Alcalde electo de Bonrepòs i Mirambell. En una semana será investido en el pleno, tras ser elegido en enero cuando estaba ingresado en el hospital.

Artículo publicado en ABC

EN LO UNICO QUE ME GANARÁ OTRO ALCALDE ES EN UNA CARRERA

Jesús RagaTiene 34 años, tetraplejia y el bastón de alcalde de la localidad valenciana de Bonrepos y Mirambell en su mano. La limitación física de Jesús Raga no ha condicionado sus ilusiones. Cuando hace siete años le llamaron para incorporarse al equipo de Gobierno de su pueblo estaba estudiando Administración y Dirección de Empresas por la Universidad a Distancia (UNED). Sólo puso una condición, ir de número dos de la entonces alcaldesa socialista Vicenta Bosch. Dicho y hecho. Jesús ha sido la mano derecha de Vicenta hasta hace cuatro meses cuando la primera edil falleció por un cáncer.

Es la cara opuesta a Ramón Sampedro, el gallego tetrapléjico que en 1998 murió con ayuda de su amiga Ramona Maneiro. Jesús no perdió la ilusión por vivir cuando a los 15 años tuvo un accidente de tráfico que le dejó tetrapléjico. «Me golpeé con el asiento delantero del coche y sólo me hice una moradura en la frente», relata a, pero lo que en principio parecía un simple moratón acabó en una silla de ruedas.

Asegura que en los últimos 19 años, gracias al respaldo de sus padres, ha podido hacer «muchas cosas». Y tanto le han apoyado que el próximo sábado 17 de abril será investido alcalde de Bonrepos y Mirambell, una localidad pequeñita de poco más de 3.000 habitantes, que se está haciendo famosa gracias a la peculiaridad de su primer edil. Pero la ambición política de Jesús se queda en su pueblo. «No pienso en una carrera política más allá de ser alcalde de mi pueblo, que ya es bastante», asegura.

«La vida sólo pasa una vez» No sabe con exactitud si es el primer alcalde tetrapléjico de España, aunque sí el primero con un nivel de lesión tan grave como el suyo. «Ojalá a raíz de la noticia saliesen otros casos como el mío. Eso sería un síntoma de que es más normal de lo que parece».
En el Ayuntamiento, él pone la cabeza, pero sus pies y sus manos son su equipo de Gobierno, para el que sólo tiene buenas palabras. «Estamos muy unidos», presume. Para facilitarle la tarea, su padre, otro de sus pilares, le ha diseñado un palito largo con una goma al final que le permite teclear en el ordenador con la boca.

Se siente muy seguro de su capacidad para gobernar, por eso cuando se le pregunta qué le diferenciaría de otro alcalde con plena movilidad asegura muy resulto: «La única diferencia que veo es que me ganaría en una carrera».

De lo único que se queja durante la entrevista es de la escasez de la ayuda que recibe por dependencia. «Si no fuera por el respaldo económico de mis padres no me daría para vivir», critica Jesús, que además lanza un mensaje para otras personas que, como él, sufran una lesión que les limita la movilidad: «Lamentarse y quedarse en casa no sirve de nada, es una vida insulsa. Si te gusta leer, lee; si te gusta escribir, escribe; si te gusta pintar, pinta; pero ¡haz algo!. Hay que divertirse lo máximo posible la vida sólo pasa una vez».

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam