Dr. Juan Carlos Kusnetzoff. Sexólogo: mail
www.e-sexologia.com

Este artículo fue publicado en la WEB

SEXUALIDAD EN PERSONAS CON NECESIDADES FÍSICAS ESPECIALES

Por el Dr. Juan Carlos Kusnetzoff

El objetivo central, es sensibilizar y concientizar a las personas, a los profesionales que trabajan con éste tipo de problemas, para que sean capaces de aceptar que éstos, son seres sexuados, con derecho a vivir, expresar y disfrutar de una parte importante de su personalidad.

Todos los programas de rehabilitación integral, deberían incorporar las correspondientes a facilitar el ejercicio erótico sexual.

Los conocimientos deben extenderse a la familia y a la sociedad en general. Sólo así se terminará aceptando, que si bien estas personas son diferentes y tienen algunas limitaciones físicas, no por ello deben, obligatoriamente, tener limitaciones sexuales.

Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor del 7 % de la población general, pueden entrar en la categoría de personas con necesidades especiales.

Nos referimos, en general, a ciegos y débiles visuales, epilépticos, lesionados medulares, sordos y pacientes con trastornos diversos neuromotores. Los principios generales, se deberán adaptar a cada cuadro y cada caso.

Para aquellos que nacieron con alguna desventaja física, la visión del mundo, les puede resultar paradojal: tan cercano y tan lejano, de tan difícil acceso.

UN POCO DE HISTORIA Y ANTECEDENTES

Ocuparse de la sexualidad de las personas con problemas físicos especiales es muy nuevo. Fue cuidadosamente evitado a lo largo de la historia. Si ya, la sexualidad humana fue deformada, ocultada, combatida e ignorada, imaginemos lo que fue esta sexualidad, la de las personas con necesidades físicas especiales.

Los mitos y tabúes, arraigados en miles de años, tienen plena vigencia.

En toda sociedad, a éstos individuos se los hostilizó, marginó, ignoró y, como fue el caso de la Antigua Grecia, se los eliminó directamente. 

No nos olvidemos de la sentencia clásica "mente sana, en cuerpo sano".

GENERALIDADES

La imagen corporal, la autoimagen que tienen estas personas de sí mismas, coincide con la que posee la sociedad misma. Se sienten desfavorablemente diferentes, en un mundo donde se subraya que lo bueno, es bello, es ser joven, fuerte, apuesto, educado, limpio, contar con capacidades para tener un buen empleo, estar casado y tener hijos sanos.

Quienes carecen de estos requisitos, corren el riesgo de ser marginados. La opinión que posee la gente, influye en forma decisiva en la autopercepción de ese individuo y que las opiniones se expresan, no sólo a través del lenguaje hablado, sino también por las actitudes, las normas, los dichos y los servicios que se brindan a alguien. En los discursos, se habla permanentemente de la igualdad de las oportunidades, del respeto, de la normalización y la integración. La realidad, es muy diferente.

Con relación a la sexualidad, diríamos que hasta el advenimiento de la moderna sexología -finales del siglo XIX- se circunscribió al aspecto reproductivo. Todo aquello que se apartase de ese aspecto, era considerado pecaminoso. Es sabido que las actitudes represivas hacia la sexualidad, de la tradición occidental, se han aplicado en forma intensa a los minusválidos.

No es de extrañar entonces, que estas personas estén convencidos que no serán aceptados y se sienten incapacitados para poder tener una relación de intercambio con los demás.

Es muy llamativo que a estas personas se las trate como niños, independientemente de su edad cronológica. Esto alcanza no solo a los familiares directos, sino también a los profesionales y especialistas. Tanta ausencia de sexo en muchos casos, hace pensar sobre si es una elección o una imposición para los disminuidos físicos. Se los califica, etiqueta y considera, como menores de edad, consciente o inconscientemente como seres asexuados, dependientes, y, por lo tanto, incapaces de tomar decisiones. Toda esta concepción, "justifica" las medidas que se adoptan para garantizar su protección y control.

Es muy popular y está muy difundido, el concepto de integralidad. Prevención integral, tratamiento integral, rehabilitación integral, etc. Resulta oportuno señalar, que un individuo no puede conceptualizarse como tal, si le falta o se le amputa la sexualidad, sin importar la forma que la practique.

La gente común y corriente, se resiste a creer y a aceptar que estas personas puedan y deban ejercer su potencial eróticosexual, aunque existen señales de cambio en algunos sectores sociales, aunque el cambio de actitudes, demora.

Los familiares de las personas con dificultades físicas, observan con temor y preocupación, el desarrollo físico y sexual de los jóvenes. Hay muchas familias que permiten o facilitan la masturbación. Muchos de ellos, los llevan a tener relaciones con prostitutas, pero difícilmente permitan o faciliten otro tipo de encuentros eróticosexuales.

Contrastando con esto, veremos que la sexualidad de las mujeres es impedida o cortada de cuajo, debido a la existencia de miedo a que queden embarazadas. De allí la negativa a la expresión de la sexualidad.

MITOS SOBRE LA SEXUALIDAD DE LAS PERSONAS CON PROBLEMAS FÍSICOS

Es escasa la literatura científica sobre los minusválidos. Porque si es un problema aún la sexualidad general, pensemos lo que es la sexualidad de las personas con alguna deficiencia física. Es el tabú de los tabúes.

CUANDO NACE UNA PERSONA CON DEFICIENCIAS FÍSICAS

Cuando nace un niño con deficiencias físicas o mentales, los padres se sienten agredidos en su propia idealidad, en vista de que la criatura, no coincide con el proyecto de hijo que cada uno tuvo. El rechazo es la regla y la asimilación de este hecho puede llevar años, o incluso, no realizarse jamás.

En algunos casos, los padres tienden a culparse por tal descendencia, desarrollando, paralelamente, un sentimiento de vergüenza. Se ha comprobado que estos niños son poco tocados, poco besados, acariciados o manipulados.

Los miembros de estas familias se sienten acusados, marginalizados por el resto de la sociedad, porque lo que domina, es la afirmación que dice que las enfermedades de los hijos, en un gran número de ocasiones, son una especie de castigo por las faltas que alguno de los antecesores pudiera haber cometido. Además, se considera que la gravedad del padecimiento es proporcional a la magnitud del pecado.

Los padres, pero sobre todo las madres, se irán resignando en forma gradual para "cargar esta cruz o esta prueba".

Habitualmente, se toman estas decisiones en soledad, convencidas que "el niño es digno de lástima y compasión". Hay seguridad que no se obtendrán logros, porque "es un ser limitado".

No hay motivaciones en el resto de la población llamada "normal", en conocer sobre estas familias y estas personas. La información que posee, está llena de tabúes y prejuicios.

La sociedad en general, se resiste a aceptar que los minusválidos tengan sexualidad, hacerlo, abonaría y sembraría los cimientos sobre los que descansa su educación.

El disminuido, sobre todo el psíquico y el inválido motor, es considerado como un niño inocente, privado de sexualidad, con un cuerpo partido en dos mitades, que no puede tener ningún rendimiento sexual, suele ser juzgado de perverso, desinhibido, o con estímulos sexuales incontrolados.

CUANDO EL PROBLEMA ES ADQUIRIDO

El nivel de problemas sexuales, es considerado por todos, como el problema central de cualquier accidentado.

El derecho a tener sexualidad, no constituye un agravio, una inmoralidad o una depravación.

El miedo a ser incapaz de funcionar, y todas las otras preocupaciones acerca de las incapacidades físicas, ocasiona la mayoría de las preocupaciones de los enfermos, y no tanto la alteración en sí misma.

CIEGOS Y DÉBILES VISUALES

Los ciegos y débiles visuales, tienen aproximadamente, la misma sexualidad que los videntes. Lo que suele ocurrir, es que la entidad que causó la ceguera, por ejemplo la Diabetes o la Esclerosis Múltiple, sea la responsable de los problemas sexuales específicos.

EPILEPSIA

Hasta finales del siglo pasado, las personas pensaban que la epilepsia en muchos casos, era producto de masturbaciones excesivas.

Las dificultades más comunes, consisten en la limitación de la actividad erótica y por lo tanto, la tendencia a aislarse, temerosos del próximo ataque. Otro problema consiste en la acción de los medicamentos antiepilépticos, que pueden constituirse en fuentes de dificultades sexuales.

LESIONADOS MEDULARES

Hoy, lamentablemente, existe una franja de edad de jóvenes post-accidentes de moto o automóvil.

La presencia de erecciones reflejas, dentro de las cuatro a seis semanas, puede hacer pensar, equivocadamente, que la sexualidad no ha sido afectada. Las erecciones aquí, suelen ser reflejas o mecánicas.

Resulta de vital importancia, hablar sobre las verdaderas posibilidades de ejercicio de la sexualidad y no crear falsas expectativas.

En un gran número de pacientes, la capacidad reproductiva se conserva. En otros, por la disminución de la irrigación, se produce un significativo descenso de la cantidad y calidad de los espermatozoides. Un fenómeno relativamente frecuente, es la presencia de eyaculación retrógrada.

Las mujeres pueden tener disminuida la lubricación vaginal, cosa que se soluciona con lubricantes externos artificiales.

El coito puede dificultarse por la rigidez de los músculos, que se soluciona con medicamentos relajantes.

En algunos casos, el uso de sustancias vasoactivas en dosis pequeñas, ya que se trata de problemas neurológicos, puede ayudar a la obtención de actividad eréctil. La observación clínica y el seguimiento cuidadoso, deben ser la regla. La administración de sustancias vasoactivas intracavernosas, suele ser aplicada convenientemente, por la compañera del lesionado medular. Para ello, el profesional a cargo, deberá instruirla convenientemente.

La aparición del Citrato de Sildenafil, constituyó un avance importante en la medicación de tipo oral, para tratar los problemas eréctiles de los lesionados medulares. Se recomienda comenzar por dosis bajas, de 25 mg media hora o una hora antes de la relación sexual. Puede alternarse -nunca simultáneamente- con la administración intracavernosa.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam