OSSIE El poeta sordo

Osvaldo Palladino

Seta

Destino

Existe dentro de mi ser
Una pena inmensa
Que me acongoja
Es ésta condena perpetua del silencio,
Un calvario que nunca
Podré resolver,
Una pesada carga que ha
Condicionado mi vida para siempre.
Será que dentro de mi mente
Persiste la memoria fresca
De algún sonido
Añejo de mi infancia...
Añoró la música que alguna vez
Arrulló mi cuna y que fue
Compañera de mis juegos infantiles,
El amor de las voces queridas
Que han callado para siempre.
Es el destino que me marco impiadoso,
Imposible torcer el curso de la vida,
Inútil bregar contra la corriente,
Lo mejor es resignarse y dejarse llevar...
De vez en cuando, la melancolía
Por lo que pudo ser y no fue,
Resurge dolorosa y punzante...
Es el destino de cada uno,
Es la vida misma...
Sin embargo sobreviviré...

Madre

Madre...

Hay palabras que no necesitan palabras,
aromas que son inolvidables,
Son esas cosas que significan
simplemente un sentimiento.
Cómo negar lo innegable, lo obvio
si se trata de una cuestión de piel.
Es el amor en su máxima expresión,
es la vida en si misma...
Quién se desvive por ti cuando niño,
Quién te consuela cuando un dolor te atosiga,
Quien te arropa en las noches frías,
Y hasta su generoso pecho te ofrenda.
Quien mitiga tus penas,
enterrando sus propias miserias...
Ese alguien, que daría su vida por ti,
Esa madre, es lo más excelso que existe.
El mejor homenaje para ella
no solamente en su día,
sino todos los días,
es simplemente un beso, una caricia...
Simplemente otra cuestión de piel.


Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam