El texto que sigue ha sido facilitado por su autor para su publicación por el Seminario de Intervención y Políticas Sociales (SIPOSO) (Discurso de la entrega de Premios de la Obra Social Caja Madrid el 20 de Noviembre de 2007)
Gregorio Rodríguez Cabrero Universidad de Alcalá

PROTECCIÓN SOCIAL A LA DEPENDENCIA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA E INTERVENCIÓN SOCIAL. Autor:Gregorio Rodríguez Cabrero

1. Lo que nos convoca hoy en la Casa Encendida: la profundización de la reforma social a través de la protección social a las situaciones de dependencia y apoyo a la autonomía

Un año más la Obra Social hace entrega de los premios de investigación social cuyo objetivo directo o indirecto es la mejora del bienestar social de los ciudadanos. Este bienestar no solo tiene lugar mediante la adquisición de bienes materiales característicos de la sociedad de consumo sino también, y sobre todo, mediante aquellos bienes y servicios colectivos que hacen posible la ciudadanía social. En efecto lo que aquí nos convoca es el reconocimiento a un esfuerzo investigador en favor del desarrollo de los derechos sociales en el campo de la protección social de la dependencia.

La sociedad civil y el Estado de Bienestar de nuestro país tienen tres retos en el campo de la política social que exigirán nuestros esfuerzos en pro de una extensa e intensa reforma social en los próximos veinte años: la integración social de los inmigrantes económicos, la lucha contra la exclusión social y la protección social de las personas en situación de dependencia. Es precisamente en este último ámbito donde la Obra Social ha concretado su esfuerzo de apoyo a la investigación en este año coincidiendo con la puesta en marcha de la ley de la autonomía y de atención a personas en situación de dependencia, una nueva rama de la protección social que responde a un riesgo social y, también indirectamente, como desarrollo y profundización del Estado de Bienestar .

2. Las redes de conocimiento al servicio de la intervención social: mapas, guías, memorias y programas/normas

Hace dos años Demetrio Casado coordinaba un libro titulado Avances en bienestar basados en el conocimiento en el que un grupo de académicos y expertos en el campo de la atención a la dependencia reflexionaba sobre cómo transferir el conocimiento en su sentido más amplio a la intervención social y, como consecuencia, contribuir a la mejora del bienestar.

Esquema aclaratorio de la disertación

En el Esquema adjunto he tratado de representar mi particular visión de cómo tiene lugar la investigación social aplicada al bienestar basada en el conocimiento en el ámbito de la atención social a la dependencia como una estructura en red que se retroalimenta y enriquece. Esta estructura se basa en el concurso de cuatro agentes científicos, institucionales, profesionales y sociales que contribuyen con mapas de saber que se concretan en normas o leyes que hacen posible las guías de intervención social que, a su vez, se apoyan en la memoria social y familiar. Tratemos de describir esa red de conocimiento aplicado a la producción y reproducción del bienestar.

La consecuencia de esta red colectiva democrática de conocimiento aplicado, primero latente y luego progresivamente consciente, al servicio de los derechos sociales y que se ha desarrollado desde 1990 hasta la actualidad es que ha dado sus frutos y la historia social del futuro así lo constatará. En concreto, es preciso destacar cuatro cambios como consecuencias del despliegue de esa red tentativa de conocimiento.

  1. Lo que constituía un problema en exclusiva familiar pertenece hoy también a la esfera pública . La red de conocimiento ha sido capaz de transformar en conciencia colectiva creciente lo que era un problema de la esfera familiar.
  2. La red también ha supuesto el paso de una investigación residual en la problemática de la dependencia a una red ampliada y multidisciplinar en la que el diálogo de saberes científicos trata de superar los corporativismos en pro del bienestar concreto de la persona en situación de dependencia, de apoyo a los cuidadores y de mejora de un entorno que favorezca la acción concertada preventiva y rehabilitadora.
  3. Igualmente la red ha potenciado el paso de la intervención profesional fragmentada en nuevos artes en los que el aprendizaje y la coordinación de conocimientos y prácticas profesionales sean posibles y redunden en el bienestar de las personas en situación de necesidad por causa de los distintos tipos de dependencia funcional.
  4. Finalmente, la red ha contribuido al tránsito desde un sistema histórico asistencial de acción protectora, diseñado únicamente para personas sin recursos, a otro de tipo universal, basado en el derecho subjetivo y que tiene como filosofía la igualdad de todos los españoles independientemente de su clase social o lugar de residencia. En este sentido cabe esperar que la nueva rama de acción protectora, que es una parte importante de los servicios sociales pero que no puede identificarse con los mismos, no solo de respuesta a los problema de las personas afectadas y sus cuidadores sino que también sea una oportunidad para la reconstrucción de un Estado de Bienestar más coordinado y eficaz al servicio de derechos sociales iguales. La protección social de la dependencia es una pieza estratégica más del curso histórico de la reforma social en favor de la emancipación humana.

Efectivamente la red de mapas, guías, memorias y normas ha fructificado en un marco institucional de nuevo tipo que permitirá que las personas con problemas de dependencia funcional vean reconocida y protegida su situación de manera concreta y global. Además, el desarrollo institucional de nuevo tipo exigirá que esta red tentativa de conocimiento pro bienestar con existencia propia se consolide y amplíe su radio de acción a las nuevas necesidades que planteará el envejecimiento y la diversidad de personas con distintas capacidades por razones congénitas o sobrevenidas.

Esta conjunción de saberes al servicio de la reforma social es lo que hizo precisamente hace hoy 105 años el nonato Instituto de Trabajo, proyecto frustrado temporalmente y luego renacido como Instituto de Reformas Sociales años más tarde en un contexto del paso del liberalismo político y económico a la reforma social y los seguros sociales. Alrededor del proyecto del Instituto el presidente Canalejas concitó saberes y experiencias sin exclusión con el apoyo de Buylla, Posada y Morote. La idea básica del instituto como proyecto formal es la misma que la idea subyacente a la red de conocimiento actual en torno a la institucionalización de la protección social de las dependencias funcionales: generar conocimiento aplicado al servicio de los derechos sociales como expresión real de los derechos políticos.

En este sentido me permito terminar con una cita de Canalejas sobre la reforma social a la que se anticipó en su tiempo previendo con clarividencia el destino histórico de un Estado de Bienestar primero trágicamente frustrado y luego felizmente reconstruido desde las últimas décadas del siglo XX.: 'la historia de la humanidad entera revela un trabajo lento, persistente, en pos de la emancipación y los individualistas yerran porque creen haber redimido al hombre cerrando toda evolución posible en el porvenir'. La red de conocimientos y saberes, experiencias y artes es una red abierta a las necesidades sociales que la sociedad española afronta en el campo de la dependencia funcional y en este sentido es una red de conocimiento pro-emancipatoria.

Los premios que hoy entrega la Obra Social Caja Madrid son una manifestación concreta de esa red de conocimientos y saberes y constituyen piezas modestas pero importantes de la contribución al conocimiento como fundamento del bienestar. Al entregar los premios y con ello reiterar nuestra felicitación a aquellos cuya labor científica reconocemos hoy no hacemos otra cosa que dar visibilidad social y reforzar esa imaginaria pero a la vez red real de conocimiento. Muchas gracias.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam