Publicado en el PORTAL OFICIAN DE SUECIA EN FRANCÉS.

Tradución Maika Imedio del Foro de Vida Independiente

LA POLÍTICA SUECA PARA LAS PERSONAS CON DIVERSIDAD FUNCIONAL: DIGNIDAD Y DEMOCRACIA

El primer objetivo de la política sueca para las personas con diversidad funcional es, desde hace tiempo, proporcionar a las personas con incapacidades funcionales el poder y los medios para gestionar su vida cotidiana. Con el fin de alcanzar este objetivo, el punto de mira se encuentra ahora en la democracia y los derechos del hombre más que en cuestiones de protección social.

En Suecia casi todas las PDDFs (Personas Discriminadas por su Diversidad Funcional) viven en su domicilio y la gran mayoría de los niños con diversidad funcional crecen en su entorno familiar. La mayoría de los niños y adolescentes van a escuelas ordinarias, pero existen formas de escolaridad especial para personas sordas o para quienes tienen discapacidades motoras o mentales graves. Además, está previsto crear escuelas especiales para los alumnos que asocien una discapacidad visual con otras discapacidades y para los alumnos que tienen dificultades orales.

Igualdad en educación

La ley escolar impone a las escuelas que proporcionen un apoyo especial a los niños que lo necesitan. En principio, establece que todos los niños tienen derecho a una educación equivalente, vivan donde vivan en Suecia e independientemente de su discapacidad.

Es interesante apuntar que el porcentaje de personas que tienen una formación secundaria es ligeramente más elevado entre las PDDFs que entre los demás. Sin embargo, no sucede lo mismo en la enseñanza superior, aunque a día de hoy el número de estudiantes con diversidad funcional está aumentando en las universidades y centros de enseñanza superior. El paro es un poco más elevado entre las PDDFs que en el resto de la población

Financiación y empleo

A través de los servicios de empleo, el Estado tiene la responsabilidad de facilitar el acceso al empleo y el mantenimiento del empleo. Quienes contratan a un trabajador con capacidad de trabajo reducida en algunos casos tienen derecho a subvenciones salariales. Una empresa estatal, Samhall, proporciona, además, empleo a personas que no pueden trabajar en otro lugar. La Agencia sueca de la seguridad social asigna, además, a las PDDFs diversas ayudas financieras para permitirles afrontar sus necesidades o cubrir los gastos suplementarios resultado de su diversidad funcional.

Derecho a una asistencia personal

La protección social universal cubre a todos los que residen en Suecia, pero también existen programas especiales para responder a las necesidades de las PDDFs. Una de las mayores reformas relativas a estas ayudas suplementarias, la ley sobre el apoyo y los servicios a las personas con ciertas incapacidades funcionales, fue aprobada en los años 1990 por el Riksdag (Parlamento sueco). Un elemento importante de esta reforma de gran amplitud era el derecho para las PDDFs de obtener gratuitamente una asistencia personal. El número de horas concedida depende de la importancia de la diversidad funcional.

Mejorar la accesibilidad

Para que todos puedan participar con igualdad en la vida social, es preciso que las calles y los lugares públicos, los edificios públicos, los comercios, los restaurantes y los transportes públicos sean accesibles para todos, PDDFs o no. Con el fin de acelerar la acción de la accesibilidad, el gobierno coopera con la Asociación sueca de colectivos locales y regional para acondicionar las calles y los lugares públicos de forma que todos puedan circular por ellos.

La adaptación de la vivienda

Una PDDF puede solicitar una ayuda financiera a su gobierno local para adaptar su vivienda, por ejemplo para suprimir los desniveles, colocar barras de apoyo, ampliar la anchura de las puertas o instalar abre-puertas automáticos y ascensores especiales. Las subvenciones se conceden para todo tipo de diversidad funcional 'diversidades funcionales de tipo motor, visual, mentales o alergias'.

Las personas que necesitan una asistencia particular pueden ser acogidas en pisos terapéuticos que disponen de personal de asistencia 24 horas al día. Los pisos terapéuticos suelen estár agrupados en torno a equipamientos comunes compartidos.

La residencia-servicios es otra solución. Es una forma de hábitat enteramente independiente con pisos individuales en los que los residentes pueden llamar al personal de asistencia a cualquier hora.

Asimismo, existen familias-descanso disponibles para los padres de niños PDDFs. Ellas les dan a los niños la posibilidad de vivir de vez en cuando en otra familia.

Transportes

Las personas que tienen dificultades en utilizar los transportes públicos a causa de una diversidad funcional pueden beneficiarse de un servicio de transporte especial para PDDFs. Los desplazamientos, subvencionados, los realizan taxis o minibuses adaptados. El derecho a estos servicios lo rige una ley específica. Los gobiernos locales son responsables de los servicios de transporte especial y de las decisiones relacionadas con ellos. Nada más que en Estocolmo, estos servicios realizan anualmente cerca de tres millones de trayectos.

Asignación de un coche

Se les puede asignar un coche a las personas que tienen dificultades serias para desplazarse o para utilizar los transportes públicos, por ejemplo a causa de dolores, dificultades respiratorias, movilidad reducida o problemas de equilibrio. Los padres de niños con diversidad funcional pueden, asimismo, recibir la asignación de un vehículo. Las decisiones relativas a estas asignaciones dependen de la Agencia Sueca de la Seguridad Social.

Cooperación Internacional

En 1993 los Estados miembros de las Naciones Unidas adoptaron un documento internacional para atraer la atención mundial sobre la necesidad de garantizarles a las personas con diversidad funcional la igualdad de derechos y posibilidades, las Reglas para la igualdad de oportunidades de las PDDFs. Desde entonces dichas reglas son una piedra angular de la política sueca en favor de las personas con diversidad funcional.

En 2008 el gobierno sueco ratificó la Convención de las Naciones Unidas relativa a los Derechos de las Personas con Discapacidad. Contrariamente a las Reglas para la igualdad de oportunidades, esta Convención es jurídicamente vinculante. Del mismo modo que otros países que han ratificado la Convención, Suecia se comprometió a garantizar que la legislación nacional no sea discriminatoria para las personas con diversidad funcional.

El movimiento de las PDDFs, un agente dinámico

Las organizaciones suecas de personas con diversidad funcional ejercen influencia en la elaboración de políticas en este ámbito desde hace más de cincuenta años y su cooperación con quienes toman las decisiones a todos los niveles está bien establecida. La mayoría pertenece a la Federación Sueca de la Diversidad Funcional (Handikappförbundens samarbetsorgan, HSO), un órgano de coordinación que actúa para influir en las políticas públicas.

Las organizaciones contribuyen a formar la opinión pública presentando las reivindicaciones de sus miembros y proponiendo mejoras. Unas cincuenta organizaciones de PDDFs reciben ayudas económicas del Estado para ejercer sus actividades. La mayoría están especializadas según la diversidad funcional de sus integrantes. Muchas de ellas tienen áreas especiales para los jóvenes y algunas están más especialmente dedicadas a la infancia y la familia.

Llegar a ser la capital más accesible del mundo

A causa de la falta de suficiente accesibilidad, las PDDFs no tienen las mismas oportunidades de participar en la vida de la sociedad. El gobierno sueco se dedica a remediar esta realidad cooperando con otras instancias y organizaciones.

En 2008 el gobierno sueco presentó una estrategia relativa a los medios de realizar, desde entonces hasta 2010, los objetivos de accesibilidad formulados en el Plan Nacional de Acción para las PDDFs. Estos esfuerzos, llevados a cabo en colaboración con la Asociación Sueca de Colectivos sociales y regionales (SKL), son tres:

La colaboración entre el gobierno y el SKL prosigue en 2010. El gobierno destinó 12 millones de coronas a permitir a la SKL y a la Administración Nacional de la Vivienda la construcción y el acondicionamiento del territorio lleven a cabo acciones de información en 2009 y 2010. Para el mismo período destinó, además, 150 millones de coronas a la accesibilidad de la red ferroviaria.

Uno de los objetivos fijados para 2010 era hacer de Estocolmo la capital más accesible del mundo. La accesibilidad de las calles y plazas de la ciudad se emprendió en 1999 con el Proyecto Easy Access (Fácil Acceso).

El consejo municipal destinó al proyecto 100 millones de coronas anuales hasta 2010. De esta cifra, 10 millones anuales estaban reservados a la mejora de la accesibilidad de equipamientos deportivos y 5 millones a la cultura y a los edificios municipales. Ahora se está haciendo un estudio de seguimiento al respecto. En 2010 se formularán nuevos objetivos y nuevas visiones.

Algunos sectores en progreso

Algunos ejemplos de medidas tomadas a día de hoy

Legislación anti-discriminación

EN 1994 se promulgó la ley sobre el apoyo y los servicios a las personas con diversidad funcional (LSS).

La ley LSS completa la legislación existente en lo relativo a los derechos de la persona. Tiene como objetivo proporcionar a las personas con gran diversidad funcional mejores posibilidades de llevar una vida autónoma, así como garantizarles iguales condiciones de vida y una plena participación en la vida social. Las medidas previstas comprenden sobre todo la asistencia personal en la vida cotidiana, servicios de asesoramiento, alojamientos-servicio, y un servicio de relevo para padres de hijos con diversidad funcional. Como su nombre indica, la ley no se aplica más que a ciertas categorías de PDDFs. Quienes no están cubiertos por la ley pueden solicitar ayudas al gobierno local bajo el amparo de la ley sobre el servicio social. Además de la ley LSS, algunas otras leyes contienen disposiciones específicamente relativas a las PDDFs. Son, sobre todo, el caso de la ley sobre la construcción y el acondicionamiento del territorio y el de la ley sobre el servicio social.

Asimismo, Suecia tiene cuatro leyes que prohíben la discriminación en diversos ámbitos: dos de ellas se refieren a las PDDFs. El Ombudsman contra las discriminaciones (DO) garantiza que dichas leyes se respeten.

La ley contra la discriminación reprime la discriminación basada en el sexo, la identidad transexual, la pertenencia a un grupo étnico, la religión, la diversidad funcional, la orientación sexual y la edad.

La ley que prohíbe la discriminación y otros tratos degradantes hacia los niños y alumnos de escuelas cubre las guarderías, las escuelas para personas con diversidad funcional mental y las estructuras de acogida de la infancia.

Copyright : Publicado por el Instituto sueco en www.sweden.se . Todo el contenido está protegido por la ley sueca de derechos de autor. El texto puede ser reproducido, retransmitido, presentado, publicado o difundido en todos los medios de comunicación con fines no comerciales con la mención de la fuente, pero no las fotos e ilustraciones.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam