Luis Triguero Pérez-Egaña tiene doce años y cursa el primero de ESO en el instituto Hervás de Cuenca.

Ha compartido toda la primaria en la misma aula rural que su hermano con Síndrome de Asperger. Es un lector infatigable y escribió este libro, para que todos los niños conocieran algo sobre el mundo de los niños con síndrome de Asperger.

CAPÍTULOS PUBLICADOS:
I, II, III, IV,V y VI.

MI HERMANO TIENE EL SÍNDROME DE ASPERGER
Autor: Luis Triguero Pérez-Egaña
Capítulo VI

Me gustan los enigmas. Creo que es mucho más interesante leer una historia repleta de enigmas por descubrir a otra que no los tenga. Mientras leo, barajo dos o tres posibilidades que resuelvan el enigma y luego los compruebo cuando llego al final. Si no acierto, repaso el mismo libro dos o tres veces hasta encontrar algún detalle que pasé por alto y que me sirve como clave para replantearme el enigma, y sobre todo, para no tener esa sensación de desconcierto que siempre me queda cuando leo algo y no entiendo nada.

Cuando estoy con mi hermano tengo la misma sensación. Lot, es como una enorme biblioteca llena de libros enigmáticos -todos los niños con síndrome de asperger, autismo o cualquier otro TEA lo son- libros que aguardan silenciosamente en sus estanterías a que alguien los descubra y lea.

En su libro "Comprender a los niños con autismo y/o síndrome de Asperger", Peter Szatmari dice "Que los padres de niños con TEA, necesitan disponer de un pasaporte que les permita entrar en ese país extranjero que es el de una mente diferente. Necesitan disponer de un libro de códigos que les permita entender el lenguaje enigmático y contradictorio en el que se expresan."

Bien, en su dedicatoria mi madre había escrito: "Convertirnos en intérpretes puede llevarnos años. En este largo camino de luces y sombras, debemos escuchar la voz de nuestro corazón. Desde pequeño, has vivido una experiencia única, yo, me hice una intérprete, por el contrario, tú naciste con el don de la interpretación, puedes captar de forma natural lo que a mi me supuso un largo y paciente aprendizaje. Posees la capacidad innata de ver el mundo a través de los ojos de esos niños a los que no muchos comprenden, y eso, es una bendición."

No estoy muy seguro de que muchos chicos de mi edad estén interesados en descifrar enigmas, lo cual me convierte en un chico "poco guay". De lo que si estoy seguro es del gran interés que siento por la conducta, los símbolos autistas y el lenguaje secreto con el que mi hermano Lot se comunica. Gracias al tiempo que paso con él, he aprendido a leer que detrás de cada conducta, cada gesto, de sus rutinas, berrinches, ruiditos e incluso palabras, están sus deseos, sentimientos, estados de ánimo, lo que piensa, lo que siente, lo que desea.

Imagino que muchas personas que no han leído nada sobre el autismo, ignoran que el lenguaje no verbal es la única forma con la que muchos niños autistas -especialmente los que no han adquirido el lenguaje- se comunican. Lot, no habló hasta los seis años. Yo soy dos años mayor que él, así que la peor parte se la llevaron mis padres y el propio Lot: Mis padres, porque estaban confusos y buscaban desesperadamente respuestas que nadie les daba, y Lot, porque aunque no hablaba, nunca ignoré que nos entendía perfectamente, por lo tanto, el problema era que nadie conseguía comprenderle.

Unos decían que era un chico mimado, otros que sobreprotegido.... lo cierto es, que mientras todos opinaban, mis padres se dejaban llevar solo por su intuición. Mi madre, había pasado gran parte de su infancia con una prima sorda, por lo tanto, tenía ciertas nociones del lenguaje de signos y la comunicación no verbal, pero no estaría segura de lo que ocurría hasta dos años después, cuando diagnosticaron a mi hermano con el Síndrome de Asperger. Tampoco yo sabía nada del S.A, ni apreciaba que mi hermano fuera diferente del resto de niños, excepto porque odiaba que le cortaran el pelo con la maquinilla eléctrica, porque no le gustaban los abrazos, porque le asustaban algunos ruidos, porque se enfadaba cuando movían sus cosas de lugar o porque la primera palabra que dijo fue "Chansey", que es el nombre de un Pokémon. Claro, que mis padres no tenían idea de quién demonios es Chansey, y por casualidad lo descubrieron cuando se los dije. La primera palabra de Lot fue todo un extraño y feliz acontecimiento, y digo extraño, porque mis padres estaban convencidos de que la primera palabra de un niño debe ser "papá" o "mamá", pero jamás "Chansey". Ahora, ellos piensan que los padres de niños TEA nunca deben esperar que sus hijos hagan o digan las mismas cosas que el resto de niños. Lo curioso es, que dos meses después, Lot hablaba sin ninguna dificultad. Sin embargo, para él, muchas palabras tienen un significado distinto del que tienen para otros niños. Por ejemplo, él emplea la frase "Quiero dormir" cuando quiere decir que se siente triste.

De esto se trata el lenguaje enigmático y contradictorio del que habla Szatmari en su libro y hay tres razones que pueden explicarlo: primero, Lot no piensa con palabras, lo hace con imágenes. Si le pides que escriba lo que está pensando cuando escucha la palabra alegría, dibuja un gato. Si le dices que escriba lo que está pensando cuando escucha la palabra angustia, dibuja una tormenta con rayos y truenos. Segundo: Lot no entiende los conceptos abstractos porque no tiene imágenes de ellos. Tercero: para comprender conceptos abstractos, Lot los relaciona con imágenes o símbolos.

Cada niño autista o con S.A. posee su propio código de comunicación, lo que para unos significa una cosa, para los demás, puede significar otra. En principio, es difícil comprender -incluso absurdo- que una frase como "Quiero dormir", no signifique  "Tengo sueño", sino "Estoy triste"... Lo cierto es, que Lot y un buen número de niños como él, asocian o relacionan el sentimiento que experimentan al ver u oír determinadas imágenes, palabras o frases que memorizan y luego emplean para expresarlos.

Mirando los videos de dibujos animados que mi hermano siempre veía -los que le gustan los ve de forma repetitiva- vi un capítulo en el que Sin Chan decía "Quiero dormir", posiblemente, en ese momento Lot se sentía triste... y posiblemente, no sabía como expresar -de forma hablada- sus sentimientos de tristeza, por lo tanto, asoció su propia experiencia al momento preciso en el que Sin Chan dijo "Quiero dormir". Sin darme cuenta y por pura casualidad, había descifrado mi primer código, a partir de entonces, la fascinación que siento por los símbolos autistas ha hecho que me interese mucho más por el pensamiento asociativo. Sin embargo, ignoraba los motivos por los que para expresar sus sentimientos, Lot los asociaba con palabras y con sonidos. Por ejemplo, él siempre emplea la palabra "Perro" cuando quiere decir "Miedo", porque fue precisamente eso lo que sintió cuando hace un tiempo, un perro enorme lo persiguió con la intención de quitarle el bocadillo que llevaba en la mano. No fue fácil descubrirlo, en realidad, me tomó un buen tiempo interpretar un segundo símbolo. Buscando a nuestro gato, y cincuenta metros antes de llegar a una granja custodiada por varios perros, Lot se puso a llorar, temblaba como una hoja y se negaba a seguir andando en esa dirección. Cualquier otro niño sin sus dificultades -yo mismo- hubiera dicho "No quiero seguir andando porque ahí cerca hay perros", pero aunque Lot hablaba perfectamente, no podía explicar porqué lloraba o lo que estaba sintiendo. Afortunadamente, recordé el incidente del perro, y de inmediato le pregunté: ¿Es por el perro? -él, contestó- "SI". Cuando volvimos a casa y después de que se hubiera calmado, conseguí interpretar un tercer signo mucho más importante que  los dos anteriores, a través de un dibujo que hice del perro y debajo del cual escribí "¿Qué sientes al verle?, la respuesta de Lot fue "Miedo".

Nunca me ha sido extraño que cuando Lot se sentía feliz, imitaba el chillido de las gaviotas, lo sabía, porque al hacerlo sonreía y daba palmitas -dos signos evidentes de felicidad- Sin embargo, por más que rebuscaba en mi memoria, no encontraba el momento exacto en el que asoció su propia emoción al chillido de las gaviotas, De hecho, no había visto ninguna, excepto en algún documental sobre aves. Me irritaba no tener ni idea de dónde venía esa asociación, y estaba deseoso por encontrarla. Poco después, en una ocasión en la que jugábamos en la puerta de casa con un buen montón de arena, escuché unos chillidos exactamente iguales a los que hacía mi hermano, de inmediato, él se puso de pie y señaló hacia arriba; Una bandada de grullas perfectamente ordenadas, formando una ‘V' cruzaban el cielo. Mi padre dijo que volvían de África, y que cuando acabara el buen tiempo volverían a migrar. Entonces, supe que Lot asoció el grito de las grullas con la proximidad del verano, las vacaciones o salir a jugar con su montón de arena, con una sensación de alegría y bienestar. Ahora, cada vez que las grullas cruzan el cielo en busca de un lugar cálido, sé que para mi hermano, significan "Felicidad".

Tenía 3 palabras: tristeza, miedo y felicidad, pero ¿Qué tenían en común todas ellas?

1.- Las tres expresaban sentimientos. 2.-Las tres eran sustantivos. 3.- Las tres eran sustantivos abstractos que hacían referencia a ideas que no tienen existencia material o palpable, sé lo que es la tristeza, y lo que representa, pero no la puedo ver o tocar. Sé lo que es y representa el miedo, pero no lo puedo tocar o ver. Cuando pienso en las palabras TRISTEZA, MIEDO O FELICIDAD, represento mentalmente esa mismas palabras tal y como se deletrean, pero cuando lo hace mi hermano, representa mentalmente una frase que aprendió y memorizó de los dibujos animados, un perro y unas grullas chillando. Lo que significa que Lot, necesita convertir conceptos o ideas abstractas en imágenes o símbolos. Es decir, que piensa con imágenes. Lot, tiene muchas dificultades para analizar morfológicamente una oración, reconoce los sustantivos inmediatamente, siempre que no sean abstractos, sin embargo, le cuesta mucho reconocer pronombres, artículos, adverbios, adjetivos, conjunciones, preposiciones y verbos porque no tiene imágenes de ellos.

Descifrar la mente de Lot, ponerme en su lugar, interpretar lo que puede estar pensando, sintiendo o deseando, hace que todo sea mucho más sencillo. Comunicarme con él, no solo es una cuestión de lenguaje hablado, de lo que dice, más bien de lo que no dice o de lo que quiere decir.

Por ejemplo, cuando se siente disgustado, Lot nunca lo dice, en cambio, empieza a recordar todas las cosas o situaciones que le han hecho sentir así, y las descarga de su archivo de memoria a la velocidad de un rayo. De no ser porque le conozco lo suficiente para saber lo que piensa, cortarle el rollo y preguntarle directamente "¿Porqué estás tan disgustado?", su archivo de memoria seguirá descargando información hasta llegar a sus primeros recuerdos y confundir a todos los que están escuchándole. Antes, no comprendía los motivos por los que siempre recurre a su interminable secuencia de descargas con las que me bombardea sin tregua cuando algo va mal. Quizás, porque no le prestaba demasiada atención, o porque me irritaba que siempre estuviera quejándose por cosas que debería haber olvidado..., a medida que Lot hablaba, se irritaba mucho más, y al final, terminaba llorando. Sin embargo, nunca decía con claridad lo que le estaba pasando. Cuando empecé a prestarle más atención, me di cuenta de que todas sus descargas estaban clasificadas en archivos o carpetas, por ejemplo: "Cosas que me han hecho sentir profundamente disgustado", "Cosas que me han hecho sentir decepcionado", etc…

Ayer, por ejemplo, al salir del instituto lo noté algo raro. Como es habitual en él, se mantuvo sereno hasta que llegamos a casa. Sé que estaba nervioso porque no dejaba de pestañear, gesticular y tenía esas ojeras púrpuras que siempre se le forman debajo de los ojos cuando está angustiado. Durante todo el trayecto que hacemos diariamente en autobús desde el instituto hasta el pueblo en el que vivimos, no dijo nada. Lot es como esas ollas de presión que usa mi madre para hacer el cocido, no libera el vapor hasta llegar a casa.

Para colmo, durante los recreos estuve en la biblioteca, quiero decir, que los diez minutos que duran cada uno de ellos, los pasó solo, sentado en una banca que hay cerca de su aula, lo que sin duda, elevó mucho más su nivel de ansiedad. Tal y como esperaba, no más hubimos llegado empezó la descarga de archivos: que si una vez fulanito le pegó, que si otra vez nuestro gato desapareció, que si Pepito Pérez y su grupito de amigos "Guays" le llaman subnormal, que si un gracioso tiró un petardo dentro de su clase, que si dos compañeros le escondieron la mochila, que si otros lo encerraron en el servicio... y hubiera seguido su descarga de no ser porque le pregunté ; "¿porqué estás tan disgustado?" entonces, la descarga se detuvo y me contestó "Porque ya no tengo ningún amigo".

Lot, estaba decepcionado y especialmente disgustado por la repentina actitud de rechazo que últimamente tenía hacia él quien hasta hace dos semanas había sido su mejor amigo. No estoy del todo seguro de que la actitud de ese chico sea de cosecha propia, sino más bien de su nuevo grupito de amigos "Guays" a los que sigue y venera hasta el punto de haber perdido la capacidad de pensar por si mismo y haberse integrado de buena gana en el pensamiento guay del grupo, que considera a mi hermano una especie de bicho raro, y que no pierden ocasión de hostigarle, o burlarse de él, pero la ‘cretinez' de algunos no tiene mucho que ver con este capítulo y la trataré más adelante. En definitiva, Lot asocia un sustantivo abstracto como "Disgusto" o "Enfado" a una secuencia de hechos que le han producido esa sensación de malestar y que no tiene la habilidad de expresar por medio de palabras.

Ser un intérprete, se trata básicamente de descifrar símbolos autistas, de información y de aprendizaje. Ni por asomo habría sido capaz de entender conceptos como el pensamiento asociativo, de no ser porque antes había aprendido otros conceptos básicos acerca del autismo, En realidad, los libros están llenos de ellos, pero son demasiado técnicos y mucha gente no los comprende. Tampoco yo lo hacía, por este motivo, pronto se aburren. Dice mi madre, que con frecuencia, también los especialistas emplean demasiados tecnicismos y que más de una vez tuvo ganas de decirles que ya está bien de presuponer que cuando hablan, los padres que tienen en frente y que les quedan mirando con cara de no estar entendiendo nada, saben de antemano que "Interacciones sociales" es la forma en la que los niños TEA se relacionan con otros, o  que "Dispraxia" significa que los niños TEA no coordinan sus movimientos, y por eso, caminan o corren de una forma peculiar o que "Estereotipias motoras", son los movimientos involuntarios, como aleteo de manos, parpadeos, o muecas que suelen tener los niños TEA cuando están ansiosos. Desde pequeño, mis padres pusieron mucho empeño en transmitirme todo aquello que aprendían, que me explicaran una y otra vez todas estas cosas que en un principio me parecían aburridas, me ha sido útil y me sigue siendo útil para interpretar la conducta de Lot. Pasar mucho tiempo con él, es sin ninguna duda, lo que sigue haciendo el resto. Pero, me he desviado mucho del tema, y probablemente os estéis preguntando porqué mi hermano descarga su archivo "Cosas que me hicieron sentir disgustado" en vez de hacer algo tan fácil como decir "Estoy disgustado"... Lot y todos los niños TEA o con Síndrome de Asperger, tienen verdaderas dificultades para hablar de sus sentimientos. Muchas personas creen que los autistas no tienen sentimientos, pero no llevan razón. Las personas con autismo tienen sentimientos, su problema es que no saben expresarlos, hablar de ellos. Tener un hermano con autismo no tiene nada que ver con lo que la mayoría de gente imagina: no son autómatas, ni viven balanceándose las 24 horas del día, no son extraterrestres ni tienen la piel verde, no son agresivos ni representan ningún peligro para otros, no contagian a nadie, ni son tontos ni estúpidos, ni subnormales, ni cualquier otra estupidez semejante, no son insensibles ni incapaces de sentir tristeza o dolor. En ocasiones, Lot escribe acerca de sus sentimientos, para él, es mucho más sencillo escribir que hablar de ellos. Algunas tardes, pasamos mucho tiempo cruzándonos notas del tipo preguntas y respuestas, las preguntas deben ser concretas. Si le pregunto "¿Qué te pasa?", él contestará "Nada" , se quedará pensativo o descargará el archivo que se corresponda con la situación, pero no dirá con exactitud lo que le pasa, por el contrario, si concreto un poco más y lo hago por escrito; ¿Qué te ha pasado hoy en el colegio?", si lo hará.

En casa, nunca damos por sentado que Lot sabe las mismas cosas que otros niños de su edad. De hecho, los niños TEA no tienen ni idea de cómo deben jugar con otros niños. Esto significa que son sus padres, amigos o hermanos quienes deben explicárselos. Claro que con frecuencia, algunas personas piensan que el hecho de que mi hermano no entienda cosas tan básicas como la forma en que se juega al escondite, solo se trata de ñoñería, o mucho peor, de que es tonto. Para mi, tontas son las personas que hacen tonterías, por lo tanto, yo podría pensar que esas personas son tontas, verdaderamente tontas o tontas de remate...

Muchas tardes, Lot y yo, repasamos juntos algunas reglas  básicas para jugar al fútbol y las anotamos en su cuaderno de cosas importantes.

1.- Pasar el balón a los integrantes de tu equipo -no a los del contrario- porque si lo haces, ganarán el partido.

2.- Meterás gol en la portería del equipo contrario -no en la tuya- porque si lo haces, es posible que nos persigan hasta casa para darnos unos cuantos capones.

3.- Está bien que el equipo ganador lo celebre dando saltos de alegría, haciendo bobadas, aplaudiendo o abrazándose..., cuando estamos contentos hacemos todas estas cosas, sobre todo, si ganamos un partido.

4.- No es malo que el equipo perdedor se sienta decepcionado, pero no enfadado. No es correcto que el equipo perdedor insulte a los chicos del equipo ganador. Lo importante es participar, disfrutar y divertirse.

Debajo del punto 4, Lot escribió: -La abuela se enfadó mucho cuando perdió el concurso de disfraces, su disfraz era genial, pero mi madre dijo que solo a ella se le ocurre disfrazarse de dinosaurio en pleno verano... La abuela se enfadó mucho más cuando a punto de asfixiarse por el calor, lanzó la cabeza del dinosaurio que fue a parar a la cabeza del concejal de fiestas..., la descalificaron..., le dieron a Kika el premio al mejor disfraz por ir vestida de Vilma Pica Piedras, la abuela le quitó el megáfono al concejal de fiestas después de llamarle "atontado" , y dijo delante de  todos que  Kika tenía más aspecto de Pedro que de Vilma Pica Piedras..., y  que si  le dieron el premio solo fue por ser cuñada del concejal de fiestas, y que para ganar no le hacía ninguna falta ponerse esa horterada de disfraz llevando encima uno propio...

Lot, podía haber escrito "Tengo derecho a sentirme enfadado cuando pierdo" o "Yo también me enfado, sobre todo cuando se meten conmigo", sin embargo, empleó su descarga de archivos, solo que esta vez abrió la carpeta "Cosas que han hecho sentir disgustada a la abuela", quiero decir, que lo que él quería transmitirme es que en ocasiones, todos, incluso la abuela, se ‘cabrea'. De cualquier forma, creo que haber aprendido algunas reglas básicas del juego en equipo le ha ayudado mucho, ya que ha dejado de hacerse auto goles, tiene muy claro a quién debe pasarle el balón, y defiende bastante bien su portería. La verdad es, que aunque Lot no destaca jugando al fútbol, tiene una especial habilidad para parar balones. En la portería, no tiene que cansarse corriendo de un  lado para otro y evita la angustia de estar permanentemente pendiente de a quien le pasa la pelota. Claro que no fue eso lo que pasó en uno de los partidos que jugamos con un grupo de niños.... de pronto, me di cuenta de que Lot había abandonado su portería y no estaba por ningún lado, busqué por todas partes y al no encontrarle, de inmediato me temí que hubiera vuelto a casa. Salí corriendo y al llegar, lo vi sentado tranquilamente en el sofá, con su habitual aire distraído, sudando a chorros y con expresión cansada. Cuando recobré el aliento, le pregunté "¿qué haces aquí?, me has dado un buen susto."

-Se descansa en casa- contestó como si mi pregunta le confundiera y empezó a pestañear.

-Lo has hecho muy bien- dije intentando tranquilizarle, y empecé a preguntarme qué razones tenía Lot para haber abandonado el partido repentinamente y sin decir nada. Repasé mentalmente cada uno de los detalles que quizás en un primer momento no tuve en cuenta, pero no encontré nada, ni una sola pista que me sirviera para descifrar el enigma. Entonces, recordé el episodio del escondite (olvidé decirle que si después de esconderse cuenta hasta veinte y nadie lo encuentra, debe salir de su escondite) y de inmediato, supe que nuevamente había pasado algo por alto... No le había dicho que mientras no acabe un partido, los porteros nunca deben dejar su portería, excepto durante el descanso, así que cuando lo hice, me contestó que eso es lo que había hecho.

Cualquiera podría pensar que Lot me tomaba el pelo, pero no es así…, los niños con síndrome de asperger entienden el lenguaje literalmente, por lo tanto, él había dejado su portería cuando se sintió cansado,  es decir, durante el descanso. Para recordárselo, anoté en su cuaderno de cosas importantes "No es correcto abandonar la portería mientras dure un partido, excepto durante el descanso entre el primer y el segundo tiempo, o cuando te encuentres enfermo"... a continuación, él escribió : -La abuela abandonó el concurso de disfraces, no hubo descanso, ni se encontraba enferma, nadie se preocupó y nadie se enfadó- excepto ella misma, porque mamá se estaba riendo muchísimo, y porque Kika ganó el premio al mejor disfraz, pese a que tenía un disfraz verdaderamente espantoso- y nadie le dijo nada.

YO: No abandonó..., fue descalificada, todos los amigos de Kika la abuchearon. Rectificación: el árbitro también puede pedirte que dejes la portería.

LOT: Entonces, ¿porqué la abuela se enfadó tanto cuando la descalificaron?

YO: ¿Acaso has olvidado que casi se asfixia con la cabeza del dinosaurio? Estar a punto de morir por asfixia puede considerarse casi como una enfermedad.

En el último renglón de la página, -Lot escribió con tinta verde- Estar a punto de morir por agotamiento también puede considerarse casi una enfermedad, ¿porqué soy diferente?

Cuando mi madre leyó la nota casi le da un soponcio... ¿y ahora qué hago? -me preguntó- ¿Cómo se lo digo?, ¿Cómo puedo explicarle porqué es diferente?..., la pregunta que mi madre siempre había temido desde que Lot fue diagnosticado había llegado arrollándola como un tren. No había escapatoria posible, ni evasivas, ni nada parecido y ahora, mamá iba medio enloquecida, preguntándole a todo el mundo qué debía de hacer. La abuela dijo que es obvio que estábamos locos y puesto que a Lot no le ocurre nada, la única diferencia que hay entre él y cualquier otro niño, es tener una abuela más guapa, moderna y delgada que "Esos fósiles vivientes" que pasan la tarde haciendo calceta, cuidando de sus nietos y hablando mal de todo el mundo para llenar de alguna manera sus aburridísimas vidas… Mi madre se puso furiosa, y le contestó que no estaba bien que se pasara la vida diciendo burradas con las que justificar su negativa a aceptar que las cosas son como son, porque Lot no es ningún tonto, y por consiguiente, tiene absoluta conciencia de sus dificultades, y que no estaba dispuesta a consentir que esto fuera un drama, pero tampoco algo negativo de lo que todos evitemos hablar, justo cuando la abuela se puso a hacer pucheros y mi madre se arrepintió de haber sido excesivamente dura con ella..., la tía Didi, estaba convencida de que su terapeuta, era la más indicada para explicarle a Lot todo el rollo de ser diferente por la friolera de trescientos euros..., le aconsejó a mamá que de hacerlo ella, corría el riego de traumatizar a Lot para el resto de su vida, que según sus propias palabras, es lo que la abuela hizo con ella con esa obsesión suya de alucinarse una jovencita, ser el centro de atención, monopolizar la conversación con absoluto descaro intentando una y otra vez hacerla quedar como una perfecta idiota, y añadió, que por su culpa, tenía que gastarse una burrada de dinero en psicoanalizarse, y que para colmo, tendría que gastarse mucho más, solo porque una insensata como "Tú" (señalando a mi madre), le había dicho sin más, que la abuela es mucho más guapa y sexy que ella, y que pese a sus setenta primaveras, y a vivir en el mundo de Peter Pan…, está como un tren.

Después de su conversación "adulta", mi madre me comentó que necesitaba pensar y que el mejor lugar para resolver el rollo "aspie diferente" sin ninguna interferencia que le ocasionara un corto circuito cerebral y terminara diciéndole a Lot, que los que necesitan una terapia son precisamente los que tanto se jactan de ser muy normales y van por la vida haciendo toda clase de chorradas por las que deberían sentir vergüenza, era la biblioteca.

No hace falta decir, que cuando mi madre se marchó, acudí al famoso cuaderno con el que siempre me comunico con mi hermano, y -escribí lo siguiente-: No es malo ser diferente, todos somos diferentes, el mundo sería muy aburrido si todos fuéramos iguales. Si miras a tu alrededor, verás que todos somos distintos, claro, que el problema es que nunca miras a la gente, quiero decir, que deberías mirar a las personas cuando hablas o te hablan, porque solo así sabrás si bostezan, si miran el reloj o si te hacen un corte de mangas…, y porque si no miras a la gente cuando te hablan, pueden pensar que te aburre lo que dicen o que eres mal educado, lo cual significa que le darán el tostón a mamá diciéndole a todo el mundo que te educa mal y que debería enseñarte unos cuantos modales, y entonces, mamá terminará diciéndole a alguna vecina que le importa un pimiento lo que opinen de ella una tribu de intolerantes ,insensibles, criticonas, y chismosas incivilizadas que van dándoselas de súper ‘mamis' y que en sus puñeteras vidas saltarán más obstáculos de los que hasta ahora has saltado tú (este párrafo lo leyó en un libro y desde entonces lo utiliza cada vez que puede)... pero volviendo a tu pregunta, intentaré explicarte las cosas lo mejor posible.


1.- Mamá está gorda y tiene el pelo pintado de rubio.

2.- Papá es muy alto y tiene el pelo gris.

3.- La abuela es simpática y jovial.

4.- Juan y Jorge están a punto de convertirse en pirómanos.

5.- Hosti es hiperactivo.

6.- Nuestra vecina Patty es muy amable.

7.- Como dice el anuncio de Coca cola, las diferencias son las que nos hacen únicos. Tú también eres único. No es nada malo ser aspie.

Por cierto, mi iniciativa creó cierta polémica: -¡Será posible!- me chilló mamá, por cierto, muerta de risa, cuando le enseñé las anotaciones que Lot había hecho a cada uno de los ejemplos con los que intenté explicarle que el mundo está lleno de gente diferente. ¿Cómo no se me ocurrió a mi esto antes?...

1.- Mamá no está tan gorda, solo un poco, y su pelo no es rubio, es tintado, la abuela me dijo que usa el tinte número siete, y que lo sabe porque ella usa el mismo, de lo contrario, su pelo estaría blanco.

2.- La abuela también dice que papá estaría guapísimo si usara ‘Just for men', dice que muchos vecinos que van dándoselas de jovencitos lo compran en la tienda de Ana.

3.-La abuela es simpática y jovial, pero creo que papá lleva razón cuando dice que se le va un poco la olla..., es decir, que hace cosas un tanto extrañas, como vestirse de animadora o disfrazarse de dinosaurio. Me gusta que la abuela sea diferente del resto de abuelas, que no se asuste de los insectos, que se haya tatuado un duende en el hombro derecho y que tenga novio.

4.- Juan y Jorge son demasiados ruidosos y les divierte lanzarme petardos, porque saben lo mucho que me disgustan, aunque cuando no lo hacen y son amables conmigo, creo que me caen bien.

5.-Hosti se porta mal porque su madre, todo el día le chilla y le dice que es torpe o le llama tonto. Dice la abuela que Kika se parece un montón a Carmen de Mairena.

6.- He oído a muchas personas diciendo que Patty es cleptómana, la madre de Hosti también lo dijo, y Patty se enfadó mucho y le gritó un montón de cosas como envidiosa, cotilla, niñata y reprimida, pero no sé, qué significa ser reprimida, así que lo buscaré en el diccionario.

7.-Me encanta la C.C. Creo que no sería tan malo ser diferente si tuviera muchos amigos.

Mi madre se quedó más sorprendida con el  tatuaje de la abuela que con las respuestas de Lot. Su cuaderno de cosas importantes sigue siendo una herramienta útil con la que mi hermano consigue expresarse.

VOLVER AL CAPÍTULO I

copyrigth 2006, todos los derechos reservados.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam