FUENTE ESPECIALES DE CONSUMER
autora: Clara Fraile

Para obtener una información más individualizada se puede consultar el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 31-12-2001, que recoge el Real Decreto 16/2001 de Medidas para el Establecimiento de un Sistema de Jubilación Gradual y Flexible.

PENSIÓN DE JUBILACIÓN, ¿CÓMO CALCULARLA?

Para averiguar su importe sólo hacen falta las últimas nóminas y la información sobre las cotizaciones anteriores que proporciona el INSS

Se ha parado a pensar cuánto dinero puede quedarle al mes como pensión de jubilación? ¿Es consciente de que ha de cotizar durante 15 años como mínimo para llegar a cobrar esta prestación? ¿Sabe cuántos años de cotización le exigirán para llegar a cobrar el máximo que le corresponda cuando se retire? ¿Conoce que las pensiones también tienen un tope de importe máximo, y no sólo un mínimo? Y, si está usted jubilado, ¿está seguro de que la paga que cobra es la correcta? Se puede calcular este importe de forma muy aproximada, puesto que su cuantía se determina en función de las cotizaciones de cada beneficiario a la Seguridad Social. El cálculo se realiza en todos los regímenes (General, Autónomos, Agrario...) prácticamente de manera idéntica.

REQUISITOS MÍNIMOS

El sistema público de pensiones de jubilación está pensado para cubrir la pérdida de ingresos que sufre una persona al retirarse. Los trabajadores afiliados a la Seguridad Social pueden beneficiarse al finalizar su actividad laboral de las llamadas pensiones “contributivas”, es decir, de aquellas reservadas para los ciudadanos que han contribuido a mantener el sistema. Para acceder a ellas es necesario reunir ciertas condiciones de edad y un grado mínimo de cotización.

Entre los requisitos generales se encuentra el de estar afiliado y en alta o en situación de alta asimilada en la Seguridad Social (desempleo total y subsidiado o paro involuntario una vez agotada la prestación, siempre que se mantenga la inscripción como parado en el INEM); tener cubierto un período mínimo de cotización de 15 años, de los cuales al menos dos deben estar comprendidos en los últimos 15 años inmediatamente anteriores a la fecha del cese en el trabajo (o el día de la solicitud de la pensión, en caso de alta asimilada); tener cumplidos 65 años y dejar de trabajar. También se puede acceder a la jubilación, aunque no se esté en alta o alta asimilada, siempre que se hayan cumplido 65 años y se acredite el período mínimo de contribución a la Seguridad Social (15 años).

PROPORCIONALIDAD CON LAS COTIZACIONES

Las pensiones pretenden guardar cierta proporcionalidad con las cotizaciones pagadas durante la vida laboral. Así, la cuantía de la pensión de jubilación dependerá en cada caso de la cantidad de años cotizados y, según cuantos sean, se aplicará un porcentaje sobre su base reguladora. Este concepto

es la piedra angular del importe de las pensiones, “del que se obtiene la cantidad final”, explica Pablo Navarro Castillo, secretario general de la Unión de Pensionistas y Jubilados de UGT. Veamos con su ayuda a qué se refiere y cuáles son los pasos que da el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para determinar la pensión que le corresponde a cada jubilado:

Según fuentes del INSS, la pensión de jubilación se reconoce y se calcula en todos los regímenes de manera idéntica al Régimen General, con la salvedad de que en los regímenes por cuenta propia no se integran las lagunas de cotización en el período tomado para la base reguladora ni se contempla la jubilación parcial, que está pendiente de desarrollo reglamentario.

Un ejemplo facilitará la comprensión de este cálculo:

La prejubilación o jubilación anticipada 'jurídicamente no existe', según Aladino Tresguerres, miembro de la Ejecutiva de la Federación de Pensionistas y Jubilados de Comisiones Obreras. Quien accede a ella ha de proceder de un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) y la indemnización que recibe por su despido está pensada, en teoría, para 'reponer las cotizaciones que le quedan de la Seguridad Social' y así subsanar la diferencia con la pensión que le hubiera quedado en caso de ser íntegra.

Es importante determinar el régimen concreto por el que se accederá a la pensión si se ha cotizado a varios regímenes durante la vida laboral, por la posibilidad o no de anticipar la edad de jubilación. Si se ha cotizado a distintos regímenes, en primer lugar reconocerá la pensión el régimen en el que el interesado esté dado de alta en el momento de jubilarse, siempre que reúna en el mismo todos los requisitos. Si no le corresponde el derecho a jubilarse por ese régimen, se aplicará la misma formula en los regímenes a los que haya cotizado anteriormente. Si en ninguno de ellos se acreditan las cotizaciones necesarias, se optará por aquel en que el interesado acredite mayor número de cotizaciones.

PREPARARSE PARA LA JUBILACIÓN

El INSS dispone de un teléfono gratuito de atención ciudadana, el 900 16 65 65 , en el que se atienden todo tipo de consultas relacionadas con las pensiones de jubilación y los periodos de cotización. Quienes atienden este servicio tienen acceso a los archivos oficiales y si no pueden resolver en ese mismo momento las dudas de la persona que ha efectuado la llamada, le remitirán a la oficina más cercana a su domicilio.

También la página web de la Seguridad Social facilita la información para que cualquier ciudadano pueda conocer cuál es la cuantía de las prestaciones a las que tiene derecho. En estas páginas aparecen las instrucciones para descargar el programa de cálculo, los requisitos para acceder a ellas, dónde y cómo solicitarlas, su importe, duración y revalorización. Además, existe a disposición del ciudadano un apartado del pensionista que permite ahorrar a los usuarios algunos desplazamientos, puesto que en él se obtienen formularios para solicitar prestaciones y certificados.

El consejo general que ofrecen estas páginas oficiales es que siempre que una persona se aproxime a la fecha de su jubilación debe estar muy 'atenta' para reunir toda la documentación, y que las gestiones de solicitud de su pensión sean llevadas a cabo correctamente. Algunas de las recomendaciones que deben tener en cuenta los futuros jubilados son las siguientes:

TAMBIÉN ES IMPORTANTE SABER

Siempre que se hable de pensiones de jubilación es fundamental hacerlo con propiedad. Para Tresguerres, convendría matizar y aclarar que quienes se retiran del trabajo y perciben prestaciones sociales por 'otras contingencias', léase accidentes laborales o por una enfermedad incapacitante, son pensionistas pero no jubilados. Sería el caso de aquellas personas a las que un tribunal médico ha reconocido un grado de invalidez de los que el sistema califica con derecho a una prestación, a saber:

Junto a este tipo de pensiones, pervive la pensión del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI) destinada a personas con 65 años o con 60 en el supuesto de incapacidad total que no tengan derecho a ninguna otra pensión. Se encuentra también la pensión de viudedad , que se otorga en España a más de 2 millones de personas y es compatible con cualquier renta de trabajo de los beneficiarios, por lo que no ha de relacionarse con la jubilación.

Respecto a la jubilación parcial, si se establece un contrato a tiempo parcial dentro de los límites de reducción de jornada (mínimo de 25% y máximo del 85%), se reducirá la pensión teniendo en cuenta las horas que se trabaje. La realización de jornadas inferiores al 15% puede dar lugar a la 'jubilación flexible', mientras que jornadas superiores al 75% supondrán la suspensión de la pensión.

Al Régimen General de la Seguridad Social están afiliados en estos momentos 13 millones de trabajadores, de los 17 millones que componen el conjunto del sistema. En el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), al que pertenecen 3 millones españoles, el trabajador puede elegir la base de cotización entre una base mínima de 755,40 euros mensuales y una base máxima de 2.731,50 euros. Existen regímenes especiales para artistas, jugadores de fútbol profesionales, profesionales taurinos, representantes de comercio, trabajadores agrarios, empleados de hogar y trabajadores de la minería y el mar.

Actualmente son más de 7,5 millones de españoles los preceptores de una pensión de jubilación, pero puede decirse que dependen de esos ingresos cerca de 11 millones de personas (se entiende que existe dependencia económica cuando el cónyuge del pensionista no tiene ingresos).

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam