Surcar el cielo sin motor por Ana R. Antúnez


 
Sillas de vueloEn 1891 un ingeniero alemán predicaba a los cuatro vientos: "Una idea carece de valor; hacer un avión tiene alguno; un vuelo vale por todo" y Otto Lilienthal voló, realizó el primer vuelo planeado. Otto tuvo que construir su propia colina para lanzarse desde ella, ahora las cosas son más fáciles: "Hoy en día el vuelo a vela ha dejado de ser un deporte de piraos con sus locas máquinas voladoras; volar a vela está al alcance de todos, con una gran sensación y un mínimo riesgo", confirma un aficionado y socio del Club Nimbus de Vuelo a Vela en Aragón.

En el vuelo a vela lo fundamental es la capacidad táctica del piloto, "es probablemente hoy uno de los deportes en los que hay que ensamblar con mayor exactitud: inteligencia y precisión, decisión y prudencia". Sin embargo, el tener una discapacidad motora no supone un impedimento ni un obstáculo para practicar el vuelo sin motor. Desde principios de este 2002, la Escuela de Vuelo a Vela de Ocaña, la última creada de las tres que existen en España, imparte vuelos de divulgación y cursos de iniciación dirigidos a personas con movilidad reducida.

Si el vuelo a vela tiene unos antecedentes históricos que nos remontan a mas de un siglo a tras, el vuelo adaptado fija sus inicios también en Alemania, aunque no son tan remotos en el tiempo. En julio de 1993, un ingeniero alemán y aficionado a este deporte sufrió un accidente de automóvil que le limitó su movilidad y le obligó a desplazarse en silla de ruedas. Sin embargo, Friedhelm W. Kaiser no se resignó a renunciar a practicar una de sus actividades preferidas e inició los trámites y las modificaciones necesarias para poder seguir surcando el aire desde el planeador ASK-21.

Las investigaciones e informes de este alemán convencieron a la Oficina de Aviación Civil Alemana (L.B.A.) que le otorgó un certificado provisional para poder instalar en el planeador las adaptaciones necesarias para poder volar al margen de su discapacidad motora. Las modificaciones ideadas por Friedhelm han sido tan acertadas y útiles que actualmente el fabricante Alexander Schleicher fabrica y adapta planeadores para que los manejen personas con discapacidades motoras.

Vuelos de divulgación y Cursos de Iniciación

PREDIF (Plataforma Representativa Estatal de Discapacitados Físicos) es la principal responsable de que el vuelo a vela adaptado haya llegado a España. "No obstante -como señala José A. Martín, gerente de PREDIF- no ha estado sola en este proyecto y desde que se planteó esta idea hace ya algunos años en el seno de la Federación Nacional de Aspaym muchos han sido los colaboradores". Para empezar, la Sociedad para las Enseñanzas Aeronáuticas Civiles (SENASA) facilitó el velero, el modelo más apropiado para las escuelas de vuelo: un ASK-21 biplaza; y la entonces Fundación Airtel subvencionó la adaptación de los mandos del planeador que se ha realizado en Alemania.

El 24 de febrero de este año PREDIF veía su proyecto convertido en realidad: las personas con movilidad reducida en tierra firmen tienen la posibilidad no sólo de volar, sino de convertirse en expertos pilotos de vuelo a vela: "De momento –explica el gerente de PREDIF- estamos impartiendo vuelos de divulgación y cursos de iniciación porque ahora es imposible iniciar el curso para obtener el título de piloto". El problema, según confirma José A. Martín, reside en el reconocimiento médico reglamentario y obligatorio para acceder al curso de piloto, pero desde PREDIF ya se está intentando solventar este problema con la Dirección General de Aviación Civil.

"Volar a vela es proponérselo, porque una vez que te pica el gusanillo no se puede dejar", afirma un aficionado de Club Nimbus de Vuelo a Vela en Aragón. Efectivamente desde PREDIF confirman este dato: "desde que empezamos a impartir estos cursos, la demanda es creciente". Hasta el momento se han realizado un total de 93 vuelos, entre cursos de iniciación –de los que se han impartido 14- y vuelos de divulgación.

Los vuelos de divulgación en planeador incluyen una breve explicación y la realización de un vuelo con instructor de unos 20 minutos de duración: "Se trata de una primera toma de contacto", afirma José A. Martín. Los Cursos de Iniciación, por su parte, se imparten en dos días e incluyen cuatro vuelos con instructor.

En cuanto a los que se han animado a practicar o al menos probar estos vuelos sin motor, desde PREDIF, destacan que son fundamentalmente personas con lesiones medulares, un total de 31 ya han planeado a bordo del ASK-21, convirtiéndose así en el principal colectivo al que se atiende en la escuela. No obstante, los cursos están abiertos a todo el colectivo de personas de movilidad reducida e incluso la escuela cuenta con una grúa para aquellas personas que no puedan acceder al aparato.

Escuelas en España

La Escuela de Vuelo a Vela para discapacitados Motores se ha ubicado en la Escuela de Vuelo a Vela de Ocaña a 70 kilómetros de Madrid. Aunque estas instalaciones son las últimas creadas para la práctica de esta actividad en España, lo cierto es que también es la que goza de mejores condiciones meteorológicas y geográficas: está rodeada de llanuras inmensas en las que se producen muchos desprendimientos térmicos, lo que facilita notablemente la práctica del vuelo a vela.

Además, de esta de Ocaña existen en España dos Escuelas más de vuelo a vela. La Escuela de Huesca creada por un grupo de aficionados locales hacia el año 1932 y que cuenta con una prolongada historia en logros de permanencia en el aire, como el de Vicente Juez que fue homologado como récord del mundo con 52 horas y 36 minutos de vuelo. Estas instalaciones están situadas en el Cerro de Monflorite en el término municipal de Alcalá del Obispo.

La otra Escuela está emplazada a pocos kilómetros de Somosierra. Se trata de una escuela de montaña, en la cual es posible hacer vuelos térmicos en verano y vuelos con apoyo ondulatorio en invierno.

En España los expertos en este deporte señalan que no es precisamente un deporte de masas, aunque existen más de 8000 licencias, pero sólo están en activo unas 200 y recuerdan que las condiciones meteorológicas para este tipo de vuelo son realmente excepcionales: “No cabe la menor duda que aprender a volar a vela necesita tiempo, pero eso no debe asustar a nadie; volar a vela es algo sencillo que no necesita, como antaño, de un don especial y de la falta de un tornillo”.

Para más información:
PREDIF
Tel: 91 371 52 94
Fax: 91 301 61 2


VOLVER ó CERRAR VENTANA