VISITA AL FORUM BARCELONA 2004

El autor del reportaje en el ForumTeníamos previsto dedicar 3 días de nuestro periodo vacacional a visitar el Forum. Al margen de los aspectos culturales y lúdicos del evento estábamos expectantes en cuanto a las posibilidades de participación de los discapacitados. Queríamos saber si realmente se había tenido en cuenta no discriminar a las personas con movilidad reducida ó simplemente salvar los trastos.

Barcelona estaba, utilizando un argot típicamente asturiano, guapísima y, carente de ese excesivo calor que algunos otros agostos hemos sufrido pero con poca humedad por lo que la estancia en cuanto a climatología se refiere era agradable.

El arbol de la memoriaConocedores de la accesibilidad de las instalaciones para usuarios de sillas de ruedas, cargamos con la eléctrica en el coche y allá nos fuimos. El estacionamiento tenía lugares próximos a la salida reservados para utilizar por discapacitados y el costo para todo el día era del 50% respecto al costo normal. Para llegar a la entrada del Forum había que abandonar el estacionamiento y rodar en mi caso, unos trescientos metros cruzando una calzada cuyo tráfico había sido restringido. Efectivamente todo accesible.

Lo primero la taquilla para adquirir el boleto. Sabíamos que en mi caso, al disponer de certificado del Inserso que certifica la necesidad de   ayuda de tercera persona, el acompañante entraba gratis. Exhibimos el certificado y solicitamos entrada para tres días. Nos cobraron el 50%, aproximadamente, de mi entrada franqueando gratis la entrada de mi compañera, y nos facilitaron, además, ticket para visitar gratis tres museos de la ciudad. Todo como estaba previsto y con diligencia.

El gigante de los siete maresLa entrada estaba muy controlada con arcos de detección de metales mucha vigilancia, medidas especiales de seguridad por el síndrome aún vivo del terrorismo internacional. Una persona se adelantó al vernos para indicarme un camino alternativo. Una vez dentro otros chicos nos facilitaron mapas y programas ofreciéndose, además, para informarnos donde estaban las cosas más significativas. Escuchamos brevemente porque queríamos ir por libre, verlo todo, nos sentíamos ávidos de sensaciones y la primera que había que satisfacer era la de evacuar líquidos, por tanto, preguntamos donde estaban los servicios WC accesibles respondiendo que todos eran accesibles y todos estaban adaptados para usuarios de sillas de ruedas y que había muchos repartidos por toda la instalación. Pronto pudimos comprobar que era cierto. Muchos aseos móviles, todos accesibles con rampas y adaptados para nosotros, limpios y dotados de todos los elementos necesarios al alcance de la mano.

Habitar el mundoSobre las rampas debo extenderme un poco porque de no llevar la eléctrica hubiera sido difícil moverme sin ayuda. Para llegar a la entrada había que salvar un desnivel importante y las instalaciones interiores se encontraban repartidas por una superficie extensa con muchas escaleras y desniveles alternativos, algunos largos y pendientes. Había también ascensores para acceder a distintas zonas, puentes que comunicaban otras a mismo nivel sobre niveles inferiores, etc... todo accesible con una silla de ruedas. Además todos los edificios eran accesibles, incluso los de oficinas de servicios internos.

En los tres días vimos todo, disfrutamos todo lo que pudimos y participamos en todos los espectáculos. Ninguno puedo mencionar al que no hubiera podido acceder y eso que algunos requerían atenciones especiales como el Cabaret ó el Circo. El cabaret era un edificio simulado de principio del siglo pasado y por tanto con escaleras. Como se daban un par de sesiones te indicaban que debías acudir unos veinte minutos antes del comienzo para pasar por una rampa alternativa. Tenían destinadas tres mesas que calculaban cada vez y según los discapacitados que esperaban. Como se trataba de un cabaret del siglo 19 principio del 20, la gente permanecía entorno a una mesa y no en butacas. El espectáculo que nosotros presenciamos estaba presentado por Quimet Pla en una actuación   inspirada en el ambiente del mítico local barcelonés Els Quatre Gats. Con simpatía y buen hacer y subido en una mesa, entretenía al estilo de la época mientras los participantes en el espectáculo se preparaban para sustituían unos a otros. El número fuerte corría por cuenta de Astrid Hadad una excelente cantante y showman mexicana representante de las tendencias más kitsch y cuyo espectáculo estaba plagado de comentarios sarcásticos y humor inteligente.  

El PuertoEl circo se desarrollaba en una carpa antigua poco operante y pequeña que como el resto de los acontecimientos del foro, se llenaba y supuso por ello, desde mi punto de vista, el más incómodo. Al tratarse de un espacio como el descrito, las sillas de ruedas estaban prácticamente metidas en la pista donde trabajaban los artistas con lo que constantemente tenías la sensación de que una bola iba a golpearte la nariz ó un equilibrista se te caería encima. El responsable del espectáculo Alexandre Romanès, poeta perteneciente a una familia gitana francesa con tradición circense, daba nombre al circo. Era mucho más que digno y ofrecían unos momentos evocadores de ese género condenado a extinguirse.

El resto de los espectáculos eran todos accesibles y participativos y en todos se tenía en cuenta el espacio necesario para los discapacitados físicos incluso si estos eran numerosos.

Fueron tres días magníficos vividos intensamente, que dejaron en nosotros un agradecimiento hacia el pueblo catalán por su esfuerzo en no discriminar al colectivo de discapacitados y por conseguir con su gestión, algo que considero importante, el hecho de que, maniobrando por las instalaciones, apenas recordaras tus limitaciones.

Elefantes mecanicosEs inevitable que el forum tenga cosas criticables, de hecho existe un movimiento anti-forum, y nosotros podíamos decir, por ejemplo, que la comida era un poco cara pero es algo tan nimio que no merece la pena hablar de ello sobre todo planteando este reportaje desde el punto de vista que nos lo hemos planteado.

Desde una de las zonas, la indicada por ellos como puerto, donde tenían lugar los grandes conciertos nocturnos, partían cada hora lanchas accesibles que te paseaban por la bahía hasta Colón. Uno de los días efectuamos el trayecto de ida y vuelta para visitar las ramblas. Aunque era accesible, con la eléctrica tuvieron que ayudarme porque el sistema para acceder desde el muelle no estaba muy logrado en lo que se refiere al embarque en el Forum mientras que en Colón no había problema alguno, pero el esfuerzo merecía la pena recomendado el paseo por la bahía que estas lanchas accesibles, efectúan todo el año desde Colón.

Nos apetece aplaudir la gestión eficiente, silenciosa y constante. La limpieza de los servicios WC y de las instalaciones en general y la permisividad en todos los sentidos, pudiéndose tomar fotografías sin flash, permanecer en todos los lugares, dormir en la haima central, etc... Y, aunque el lenguaje prevaleciente era el catalán facilitaron allí donde fue necesario traducción al castellano tanto en folletos como en visores electrónicos y demás medios audiovisuales.

En fin todo un diez en el recuerdo.

JESÚS GARCÍA
WebMaster Minusval2000.com
VOLVER ó CERRAR VENTANA