Artículo que nos envía para su publicación Manuel Martínez Fernández, residente en Sabadell y está moderádamente afectado por secuelas de una parálisis cerebral y es licenciado en derecho ejerciendo como asesor en temas de derechos humanos.

Otros artículos de igual autoría publicados en esta misma página:

MI EXPERIENCIA CON EL YOGA

LOS MILAGROS E INTEGRACION SOCIAL EXISTEN, PERO SOLO DEPENDEN DE LA ACTITUD PERSONAL

SUPERANDO LA PARÁLISIS CEREBRAL

LA SILLA DE RUEDAS ELÉCTRICA ES UN VEHÍCULO, UN COCHE ADAPTADO EN TODA REGLA

ACEPTAR LOS ERRORES PARA APRENDER Y CRECER

SUPERANDO LA PARALISIS CEREBRAL... CONCLUSION FINAL Y PERSONAL

LA SENSIBILIZACION Y ACEPTACION SOCIAL SOLO LLEGARA CON LA SENSIBILIZACION Y ACEPTACION DE LOS PROPIOS AFECTADOS Y SUS FAMILIAS

Manuel Martínez Fernández
Manuel Martínez Fernández

Cuando seamos capaces todos de ver la pc como una condición más de la persona, cuando no nos dejemos llevar por el aspecto físico, por los miedos, la frustración o los perjuicios generacionales heredados.

Cuando aprendamos a ser nosotros mismos, a ver las cosas y a asumir nuestros propios criterios, retos, victorias y derrotas identificando las realidades positivas y negativas que interfieren en nuestro desarrollo personal. A partir de ese momento será cuando estaremos realmente dentro de la normalidad como todo el mundo, y sólo entonces podremos empezar a decidir y a vivir nuestra propia vida.

En el momento en que entendamos que la pc no es una enfermedad y de que a pesar de tener dificultad de movimiento y de comunicación éstos siempre se pueden superar, atenuar y mejorar a través de la fisioterapia y de ayudas técnicas precisas y concretas en cada caso, y sobretodo, en el momento en que todos nos consideremos personas igualmente válidas al margen de los comentarios ajenos y de las actitudes paternalistas que no sirven para nada. Cuando miremos los obstáculos de forma objetiva con la firme intención de superarlos y no de sentirnos vencidos. Sólo en ese caso tendremos posibilidades reales de encontrar y recibir el empujón necesario para poder superar la pc y ser una persona más.


Empleo la palabra empujón porque ya sabemos que sólo puede ser ayudado aquel que quiere ser ayudado, aquel que se esfuerza y aquel que se ayuda a si mismo y esta receptivo a poner en práctica toda la información que le llega del exterior con la firme decisión e intención de procesarla, reestructurarla y utilizarla a su favor para dar un paso más hacia adelante. De lo contrario, es imposible ayudar a alguien que solo ve problemas, limitaciones y que se considera y comporta como una víctima resignada del sistema e incapaz de actuar y de ver o poder llegar más allá. 


Mientras la persona y su entorno sigan sumidos en el victimismo cómodo y autocomplaciente, en los miedos, en la frustración, los complejos absurdos y en la infravaloración personal nada les será efectivo. Mientras se sientan inferiores a los demás serán siempre personas paralizadas e incapaces de superarse, de rehabilitarse y de llevar una vida normal, pues solo verán oscuridad, impotencia y permanecerán desorientados caminando entre tinieblas alimentadas de dudas y dolor emocional.

Si realmente deseamos evitar esto y superar la situación que no nos gusta es muy necesario cambiar el chip y elaborar un clima de estimulo, de apoyo y de acompañamiento, de esfuerzo, de crecimiento físico e intelectual para que la persona desarrolle todas las habilidades necesarias para ello.

Con todo esto también me refiero especialmente a aquellos casos, en los cuales, además de alteraciones físicas existan también cierto grado de retraso mental o problemas de aprendizaje en la persona, son en estos casos donde se hace mucho más necesaria una correcta estimulación y un intenso acompañamiento tanto físico como emocional a la persona para poder fomentarle un desarrollo optimo y de forma integral. Es decir, no sirve de nada tratarles como niños o adolescentes toda la vida, ya que, con esa actitud sólo conseguiremos perpetuar sus limitaciones mentales y su fascinación infantil, por consiguiente, no les estaremos ayudando en absoluto, sino que muy al contrario, les estaremos alejando cada vez mas de la realidad.

He observado que muchos afectados y familiares aun se quejan de que la sociedad no les acepta, pero en mi opinión no es tanto un problema de la sociedad sino que es mas bien un problema del propio entorno mas cercano. Es decir, Si realmente buscamos la rehabilitación e integración social lo que debemos hacer siempre es, además de quererles y de saberles escuchar, también hay que hablarles mucho desde el amor pero también desde la seriedad, la serenidad, la objetividad , el rigor, la constancia, la calma, la cordura, la inteligencia compartida, la comprensión, la exigencia de una conciencia y conducta razonable... En definitiva, hay que tratarles y hablarles desde la más absoluta normalidad, sólo de esta manera se podrá estimular y ayudar a estos casos de personas con mayor afectación física o mental, ya que, aunque no lleguen a ir a la universidad, lo importante es que puedan ir por la calle solos, que puedan ir a comprar, al peluquero, a tomar un café con amigos, que puedan preguntar o responder a lo que se le pregunta, que sepan distinguir cuando se les habla en serio o cuando se puede hablar en broma, que asuman la responsabilidad de aquello que dicen o de lo que hacen, pues todo esto es la verdadera integración social y ésta será posible sólo si se enseña de verdad y paso a paso.

Si el entorno cercano la estimula y la trata como a una persona mas, lógicamente, el resto de vecinos y de la sociedad imitara la conducta y también lo hará, si o si…, pero si la propia familia o educadores ya lo tratan diferente, entonces no esperemos que la sociedad la vea normal por arte de magia pues ya no habrá ningún resquicio para que esa persona se pueda integrar.

Por eso en muchas ocasiones incluso habrá que enseñarles sobre como se deben comportar, pensar o reaccionar ante las distintas situaciones del día a día para llegar ser parte activa de la sociedad como el resto de personas, aunque al principio esta táctica parezca algo forzada y estéril, pero considero que el único modo de ayudarles a crecer de verdad y a tener un comportamiento como los demás, ya que, muchas veces por ellos mismos no lo podrán conseguir y entonces se quedarán aislados y desvalidos para siempre.

No soy profesor ni pedagogo pero soy pc y hablo desde la experiencia, de niño estudie unos años en un colegio de educación especial y conocí a muchos otros niños que hubieran podido avanzar y llegar mucho más lejos simplemente con un poco mas de confianza, de constancia y de esfuerzo por parte de sus profesores y familiares, simplemente con una visión mas objetiva y sensata en la tarea de educarlos y de fomentarles las habilidades personales y sociales elementales y básicas en toda persona. Pues aunque los profesores o educadores no sean pc pero si que saben perfectamente que una persona afectada puede aprender y llevar una vida responsable, activa y normalizada si cuenta con los recursos necesarios.

Se que esto puede sonar a literatura fácil o socorrida, quizás mi discurso no guste a todos, pero también sé que a veces es necesario mojarse y poner las cartas boca arriba y ser los más claros posible para que no se repitan los mismos errores del pasado una y otra vez, y contribuir así y de una vez al desarrollo real de todos. No olvidemos que la observación y las experiencias vividas son siempre un grado importante, útil y aleccionador en la vida y eso es lo que realmente funciona y lo que nos permitirá siempre aprender y evolucionar como personas individuales y como sociedad. 

Si esperamos pastillitas mágicas creo que no las hay ni las venden y además no son necesarias, pues todo está en las propias personas y en sus mentes, todo está en la capacidad de visión objetiva y en la constancia para superar cualquier problema. Son capacidades humanas que todos tenemos dentro pero que a veces están dormidas, sin embargo, podemos conseguir que se despierten y que nos den la lucidez y la fuerza necesaria para ayudarnos a nosotros mismos y para ayudar a aquellos que aun siguen dormidos.

Entendiendo que el concepto de superación de la pc debe ser igual al hecho de poder desarrollar una vida normalizada, reconociendo cada limitación y las ayudas concretas que sean necesarias en cada caso.  A la pregunta sobre si la pc es superable, mi respuesta es muy clara, mi respuesta es SI, POR SUPUESTO QUE SI, LA PARALISIS CEREBRAL ES SUPERABLE. Siempre y cuando sea esa la FIRME DECISION Y EL PROPOSITO REAL de la persona afectada y de todo su entorno, sin dar el mínimo cobijo al miedo ni a la duda, sino, sólo mirar hacia el crecimiento y a la evolución personal y familiar, pues con ello también se dará la evolución e integración social.

Para que la sociedad nos acepte es algo bien sencillo, basta con salir a la calle y actuar sin miedos y con total normalidad dejándonos conocer por los demás, el resto ya vendrá solo...  Seguramente aun pasaran muchos años hasta que entendamos que todo es mucho mas sencillo y natural de lo que parece, o quizás no, en todo caso descubrirlo dependerá siempre de uno mismo. 

Manuel Martínez Fernández

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam