Entrevista realizada por Blanca Abella a D. José Manuel Porras, presidente del Cermi Andalucía y publicada en CERMI SEMANAL

LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD TENEMOS PRISA PORQUE LLEVAMOS MUCHOS AÑOS ESPERANDO NUESTRO DERECHO DE CIUDADANÍA

El tono de esta entrevista es reivindicativo, sincero pero indignado, o incluso hastiado. José Manuel Porras interpela a quien sea necesario para que la situación no empeore. Las cifras son imposibles de soportar, asegura, y la incertidumbre es difícil de asumir para muchas personas. La discapacidad en Andalucía lleva mucho tiempo esperando alcanzar sus derechos y ahora debe afrontar los recortes y las guerras políticas “que nunca debieron llegar a nosotros”, afirma Porras. A pesar de todo, confía en el nuevo Gobierno andaluz y asegura que las relaciones son buenas. La esperanza se mantiene.

D. Josť Manuel Porras D. José Manuel Porras

¿Cómo está la situación de la discapacidad en Andalucía en esos momentos?

Calculo que como en el resto de la nación, en Andalucía venimos negociando constantemente para intentar que los centros puedan continuar, hasta ahora con atrasos importantes en los cobros que han llegado a 120 días, aunque en la actualidad están en 90 días en políticas sociales, estas cifras son cada vez mas imposibles de soportar, teniendo en cuenta que son ya muchos años y la deuda cada vez es mayor, ya que es acumulativa y los intereses son ya insoportables.

En cuanto a los programas y subvenciones, ocurre un poco lo mismo, sí se han rebajado y algunos desaparecido, pero el factor principal son los atrasos en los cobros. Algunas consejerías más que otras, mientras en políticas sociales la línea de colaboración está abierta, en otras como educación ó empleo y formación para el empleo, es totalmente distinta. En educación hemos pasado de cobrar cada 60 ó 70 días a 120, sin previo aviso; está acabando el curso escolar y ni tan siquiera se han firmado los convenios de comedor, transportes, monitores etc. y sin que nos reciban para decirnos nada. El “no hay dinero” se ha convertido en la muletilla nacional; en empleo y formación, el tema es que los atrasos en resoluciones son totalmente alarmantes.

¿Cuál es el principal problema que deben afrontar las entidades de la discapacidad?

Recortes y atrasos, en la parte económica, e incertidumbre con la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, que esperemos que no desaparezca aunque ya se está encargando el Gobierno de la nación de matarla. La sustitución que se pretende hacer, todos han visto que es terrorífica, es volver a los años 60, de donde al parecer según algunos no debimos salir.

¿Y las personas con discapacidad?

Es evidente que las personas con discapacidad, el deterioro de sus derechos y expectativas, discurren paralelamente a las instituciones, con lo cual la repercusión es quizás hasta más dura, al tratarse de individualidades. Por lo que visualizamos desde el CERMI Andalucía, el peligro es colectivo, ya sean entidades, como personas individuales. Igualmente está haciendo mucho daño, y ya lo dijimos desde el principio, el meternos en el mismo “saco” de la dependencia a personas mayores y personas con discapacidad.

La Ley de Autonomía Personal ha sufrido cambios en los últimos tiempos, ¿cómo han sido esos cambios en Andalucía?

En Andalucía se han congelado los precios y se han paralizado las entradas. No se ha destruido. Desde el Gobierno de la nación se han provocado todas estas acciones, con los recortes brutales que ha realizado, y hablo siempre desde el punto de vista de la Discapacidad. Ahora se está empezando a reponer y estamos en conversaciones para mejorar en lo posible la aplicación de los decretos que tienen incidencias en nuestro colectivo, igualmente tenemos la promesa de comenzar la revisión de los PIAS y las nuevas solicitudes. Esto no quiere decir que estemos bien, pero hay diferencia con otras regiones y desde luego con el Gobierno nacional, las guerras políticas nunca debieron llegar a nosotros y mucho menos esconderse detrás de Europa, para recortar lo que nunca debió recortarse. El estado del bienestar de esos señores que hacía alusión el anterior secretario de Estado que ganan de 100.000 a 300000 euros, no son las personas con discapacidad que están en nuestras instituciones, ni son los que reclaman la promoción de la autonomía y que se valore el Grado I.

Con la llegada del nuevo gobierno a Andalucía ¿se han apreciado muchos cambios?

Principalmente en el nivel de interlocución, no es que antes no lo hubiese, porque la verdad es que en ese campo siempre hemos estado bien, pero ahora tenemos a personas que proceden de las políticas sociales y eso evidentemente se nota, hablamos el mismo lenguaje; en cuanto al resto, ya veníamos trabajando con la Presidenta siendo Consejera de Presidencia y seguimos. En ese campo tenemos su promesa de que no dejará caer el sistema. El problema es que nuestro movimiento y las personas con discapacidad tenemos prisa, pero no por nada nuevo, si no porque llevamos muchos años esperando nuestro derecho de ciudadanía y cuando empezábamos a creérnoslo, vemos como nos atacan e intentan sacarnos fuera.

¿Cómo son las relaciones del CERMI con los responsables de políticas sociales y de discapacidad?

En ese aspecto muy buenas, estamos en cada una de las comisiones que se forman que tienen incidencias en nuestros colectivos salvo excepciones, no se hace nada sin que sepamos, diferente es que se incluyan siempre nuestras propuestas, pero en eso estamos.

El empleo en el sector de la discapacidad ha mejorado en el panorama nacional a pesar de la crisis, ¿ocurre lo mismo en Andalucía?

No, en ese campo es verdad que estamos mal, es verdad que los grandes recortes una vez más, de más de 400 millones de euros, están obstaculizando, pero también es verdad que no tenemos claro las políticas que se quieren realizar, ahora estamos a la espera de que salga el nuevo decreto que regularizará todo lo correspondiente, y estamos a la espera de verlo a ver si cubren nuestra expectativa.

¿Cuenta el CERMI con el apoyo de la sociedad civil, de otras plataformas reivindicativas frente a la difícil situación?

Si, CERMI Andalucía forma parte de la Mesa del Tercer Sector, al margen de otras organizaciones, que nos demuestran cuando hace falta su solidaridad y apoyo, me refiero a UGT, CCOO y otras entidades regionales.

¿Cuáles son las próximas actuaciones del CERMI en un futuro cercano?, ¿qué panorama afrontan en los próximos meses?

En la actualidad tenemos abiertos quizás demasiados frentes, pero no es cosa nuestra. Lo primero es consolidar un sistema de pagos en general con todas las consejerías con incidencia en nuestro sector, regresando en lo posible a parámetros de cobro de antes de la crisis; lo segundo sería cerrar todos los decretos y planes de actuación que tanto en política social, como en salud, con la atención temprana, como en empleo, como en formación y en educación con el Plan de Centros, tenemos abierto desde hace ya demasiado tiempo y lo tercero empezar a recuperar programas que son muy importantes y que hubo que aparcar, esto sin dejar de lado ni por un instante la prevención y la promoción de la autonomía, así como la consolidación y desarrollo de la Ley de Autonomía y Dependencia, tanto en su enunciado, como económicamente hablando, seguimos diciendo que la Ley es factible, atiende a personas y crea mucho empleo, lo que necesita es voluntad política para realizarlo y creer en ella y en nosotros.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam