INFORMACIÓN SOBRE IGOR BOMBÍN: El director técnico de la Fundación Reintegra es Igor Bombín, neuropsicólogo clínico, que es además Profesor Asociado de la Universidad de Oviedo, y miembro de grupos de investigación de ámbito regional, como el Instituto de Neurociencias del Principado de Asturias (INEUROPA); o nacional, como el Centro de Investigaciones Biomédicas en Red de Salud Mental (CIBERSAM). Como resultado de su actividad investigadora, tiene numerosas publicaciones en revistas científicas de ámbito internacional y premios nacionales e internacionales por su labor investigadora.

CONTACTO:
Teléfono: 984 08 48 46
E-MAIL
Dirección: Reintegra: Centro de Rehabilitación Neurológica
C/ Eduardo de Fraga Torrejón, 4 bajo
33011 Oviedo

ESTUDIO SOBRE MEMORIA EN MAYORES

PRESENTACIÓN:

Se echa las manos a la cabeza

El progresivo aumento de la esperanza de vida de nuestra sociedad nos plantea el reto que va más allá del mero hecho de vivir más años, para centrarlo en que estos años ganados al tiempo los disfrutemos con una buena calidad de vida. El cuidado y promoción de la salud cerebral es hoy en día una cuestión fundamental en la atención de nuestros mayores y en el cuidado de su calidad de vida. En este sentido, es una preocupación en nuestra sociedad el aumento de las enfermedades neurodegenerativas comúnmente conocidas como demencias (y que incluyen algunas muy tristemente populares como la enfermedad de Alzheimer) que genera la necesidad de estructurar un sistema de atención integral e individualizado, orientado a mejorar las condiciones de vida de nuestros mayores y sus familiares/cuidadores. Esta atención requiere al menos de dos elementos fundamentales: la identificación y diagnóstico precoz de las patologías neurodegenerativas, y el diseño y puesta en marcha de un plan de intervención individualizado. El diagnóstico precoz permite una intervención temprana, que es una de las estrategias terapéuticas más efectivas. Si esta intervención se diseña además de forma individualizada y mediante estrategias de eficacia demostrada, es posible limitar parcialmente las demoledoras consecuencias de las demencias, y mejorar la calidad de vida de nuestros mayores y su entorno. El estudio que aquí presentamos, y para el que solicitamos colaboración, tiene como objetivo fundamental facilitar un diagnóstico temprano de estas enfermedades.

La necesidad del Estudio

La pérdida de habilidades mentales o cognitivas es un fenómeno normal y universal asociado a la edad, de la misma forma que nuestras facultades físicas se van deteriorando con el paso de los años. En concreto, la pérdida de memoria, agilidad y flexibilidad mental, concentración, capacidad de resolver problemas cotidianos y otros más complejos, etc. son manifestaciones comunes del envejecimiento normal . Sin embargo, en algunos casos, esta pérdida de habilidades cognitivas pueden suponer los primeros síntomas de una enfermedad neurodegenerativa, que denominamos de forma genérica demencia, y que aglutinan patologías como la enfermedad de Alzheimer, Parkinson, demencia vascular, etc. Se trata de enfermedades que tienen en común la pérdida progresiva y acelerada (a un mayor ritmo que en el envejecimiento sano) de estas funciones cognitivas, que casi siempre tiene como manifestación asociada la pérdida de la funcionalidad motora o física, aspectos que en conjunto ineludiblemente acaban generando discapacidad o dependencia en quien las padece, y un aumento de la sobrecarga y preocupación de los familiares y cuidadores.

Es importante señalar que la experiencia subjetiva de que nuestras habilidades mentales no son lo que eran , no necesariamente implica el comienzo de una demencia, ya que es un fenómeno normal del envejecimiento. Así mismo, el experimentar estrés, ansiedad, preocupación puede motivar de forma transitoria un peor rendimiento cognitivo, fenómeno que en un momento u otro todos hemos percibido. Por otro lado, todas las recomendaciones para el tratamiento de las demencias apuntan a la necesidad de intervenir lo antes posible, por lo que es fundamental un diagnóstico temprano. Estudios previos han puesto de relieve de forma consistente que a día de hoy, este diagnóstico temprano resulta más fiable cuando se realiza una valoración exhaustiva y por un especialista de las citadas habilidades cognitivas: memoria, atención, lenguaje, capacidad de razonamiento, etc.; lo que en su conjunto se denomina evaluación neuropsicológica. Por este motivo, la Fundación Reintegra ha puesto en marcha hace tan solo unas semanas un estudio que tiene como objetivo fundamental desarrollar un protocolo de valoración de las funciones cognitivas para facilitar el diagnóstico lo más temprano posible de patologías neurodegenerativas (demencias) incluso antes de que la enfermedad esté plenamente instaurada.

EN QUÉ CONSISTE EL ESTUDIO

El planteamiento del estudio es relativamente sencillo: requiere evaluar a un amplio número de personas mayores de 65 años, mediante un conjunto de pruebas neuropsicológicas (destinadas a evaluar memoria, atención, lenguaje, pensamiento lógico) y una vez realizadas todas las valoraciones, comparar el rendimiento de las personas mayores sanas, con el de aquéllas que comienzan a mostrar un deterioro de estas funciones, pero que no presentan una demencia (personas con deterioro cognitivo leve o incipiente); y con el de personas que ya tienen un diagnóstico de demencia: en este caso, Enfermedad de Alzheimer. Las pruebas que se han seleccionado para realizar el estudio, son las que hasta la fecha han mostrado una mayor fiabilidad en el diagnóstico de demencias, con lo que al término del estudio se podrá desarrollar un protocolo de evaluación que con mayor fiabilidad permitan el diagnóstico fiable de demencia o deterioro cognitivo leve, con la menor inversión posible de tiempo. Así, el resultado del estudio puede tener un impacto inmediato en la atención a nuestros mayores: posibilitar el diagnóstico temprano y fiable, con una mínima inversión de tiempo y coste. Es fundamental insistir en la necesidad de diagnosticar cualquier proceso neurodegenerativo lo antes posible, para poder paliar sus consecuencias o incluso frenar su curso y que la personas pueda mantener su independencia funcional y calidad de vida, el máximo de tiempo posible.

Destinatarios y sus Beneficios

El estudio está destinado a cualquier persona de más de 65 años, tenga o no un diagnóstico de demencia. Participar en el estudio implica realizar las citadas pruebas de memoria, atención, lenguaje y razonamiento, lo que lleva aproximadamente entre 2 y 3 horas (dependiendo del caso). La participación es totalmente gratuita, y como resultado, se entregará a los participantes que así lo deseen un pequeño informe con el resultado de las pruebas. Así, participar en el estudio aporta un doble beneficio: por un lado, contribuir a mejorar la atención a personas mayores con demencia, al contribuir con este estudio a realizar un diagnóstico temprano. Por otro lado, cada participante o su familiar podrán saber si la percepción subjetiva de que su memoria y otras habilidades cognitivas no están tan bien como solían realmente apunta a los signos tempranos de un proceso neurodegenerativo o demencia, o si simplemente son el reflejo de la edad y otras circunstancias, sin que haya una patología subyacente.

Por este motivo, participar en este estudio puede ser especialmente interesante para personas que perciben que su memoria ha decaído sustancialmente en los últimos meses o años, o para personas que últimamente experimentan más despistes cotidianos, o que han dejado de realizar ciertas actividades que antes hacían habitualmente, pero que ahora encuentran muy difíciles de completar, etc. En estos casos, la evaluación realizada podrá determinar si se trata de una cuestión a la que hay que prestar más atención y poner en marcha una atención especializada, o si únicamente son signos normales asociados a la edad y/o cuestiones emocionales (estrés, exceso de preocupación, síntomas depresivos, etc.). Por otro lado, para aquellas personas que ya tienen un diagnóstico de Enfermedad de Alzheimer, si está en estadíos tempranos, puede aclarar qué habilidades y destrezas están conservadas, con lo que puede facilitar su atención e integración en la rutina cotidiana.

OTRAS ACTIVIDADES DE LA FUNDACIÓN REINTEGRA

La Fundación Reintegra es una entidad sin ánimo de lucro ubicada en Oviedo, fundada por Reintegra, centro de rehabilitación integral de personas con lesiones neurológicas como ictus, traumatismos cráneo - encef á licos, demencias y otras formas de da ñ o cerebral o neurológico. La Fundación Reintegra tiene dos grandes misiones: la promoción y desarrollo de proyectos de investigación orientados al desarrollo de técnicas diagnósticas y de intervención más eficaces para pacientes con daño neurológico ; y la puesta en marcha de recursos asistenciales o de divulgación para estos pacientes y sus familiares/cuidadores. A lo largo de los últimos 5 años, la Fundación Reintegra ha llevado a cabo diferentes proyectos de investigación orientados a mejorar la calidad asistencial del paciente neurológico. En línea con el actual proyecto, hace dos años la Fundación Reintegra lideró un estudio nacional sobre la eficacia de los denominados Talleres de Memoria en personas mayores que comienzan a tener síntomas de alteración de la memoria u otras funciones intelectuales, pero que aún no presentan demencia (personas con deterioro cognitivo leve o incipiente). En dicho estudio, se demostró como los participantes en unos talleres de memoria que consistieron en explicar cómo funciona la memoria, de dónde pueden venir sus fallos, y sobre todo, que enseñó a los participantes técnicas para compensar los fallos de memoria (llevar una agenda, uso de reglas mnemotécnicas, organizar las rutinas, etc.) y fomentó la práctica de actividades sociales y de estimulación cognitiva (lectura diaria, hacer pasatiempos, participar en asociaciones o en proyectos), mejoraron su memoria y su independencia funcional, y dichas mejoras aún persistían un año después. Esta intervención demostró ser más eficaz que el mero entrenamiento en memoria con actividades de lápiz y papel. Se trata del primer estudio llevado a cabo en nuestro país que demuestra que con intervenciones eficaces se puede retrasar de forma ostensible la discapacidad asociada a la pérdida de memoria y mejorar la calidad de vida de personas mayores con síntomas cognitivos.

El último proyecto que en la actualidad se está concluyendo es el desarrollo de una guía práctica para neuro-rehabilitación de pacientes con daño cerebral adquirido : personas que han sufrido un ictus, traumatismo cráneo-encefálico, tumor cerebral, etc. En dicho trabajo se han revisado todas las publicaciones científicas relevantes publicadas en los últimos 30 años y se han seleccionado las estrategias terapéuticas de mayor eficacia. Una vez seleccionadas y analizadas estas intervenciones de mayor eficacia, se ha elaborado una guía clínica que recoge estas recomendaciones prácticas basadas en la evidencia científica, de tal manera que los centros de neurorehabilitación que adopten estas recomendaciones, como es el caso de Reintegra, estarán dando a sus pacientes con lesión cerebral la mejor rehabilitación posible. Se trata de una guía dirigida por Igor Bombín, neuropsicólogo y director técnico de la Fundación Reintegra, y en la que han colaborado médicos rehabilitadores, neuropsicólogos, psicólogos, psiquiatras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y logopedas de los centros de neuro-rehabilitaci ó n m á s importantes del territorio español.

Otros proyectos de investigación incluyen el desarrollo y validación de pruebas diagnósticas de alteraciones de la memoria, atención, pensamiento y otras funciones cognitivas; o la búsqueda de los genes implicados en padecer un mayor riesgo de desarrollar esquizofrenia u otras psicosis.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam