Reseña de la autora a modo de introducción:

No hay minusvalidos sobre silla de ruedas, o en muletas, hay incapacitados del alma. Muchas veces nosotros, los que fisicamente estan sanos, se les ve cojeando del alma, o mancos del corazon. Sientete bien.

TRABAJANDO


Menina I, Obra de Mari Carmen AguadoPor ellos, por nosotros

No son menos, no, los que ayudados
Por un bastón caminan, o se mueven
En un sillón de ruedas; o les lleva
Un lazarillo porque, ciegos, no pueden...

Ni son los que gaguean menos,
O el silencio les negó el habla.
O que la noche les sonrió eterna
Y algún transplante sirvió de nada...

Pues siempre camine doblada
Con mi peso en los hombros
Con todo el mundo y su materia
En naufragada barca llegara a bordo.

La inseguridad, los complejos
Y la culpa fueron para mi
Muchos impedimentos... alguien
Abría la puerta allá... aquí...

Y vi también sanar mi herida
Cuando al pasar comiendo cáscaras
Vi otros tras de mi, aun en las sobras
De lo que se caía, comer, sin máscara.

Ya que me he levantado, miro...
Cojos de corazón, mancos de fe
Con un espíritu sin alma, ni siquiera
Marchito, ¡seco!, sin manos y sin pies...

No son menos, no, los que ayudados
Por un bastón caminan... a veces. Los que
Físicamente sanos, estamos impedidos
Y tenemos visión, mas no queremos ver...

 

Troncos, obra de Mª Carmen AguadoPor ellos, por nosotros

(Poema publicado en un cuaderno dedicado a los niños lisiados de Puerto Rico)

No son menos, no, los que ayudados
Por un bastón caminan, o se mueven
En un sillón de ruedas; o les lleva
Un lazarillo porque, ciegos, no pueden...


Ni son los que gaguean menos,
O el silencio les negó el habla.
O que la noche les sonrió eterna
Y algún transplante sirvió de nada...

Pues siempre camine doblada
Con mi peso en los hombros
Con todo el mundo y su materia
En naufragada barca llegara a bordo.

La inseguridad, los complejos
Y la culpa fueron para mi
Muchos impedimentos... alguien
Abría la puerta allá... aquí...

Y vi también sanar mi herida
Cuando al pasar comiendo cáscaras
Vi otros tras de mi, aun en las sobras
De lo que se caía, comer, sin máscara.

Ya que me he levantado, miro...
Cojos de corazón, mancos de fe
Con un espíritu sin alma, ni siquiera
Marchito, ¡seco!, sin manos y sin pies...

No son menos, no, los que ayudados
Por un bastón caminan... a veces. Los que
Físicamente sanos, estamos impedidos
Y tenemos visión, mas no queremos ver...

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam