Composición fotográfica relativa al L'Hemisferic
LA CIUTAT DE LES ARTS I LES CIENCIAS


El Complejo cultural de la Ciudad de les Arts y les Ciencies
El Complejo cultural
de La Ciutat de les
Arts y les Ciencies
Hacía tiempo que debía la visita a un buen amigo de Castellón y además tenía ganas de volver a pisar suelo valenciano. Un par de días nada más antes de acceder a mi reposo estival en un pueblo de la Sierra de Francia no saben a mucho pero aprovechamos para acercarnos a La Ciutat de les Artes i les Ciencies y de paso comprobar su accesibilidad.

Entrada al recinto
Entrada al recinto
indicando la
condicióon de
discapacitado
Encontré Valencia muy bonita, siempre lo estuvo y siempre fue puntera en modernidad pero cada día que voy la encuentro mejor razón por la que espero dedicarle una semana completa la próxima oportunidad vacacional de que disponga.

Exteriores junto lago artificial
Exteriores del
museo junto al
lago artificial
Para comprobar la accesibilidad del recinto de la Ciutat de les Artes i les Ciencies y evitar sorpresas desagradables, la tarde anterior nos acercamos a visitar el recinto y muy amablemente nos invitaron a comprobarlo personalmente asegurándonos de estar todo pensado en cuanto a accesos y servicios se refiere y ante tal despliegue, decidimos dedicar el día siguiente al completo intentando ver lo más posible.

Exteriores del Hemisferic
Exteriores desde
el Museo Principe
Felipe con
L'Hemisferic al fondo
No pretendo que este reportaje alcance un sentido reivindicativo aunque me temo que será inevitable. El lugar, no obstante ser realmente accesible, tiene sus cosas, y nosotros tuvimos nuestros problemas debido tanto a circunstanciales excepcionales como endémicas y que acaso podamos explicar por la ausencia de legislación dirigida a la normalización de la vida de los discapacitados físicos. Hablo de normalización y siento la impresión de que sólo me entiendo yo pero para explicarme daré un ejemplo: Los discapacitados que en silla de ruedas acudimos a un supermercado a comprar, sólo podemos acceder a aquellos artículos situados en la franja de espacio que va desde los 30 cm. al metro y medio según los casos y las agilidades particulares, estándonos negado el resto ú obligándonos a ser acompañados o pedir favores al personal próximo. Esto se debe a que la clasificación y ordenamiento de los artículos se realiza en horizontal y por tanto con la mentalidad de alguien que puede agacharse o levantarse fácilmente, sin embargo, si el ordenamiento se hiciera verticalmente, es decir si se hicieran columnas de alimentos de arriba abajo, todo el mundo alcanzaría los productos independientemente de su estatura o estado, ¿por qué no se hace entonces?

Vista general del Museo
Vista general
del Museo de
las Ciencias
Príncipe Felipe
Para el autor de este reportaje, es más importante la normalización que la accesibilidad excepcionalmente programada porque la normalización significa que todo el mundo asume la existencia de personas que andan y otras que ruedan por lo que difícilmente se impondrán barreras discriminatorias.

Vista lateral del Museo
Vista lateral del
Museo de las Ciencias
Príncipe Felipe
Sobre las 9 de la mañana nos dirigimos al recinto desde un hotel próximo en un día soleado y ya caluroso. Habíamos decidido acercarnos con el coche aunque dada la proximidad podría haberlo hecho en silla eléctrica, para ponerlo en el garaje del propio recinto situado bajo L'Umbracle, un espectacular paseo ajardinado con vistas a todo el complejo debajo del cual se encuentran las dos plantas de estacionamiento cubiertas disponibles, con el objetivo de que nuestro perro no sufriera los calores con que nos obsequia este mes de agosto.

Empezar por decir que todo está perfectamente señalizado y elogiar la generosidad de los espacios desde cualquier punto que se observe. Sin embargo, una vez dentro del aparcamiento comenzaron algunos problemas. En distintos lugares y próximo a los pasillos de acceso al recinto se encuentran señalizadas varias plazas destinadas a usuarios de sillas de ruedas. Para subir a L'Umbracle, el recinto ajardinado que anteriormente comentaba, disponen de ascensores en los conos situados en los extremos pero estos no funcionaban y el acceso al resto de las dependencias solo era posible a través de escaleras debido a que en uno de los pasillos exteriores de acceso se estaba montando el famoso 'Campus Party' recientemente celebrado en Valencia que batió, según informaciones, todos los record de asistencia.

Vista general
Vista general de
la Ciutat desde
el exterior del recinto
Pues bien, los responsables de la instalación regaban con metros y metros de cable toda la zona y se mostraban extremadamente celosos con la seguridad de éstos destinando la totalidad de sus sentidos a evitar que ninguno de ellos rompiera. Maniobras de aislamiento de todo tipo dieron paso a barreras, escaleras y restricciones por lo que una vez dentro del aparcamiento, con una silla de ruedas ya no tenías nada que hacer ni a donde ir. La cosa que discapacitados para protestar solo estaba yo con lo que un plante habría quedado ridículo, sin embargo, también las madres con sus cochecitos encontraban igualmente dificultades para moverse y con ellas hicimos causa común para que los amables representantes de la empresa Seguritas, contratada como responsable de seguridad dieran alguna solución al problema suscitado y lo hicieran pronto. Para ellos también había sido una sorpresa pues aunque sabían que el evento se estaba preparando no podían suponer que no se hubieran establecido itinerarios alternativos adecuados. Nuevamente la ausencia de normalización se hacía patente.

Sección del museo
Sección del museo
Por fin con mucho celo por su parte habilitaron un pasillo. Teníamos que dirigirnos a la parte central del aparcamiento para tomar un ascensor que nos bajaba a la otra planta de aparcamiento situada en el mismo nivel que el acceso al museo de las artes y las ciencias desde donde alcanzaríamos el resto de las instalaciones. Para hacer esta maniobra uno de los agentes debía llamar al ascensor desde la planta de destino porque los ascensores que no eran de uso público tenían la botonera limitada con llave. Una vez allí, tras recorrer de nuevo el aparcamiento, después cruzábamos la zona de cables sobre los cuales habían colocado unos tableros para que con las sillas de ruedas y carritos practicáramos una nueva versión de cross
El Péndulo de Foucoult
El Péndulo de Foucoult
urbano para mi desconocido. Eso pudimos hacerlo un par de veces porque a la tercera nos detectó uno de los responsables del 'Campus Parti' y poniendo el grito en el cielo por el peligro que los cables de fibra, según él, corrían, impidió de nuevo el acceso obstruyéndolo con barreras de todo tipo hasta el punto de que para poder abandonar las instalaciones tuvimos que retirarlos a la fuerza cuando no éramos vistos. Es decir, una pequeña odisea consecuencia de circunstancias excepcionales porque cuando ningún acontecimiento ajeno perturbe la marcha normal, estas dificultades no se darán.
Ante el Cono del inicio
Ante el Cono
del inicio de
L'Umbracle

El complejo es soberbio, majestuoso, con un diseño extraordinario de difícil descripción para quien no sea una autoridad en la materia pero que nos atrevemos a calificar de magnífico, recomendando a todo el mundo su visita. (Lease artículo de Gema Martínez y Alberto Rodríguez publicado en Gulliveria)

A L'Umbracle, la zona ajardinada construida sobre el aparcamiento no pudimos acceder sino saliendo al exterior por la zona peatonalizada y por ello lo dejamos para el final. Este magnífico complejo de ocio y cultura se compone de cuatro hermosos edificios, el ya mencionado destinado a aparcamiento, L'Hemisferic, El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe y L'Oceanografic.

Vista general de L'Umbracle
Vista general de
L'Umbracle
En L'Hemisferic, un original edificio en forma de ojo humano, se exhiben tres espectáculos audiovisuales diferentes sobre una gran pantalla de gran formato: Planetario, IMAX'Dome y Laserium. Aunque tuvimos que sacrificar la visualización por cuestiones de tiempo, pudimos constatar que es totalmente accesible y extraordinariamente hermoso.

Vista lateral de L'Umbracle
Vista lateral de
L'Umbracle
El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe es un gran edificio de tres plantas con un nuevo concepto de museo participativo donde tocar y experimentar con la ciencia y la tecnología actual es lo indicado y lo que le hace más atractivo. El edificio es accesible en su totalidad y dispone de servicios perfectamente adaptados, los supervisores están siempre atentos para recoger los pases y abrir manualmente las aduanas electrónicas. Algo que en este punto no nos gustó y que afecta también a los
L'Hemisferic
L'Hemisferic
coches de niño, es que para bajar desde las planas superiores y no al revés, la botonera está desactivada por lo que has de avisar para que los supervisores llamen al ascensor. Esto se debe a que el ascensor, al llegar abajo, abre en sentido contrario y por tanto hacia el exterior por lo que no controlarían a la gente mientras que al subir esto no importa dado que estás dentro del complejo. Aunque molesto no es discriminatorio y creo que terminarán por dar otra solución.

Interior de L'Hemisferic
Interior de L'Hemisferic
Al museo destinamos toda la mañana y creo no nos dio tiempo a verlo todo y aunque no comentaremos lo que hay para animar a verlo, si diremos cosas interesantes para el colectivo porque son discriminatorias. Algunos dirán que los discapacitados pagamos menos y es verdad lo que se nota pues aunque la cultura no tiene precio, la entrada es carilla y los discapacitados acreditados pagan la mitad aproximadamente. Pero quiero decir que, por aquello de falta de normalización que tanto me gusta comentar, también se nos niega una mitad y me explico. En las fotos que incluyo puede verse que muchos de los elementos exhibidos no se encuentran al alcance de personas en silla de ruedas por lo que debemos recurrir a que nos lo cuenten. En otras
Juegos en el interiorJuegos en el interiorJuegos en el interior
En las fotografías puede apreciarse como una gran parte de los temas, expositores y juegos, no se encuentran al alcance de los usuarios de sillas de ruedas, justo es por tanto, que paguen menos pero más justo sería que los ejecutores del proyecto hubieran tenido en cuenta la no discriminación
la participación exige sentarse en un asiento pequeño en una zona determinada por lo que declinas hacerlo, etc…

Exterior de L'Oceanografic
Exterior de
L'Oceanografic
El cuarto edificio es más bien un complejo de departamentos diferentes porque L'Oceanografic es el mayor centro marino de Europa y uno de los más grandes del mundo que, en un impresionante espacio marino, permite visualizar sumergido o en superficie, dependiendo de las zonas climáticas representadas, según dicen porque yo no pude contarlos, 45.000 ejemplares de 500 especies diferentes. Lo que si pude constatar es su total accesibilidad y disposición de servicios perfectamente adaptados. La gente es muy amable y si llevamos silla eléctrica, perfecto, pero si vamos con la manual quizá necesitemos ayuda en algunas pendientes y rampas.
Interior de L'Oceanografic
Interior de
L'Oceanografic

Debido a las obras todavía no culminadas del quinto edificio que se incorparará , El Palacio de las Artes, un centro de espectáculos de danza, ópera y teatro, que dividen una parte del recinto, L'Oceanografic no se comunica directamente con el resto por lo que un autobús urbano de línea municipal se encarga cada diez minutos de trasladar a los que lo deseen de un lado al otro y viceversa. El autobús no es accesible, detalle en el que no ha caído nadie y esto, aunque ciertamente discriminatorio no es un grave problema porque saliendo al exterior y cruzando la calle ya nos encontramos en el recinto
Delfinario
Delfinario
deseado.

Hay que tener en cuenta que toda la L´Ciutat de les Arts i les Ciencias está pensada de modo que pueden verse unos espectáculos ú otros indistintamente, por ejemplo, puede uno ir a L'Oceanografic nada más con lo que no necesita el traslado que anteriormente comentábamos ó también puede ir al museo solamente ó a L'Hemisferic para ver una película y no aparcar siquiera en el recinto porque frente al complejo se encuentra un edificio de Carrefour y acaso pueda dejar el coche allí gratis o más barato.

Al final, que nuestro perro estuviera fresquito todo el día, costó 17 € pero mereció la pena.
TARIFA DE PRECIOS Normal Reducida Mensual Anual
Para toda la Ciutat (*) 25,85 € 18,18 € 18,03 € 48,08 €
Museo de las Ciencias + L'Oceanografic 21,13 € 14,43 €    
Museo de las Ciencias + L'Hemisferic 9,02 € 7,21 €    
L'Umbracle (abierto al exterior) gratis gratis    
NOTAS: La tarifa reducida se aplica a discapacitados acreditados, niños de 4 a 12 años, jubilados y mayores de 65 años. Los niños menores de 4 años están exentos de pago.
(*) Válida para todo el complejo y dos días consecutivos siempre que no se repita la visita al mismo elemento.

CONSEJOS: Silla eléctrica, ropa ligera y sentido de la curiosidad para disfrutar. Si vamos con acompañante que lleve calzado cómodo porque andará mucho. Atención: Leer las cosas antes de hacer nada porque pude constatar que la mayoría de la gente como no leía
El Palacio de las Artes se encuentra en construcción
El Palacio de las
Artes se encuentra
aún en construcción.
sino que enseguida se lanzaba a tocarlo todo, cuando no reaccionaban como ellos esperaban, lo abandonaban como si no funcionara cuando lo que ocurría es que no estaban haciéndolo correctamente lo que el experimento requería.


Os animo a visitar esta hermosísima muestra cultural y disfrutar con ella porque la accesibilidad no será un problema aunque ya se sabe, si pasan algunas cosas como las que he mencionado hay que tener un poco de paciencia e imaginación para solventarlo porque, a cambio, seremos gratamente recompensados.

Hasta el próximo reportaje.

Jesús García es discapacitado físico
por secuelas de polio,
usuarios de silla de ruedas,
Técnico Comercial y WebMaster de Minusval2000