axiales de color blanco, verdoso o rosado según la variedad.

Los frutos son bayas comestibles, negruzcas, rojizas o azuladas, de gusto agridulce. Provoca al masticarlas una sensación refrescante y astringente.

El jugo de estas bayas, es de color azulado rojizo y se lo ha utilizado para teñir el vino.

Las hojas y frutos en forma de bayas (folia uvae ursi, u hojas de la uva del oso) muy apetecidas por los osos salvajes de las zonas montañosas, son usadas en Medicina popular en forma de infusiones "para fluidificar las mucosidades urinarias", "propender a la disolución y eliminación de las arenillas urinarias" "combatir las diarreas y tratar la diabetes sacarina" (1).

Propiedades del Arándano en Urología:

Desde mediados del siglo XIX (1840) médicos alemanes llamaron la atención acerca de las propiedades del Blaubeere alemán (Cranberry inglés) en el alivio de los síntomas irritativos vesicales atribuidos a la infección urinaria. Este alivio fue atribuido a la acidez provocada por el ácido hipúrico que aparecía en la orina y que era capaz de actuar sobre los gérmenes urinarios. Controles ulteriores mostraron que el pH bajo, atribuido al ácido hipúrico no era lo suficientemente significativo aún con la ingesta de 2000 ml de jugo de Cranberry. Sorteando este hecho, observaciones posteriores, han mostrado que los derivados de estas plantas pueden ser capaces de reducir la bacteriuria y la piuria tan comunes en las ancianas (11-13).

Los derivados de estas plantas parecen actuar sobre la agresividad bacteriana, disminuyendo la adhesividad de la E. Coli al urotelio y limitando su capacidad de penetración al corion.

La Escherichia Coli, es una bacteria natural del colon que aparece muy frecuentemente en la orina en las cistitis infecciosas.

Las investigaciones actuales sobre el Arándano, están orientadas a comprobar si los derivados de estas plantas son capaces de actuar sobre las infecciones urinarias provocadas por la E. Coli.

El urotelio tiene sus propios mecanismos naturales de protección para que no ocurra la penetración de tóxicos y bacterias (2-3).

La indemnidad celular y las uniones intercelulares son las principales barreras a esa penetración a las que se le agrega la producción de glicoproteinas naturales que actúan como "cemento o revoque" urotelial (4-5-6). Estas estructuras pueden deteriorarse por causas desconocidas como ocurre en la cistitis intersticial o en las vejigas neurogénicas hiperrefléxicas, las infecciones, las agresiones químicas, la alergia, las radiaciones y los traumatismos quirúrgicos, al disminuir los glicosaminoglicanos protectores naturales (7-8-9-10).

La bacteriuria asintomática es frecuente en las ancianas. Más del 85% de ellas tienen síntomas irritativos vesicales por infección urinaria por lo menos una vez por año.

La infección urinaria recurrente también es frecuente en los pacientes incontinentes de ambos sexos. Más del 73% de los enfermos que tienen catéteres ureterales o vesicales y el 40% de los que usan pañales deben tomar antibóticos por sus infecciones urinarias sintomáticas.

Muchas mujeres jóvenes también tienen infecciones urinarias frecuentes, en las que la espasticidad perineal juega un papel predisponente de importancia.

¿Cómo actúa el Arándano?

Los pacientes con bajos niveles urinarios de la glicoproteina de Tamms-Horsfall, que aparece como un anticuerpo en la orina de los enfermos con pielonefritis, son más susceptibles de tener más infecciones urinarias recidivantes por E. Coli (11).

En 1994 en la Universidad de Utah, se pudo establecer, que el Cranberry contenía una sustancia similar en actividad a la glicoproteina de Tamm- Horsfall (5).

Esta glicoproteina igual que lo hacen los glycosaminoglicanos (GAGs) y los derivados del Cranberry, tienen la capacidad de disminuir la adhesividad in vitro de la E. Coli a las células del urotelio.

Los GAGs son sustancias glucoproteicas sulfatadas que se encuentran naturalmente en la mucosa vesical de humanos y animales. Entre estas sustancias se encuentran el ácido hialurónico, la heparina, condroitin sulfatos, dermatin sulfatos y sulfato de queratina (2).

Son heteropolisacáridos complejos con núcleos de carboxilos y sulfatos con alta capacidad aniónica. In vivo estos glicoconjugados denominados proteoglicanos tienen un núcleo proteico que le da capacidad de adhesión celular y otras propiedades como la retención selectiva de iones y moléculas difusible, la organización de la matriz extracelular, la regulación de la interrelación entre las células del urotelio y entre las células entre si, la modulación de las citocinas celulares y la regulación de las proteasas.

Es posible que los GAGs, tengan también participación en la función vesical, actuando en el tejido intersticial colágeno y las fibras musculares del detrusor y la permeabilidad del urotelio (2-3-4-5).

Tanto in vivo como in vitro, los glicosaminoglicanos naturales tienen la propiedad de oponerse a la adherencia del E. Coli a al urotelio evitando su penetración hacia el corion (2-3-4-5-6-7).

En los constituyentes del Cranberry se encuentran dos sustancias principales, una la fructosa, y otra un polímero de estructura todavía desconocida.

La fructosa es un glúcido común en las frutas, pero el polímero solamente se encuentra en el Cranberry, en el Blueberry y no en los cítricos, la guayaba, el mango, la banana, la manzana o el ananá.

Junto con la discutida acidificación de la orina provocada por la ingesta de derivados del Arándano existe un renovado interés en comprobar la capacidad de estas sustancias de actuar sobre las infecciones urinarias recidivantes tan frecuentes en geriatría.

Experiencias clínicas con el Arándano (Cranberry):

El uso del Cranberry ha sido analizado, en un estudio doble ciego/placebo en pacientes añosos (11).

Este estudio fue hecho sobre 153 mujeres de una edad media de 78.5 años con bacteriuria y piuria en más del 30% de ellas, 44 domiciliaria y 109 institucionalizadas fueron randomizadas en dos grupos. Un grupo tomó durante seis meses 300 mg diarios de jugo de cranberry y el otro lo hizo con solución de placebo del mismo sabor, cantidad y color que el jugo de Cranberry.

Estas soluciones fueron administradas en forma randomizada.

Mensualmente se analizaron muestras de orina para urocultivo, conteo de colonias y exámen de sedimento urinario.

Las pacientes fueron entrevistadas mensualmente para recoger las muestras de orina y confeccionar un cuestionario referente a los síntomas que habían tenido durante ese mes.

Solamente el 88% de las incluidas en este estudio lo completaron como estaba programado.

Del total de 818 unidades de orinas recogidas, cerca de un tercio mostraron bacteriuria significativa (>100.000 col/ml). Un tercio no tuvieron gérmenes y un tercio sólo mostró bacteriuria no significativa. El E. Coli fue la bacteria prevalente (43%) y la Klebsiella le siguió en segundo lugar (7%).Cerca del 45% de las muestras tuvieron piuria (>9 gBxC). Sólo el 22% de las pacientes manifestaron haber tenido síntomas irritativos.

La bacteriuria fué comprobada en el 28% de las orinas de las pacientes que habían tomado el placebo y en el 15% de las que habían tomado Cranberry. Estas cifras indican una diferencia de significancia de p=0.004. En 16 de las que habían tomado placebo y solamente en 8 de las que habían tomado Cranberry, fué necesario el uso de un antibiótico para combatir los síntomas de infección urinaria.

Esto indica una relación del 3.2% por mes de necesidad de un antibiótico en las que tomaron placebo contra el 1.7% por mes de las que tomaron Cranberry.

De acuerdo a estas observaciones es posible deducir que el Cranberry actúe contra la infección urinaria sea sobre las bacterias en si, previniendo nuevas infecciones o a través de una combinación de ambos procesos.

La probabilidad de cambiar una infección existente por mes a no tenerla, fue del 0.54% en las pacientes que tomaron Cranberry y del 0.28% en las que tomaron placebo. El promedio de posibilidad de tener nuevamente una infección mensual en aquellas que ya no la tenían fue del 0.09 en las que tomaban Cranberry y del 0.12 en las que tomaron placebo. La bacteriuria y la piuria de las pacientes infectadas se mantuvo durante el primer mes tanto en las que tomaban placebo como en las que ingerían jugo de Cranberry.

Pero luego del segundo mes, se comprobó que la diferencia era significativa a favor de las que tomaron Cranberry.

La reacciones alérgicas del Cranberry, aunque posibles son muy bajas.

La resistencia de las bacterias, como sucede con los antibióticos, no ha sido demostrada.

No ha podido ser comprobado que el uso prolongado de estas sustancias sea una alternativa razonable para reemplazar a la antibioticoterapia prolongada como puede exigirlo las infecciones recurrentes del adulto y el manejo de los niños con reflujo vésicoureteral infectado (4).

Para tratar la infección urinaria reciente en mujeres, se ha recomendado que luego de iniciar el tratamiento por un día con el antibiótico indicado, se comience con la ingesta de polvo concentrado de Cranberry en la dosis de una cápsula cada 12 hs. durante tres a cuatro meses y si aparecen recidivas, mantener la toma de una cápsula diaria de por vida .

Resultados comparables pudieron comprobarse en la Universidad de Utah, con la ingestión de polvos deshidratados de Cranberry, en el equivalente de 12 a 16 vasos de jugo natural (14). Una observación personal nos permite aceptar los derivados del Arándano como atenuadores del moco, controlador de la bacteriuria y es como un atenuador de la posibilidad de litiasis en los reservorios vesicales.

Conclusiones:

Los derivados del Arándano han demostrado resultados efectivos en el control de las infecciones urinarias. Las observaciones alcanzadas hasta el momento sólo permiten aceptar que estas sustancias acidifican la orina en base a la eliminación de ácido hipúrico y reducen la capacidad de la E. Coli a adherirse al urotelio y penetrar en el corion.

Puede ser aceptado que el Arándano pueda asociarse a los antibióticos cuando una infección urinaria ha sido comprobada y persistir en su empleo en la idea de disminuir las recidivas infecciosas.

Presentación:

El Arándano se manufactura en forma de dulces, jaleas, jarabes o cápsulas.

Las Cápsulas contienen 1000 mg de polvo del fruto desecado del Arándano, 10 mg de ácido ascórbico sin glucosa.

Dosis:

se recomienda tomar tres cápsula cada 8 horas, mientras persista la infección, continuando con una cápsula tres veces por día.

Se presentan en envases de 60 cápsulas.

El jugo de Cranberry se ofrece en envases de 250 gr. cerrados al vacío.

Habitualmente se lo emplea para bebidas gratificantes en coctelería.

Se lo puede tomar puro, mezclado con jugo de limón o diluido por mitades con agua, a razón de tres a cuatro envases por día.

Las jaleas de Arándano, Cranberry o Blueberry, tienen glucosa. La dosis habitual para un adulto es la de dos cucharadas soperas (60 gr) cuatro veces por día.

Bibliografía:

  1. Diccionario Enciclopédico Espasa Calpe. Madrid. 1957.
  2. Lilly, J.,D., Parson, C.,L.: Bladder surface glycosaminoglycans in an human epithelial permeability barrier . Surg Gynecol. Obstet. , 171: 143-145, 1990.
  3. Wight, T., N., Hascall, V.: Proteoglycans. Structure and Function. Cell Biology of Extracellular Matrix. Hay Ed. 2ª. ed. New York, Plenum Press, 45-78, 1991.
  4. Vogel K., G.: Glycosaminglicans and Proteoglycans. Extracellular Matrix Assembly and Structure. Yurchenco P.,D., Ed. Academic Press. New York. 243-279, 1994.
  5. Scott, J., R., Proteoglycans-fibrillar collagen interaction . Biochem J.: 252: 313- 323, 1988.
  6. Grist, M., Chakraborty, J.: Identification of a mucin layer in the urinary bladder. Urology, 44: 26-33,1993.
  7. Nickel J., C., Emerson, L., Cornish, J.: The baldear mucus glycosaminoglycan) layer in interstitial cystitis. J. Urol. 149: 716-718, 1983.
  8. Ruggieri, M., R., Levin, R., M., Hanno, P., M., Witkowsky, B., A., gill, H., S., Steinhardt G., F: Defective antiadherence activity of baldear extrcts from patients with recurrent urinary tract infection. J. Urol., 140: 157-160, 1988.
  9. Hurst, R., E., Roy, J.,B., Min K., W., Veltri,.R., W., Marley G, Patton K, Shackelford DL, Stein P, Parson CL: A deficit of condroitin sulfate proteinglycans on the bladder uroepithelium in interstitial cystitis. Urology, 48: 817-821, 1996.
  10. Hurst RE, Zebrowsky R: Identification of glycoproteoglycans present at high density on bovine and human bladder luminal surface. J Urol, 152: 1641-1644, 1994.
  11. Avorn, J. M., Monane, M., Gurwitz, J., H., Glynn, R., J., Choodnovskiy, I., Lipsitz, L., A.: Reduction of bacteriuria and pyuria after ingestion of cranberry juice: J. of Am. Med. Ass., Marzo 9, 271, 10: 751 - 754, 1994.
  12. McMurdo, M., Davey, P., G., Elder, M., A., Miller, R., M., Old, D., C., Malek, M.: A cost-effectiveness study of the management of intractable urinary incontinence by urinary cathteterization or incontinence pads. Journal of Epidemiology and Community Health, 46: 222-226, 1992.
  13. Fowler, J., E.: Urinary Tract Infection in Women: Urol. Clin. of North Am., 13 (4) 673 - 683, 1986.
  14. Barney Paul D.: Help for urinary tract infections: Cranberry helps the body evade pesky bacteria, research shows. Clinical Herbs for Health. Layton, Utah. U.S.A. Clinical Applications of Herbal Medicine. Woodland Publ. U.S.A. 1996.
Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam