Cueva EL SOPLAO en Cantabria

Estacionamos frente a las instalaciones
Estacionamos frente a las
instalaciones

En su día, recogiendo información facilitada en Polibea y no dudando de la accesibilidad por tratarse de una explotación turística oficial, publicamos en nuestra página la reseña correspondiente, animando a las personas con movilidad reducida a visitar esta singular cavidad dando por hecho de que había sido dotada de las facilidades necesarias para hacerlo. Posteriormente, recibimos quejas de usuarios frustrados por encontrar inconvenientes en sus llamadas telefónicas informándose o al intentar ejecutar la visita y por ello acudimos a comprobarlo.

Entrando en el túnel
Entrando en el túnel

En primer lugar decir que las atractivas instalaciones se ubican en un enclave paisajístico hermosísimo, rodeado de soberbias montañas. Un paisaje que aporta carácter y sobriedad y engancha, animando a permanecer.

Las instalaciones, dependientes de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria, son atractivas en sí mismas y generosas. El Estacionamiento tiene plaza reservadas para usuarios de silla de ruedas y el tránsito hasta el edificio principal se realiza por rampas con desniveles no superiores al 8%.

Vista general del edificio principal
Vista general del edificio principal

El edificio principal alberga la taquilla, tienda, cafetería y administración y en la planta superior se encuentra el mirador desde el que suponemos, por no ser accesible, que se dibujarán hermosas vistas.

Una vez adquiridas las entradas en taquilla nos adentraremos atravesando una puerta automática de doble hoja que no plantea dificultad alguna. Tras el umbral de la misma nos encontramos a la derecha las escaleras de acceso al mirador, sin alternativa posible. Es decir que las personas con movilidad reducida, usuarios de silla de ruedas no pueden acceder a esta parte de las instalaciones en las que, además del mirador, se nos informó de la existencia de unos salones de actos.

Entrando por el camino alternativo
Entrando por el camino alternativo

A la izquierda un pasadizo abovedado nos conduce hasta el muelle del ferrocarril desde donde, a bordo de un tren dotado de unos pequeños vagones que recuerda los antiguos de acceso a la mina, transportan a los visitantes hasta el interior de la cueva. Y aquí encontramos la segunda dificultad pues, aunque en la página de Polibea se decía que disponen de dos espacios reservados para usuarios de silla de ruedas, esto no es exactamente así.

El personal, atento en todo momento, nos informa que cuando no hay mucho lío, desmontan las puertas y retiran los asientos para que entre una silla por el lado derecho porque por el izquierdo no se puede. En fin, que no está previsto el transporte de usuarios de silla de ruedas en el tren. No obstante, los usuarios de silla de ruedas pueden acceder al interior de la cueva y hacerlo por las mismas pasarelas que el resto de los usuarios pero, para ello, debemos salir del edificio y, acompañados por un guía, adentrarnos rodando por un camino que discurre paralelo a las vías hasta el final del trayecto juntándonos, en ese momento, al resto de los visitantes y a través de caminos asfaltados y pasarelas aéreas sólidamente construidas, recorrer las grutas acondicionadas, si bien, la parte final, la última galería, sólo es accesible a través de escaleras y por lo tanto la visita de los usuarios de silla de ruedas finaliza en la galería previa.

Exterior del edificio donde se ubica el andén
Exterior del edificio donde
se ubica el andén

Creemos importante reseñar dos factores, por un lado, aquellos visitantes sensibles a la humedad deben saber lo extremadamente húmeda que es la cavidad, tanto, que recomendamos el uso de paraguas o prenda acondicionada para protegernos de las filtraciones de agua que sufriremos en el recorrido paralelo al tren, los usuarios del tren no tienen este problema porque los vagones tienen techo. Y, por otra parte, hemos de tener en cuenta que el tránsito por las galerías no es sencillo. Los desniveles en algunos tramos son superiores a los recomendados y el suelo está muy mojado y no totalmente liso. Además, lógicamente, la iluminación es limitada lo que deben tener presente las personas con dificultades de visión o movilidad en el cuello. El guía que nos acompaña, porta una linterna que ilumina aquello que puede ser dificultoso.

Hice el recorrido a bordo de una silla eléctrica y no hubo mayores dificultades para hacerlo sólo, sin embargo, en silla manual no lo podríamos haber efectuado sin ayuda. Por lo tanto, y en todos los casos, acudiremos con asistente personal.

Las visitas se hacen en grupo y un guía explica los pormenores de la gruta cargada de hermosas esculturas naturales que inteligentemente iluminadas aportan efectos realmente atractivos.

Galería con pasarela aérea
Galería con pasarela aérea

El costo para los discapacitados, pensionistas y estudiantes es de 7 € frente a los 9,50 € del resto de los visitantes, lo que no es ventaja alguna aunque lo parezca, habida cuenta de que los usuarios de silla de ruedas se internan en la cueva mojándose, sólo podrán acceder a un 80% de la misma aproximadamente por no ser accesible la última galería y además se les priva de contemplar las vistas desde el mirador.

Los aseos correctamente adaptados se encuentran, adecuadamente señalizados, en el edificio principal.

Galería fotográfica

RECOMENDACIONES

Desde esta página nos permitimos recomendar a los responsables de la cueva de 'El Soplao', la mejora de las instalaciones en los siguientes términos.

  1. Rampa exterior para acceso al mirador por detrás del edificio principal.
  2. Incorporación de un vagón adicional adaptado a los ya existentes, convenientemente señalizado y en tanto esto se haga, disponer de un paraguas que impida se mojen los visitantes.
  3. Dado que los usuarios de silla de ruedas han de acudir acompañados de un asistente personal, entendemos que la entrada para el asistente acreditado ha de ser gratuita como ocurre ya en los museos de Europa. De otro modo se ejerce sobre el discapacitado una grave discriminación al verse obligado a pagar doble entrada, la de él y la de el acompañante que lo ha de ayudar.

Por último queremos recordar a los responsables y administradores de las instalaciones que el Gobierno de Cantabria tiene adquirido un compromiso de accesibilidad y adaptación al amparo de la Ley de no discriminación de las personas con discapacidad que puede estar siendo vulnerado.

© Reservados todos los derechos | JESÚS GARCÍA PEÓN

VOLVER ó CERRAR VENTANA