Cristina  Sáez Vallés, reside en Zaragoza y es persona con diversidad funcional física como consecuencia de los efectos de la Ataxia de Friedreich

"Primera lección" obtuvo el segundo premio en el I certamen de microrrelatos organizado por Discapacitados sin Fronteras de Aragón en 2014.

PRIMERA LECCIÓN

Autora: Cristina  Sáez Vallés

Cristina Sáez Vallés
Cristina  Sáez Vallés

A Elena le gustaba su trabajo en la conserjería de una universidad. Había aprobado la oposición dos años antes. ¡Casi no podía creérselo! Pero sí, era verdad. Al principio, le costó un poco adaptarse a madrugar tanto y a estar casi ocho horas sin moverse de su puesto, ya que no era sencillo para ella salir de la facultad. Tampoco sus compañeros se preocupaban mucho por ella. Les venía bien que se quedara en conserjería siempre, así ellos tenían más libertad para ir y venir. Sólo Samuel, un compañero más joven que ella, pero con más experiencia en el trabajo, estaba siempre pendiente de ella. Y eso era de agradecer, porque Elena necesitaba un poco de ayuda. No mucha, la justa para poder salvar el escalón que había en la puerta de la facultad. O abrirle la puerta del baño, que estaba cerrada con llave. Porque Elena no caminaba, usaba silla de ruedas.

Era septiembre y el plazo de las matrículas había comenzado. Desde fuera, a Elena sólo se veía la cara. Nadie podía sospechar que iba en silla. Ese caluroso día se asomó por la ventanilla del mostrador una mujer, que iba con su hija, y comenzó a hablar: "Buenas, verá usted, resulta que ayer nos llegó esta carta diciendo que estamos admitidas en Educación Especial." Elena miraba a la hija, que ponía cara de resignación, como queriendo disculpar a su madre. La chica era más alta que su madre, pero tímida y callada. La madre seguía hablando: "Y como yo no estoy muy segura de que esta carrera sea buena para mi chica, que es muy sensible y llora por cualquier cosa, y le dan mucha pena estos niños que van en carritos porque no pueden andar, o los tontitos. Ya sabe, esta gente que está impedida, pobrecitos desgraciados... He pensado que si quiere ser maestra, porque le encantan los niños, pues que estudie la carrera de Educación Infantil, por ejemplo. Pero como se empeñó en estudiar esto de la educación especial porque sus amigas se matricularon en junio,,," La mujer no paraba de hablar y la chica miraba al suelo nerviosa.

Elena, dirigiéndose a la chica, le dijo: "Yo no puedo solucionar este problema. Es una cuestión tuya, tú eres la que tiene que decidir. Te voy a dar el impreso para que lo rellenes. Se han acabado. Voy a buscar más." Elena encendió su silla eléctrica, dio media vuelta y se dirigió hacia el cuarto que había en la conserjería, ante la atónita mirada de las dos damas. Cuando volvió, con un montón de papeles apoyados en su regazo, la chica joven habló antes de que su madre reaccionara: "Quiero estudiar esta carrera porque tengo mucho que aprender. Y la primera lección me la has dado tú."

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam