Entrevista realizada por Blanca Abella a PURIFICACIÓN CAUSAPIÉ, secretaria de igualdad del partido socialista y publicado en CERMI semanal.

La invisibilidad de las mujeres con discapacidad las ha mantenido en una situación de discriminación frente a la violencia de género

La igualdad no es más que la participación por igual en la sociedad, el mismo acceso a los derechos políticos, sociales y económicos. Purificación Causapié así lo cree y para ello trabaja. Además, reconoce que ese derecho no ha estado garantizado y no lo está todavía en el caso de las mujeres con discapacidad en muchos ámbitos, como en la violencia de género, entre otras cosas por puro desconocimiento, por la invisibilidad de este sector de la sociedad. El reto de futuro es lograr la autonomía de las mujeres con discapacidad y garantizar su derecho a tomar sus propias decisiones.

¿Conoce a mujeres con discapacidad?, ¿qué le han enseñado o qué ha descubierto en el trato con ellas?

Purificacion Causapie
PURIFICACIÓN CAUSAPIÉ

Las mujeres con discapacidad han vivido una vida muy difícil y en muchos casos les ha hecho muy fuertes y valientes, con gran capacidad de luchar por su vida y por el conjunto de la sociedad, pero también la realidad de las mujeres con discapacidad es muy difícil y muy desconocida para el resto de la población, para el resto de mujeres incluso. Las mujeres con discapacidad en este país han tenido problemas desde el acceso a la educación, a la salud, al empleo... y hasta que la gente no habla con ellas y ve sus dificultades no se conoce bien. Y lo digo por experiencia, porque a veces hemos intentado promover encuentros entre mujeres socialistas y feministas con grupos de mujeres con discapacidad y siempre ha sido una experiencia muy rica y muy importante y sobre todo nosotras hemos aprendido de la vida y dificultades de las mujeres con discapacidad porque nos las han contado ellas mismas.

De hecho, ellas siempre han manifestado que la mujer con discapacidad a menudo ha sido muy ignorada por los suyos, es decir tanto por los colectivos de mujer, como por los de discapacidad.

Es verdad. Las políticas dirigidas a las mujeres en general en muchos casos no tuvieron en cuenta la realidad de las mujeres con discapacidad. Y luego, a veces, se producen también situaciones de discriminación dentro de los propios grupos. Básicamente es por desconocimiento, pero poco a poco las mujeres con discapacidad se fueron incorporando al movimiento feminista. Yo recuerdo hace ya años a las mujeres de la CNSE, y las mujeres que se han ido incorporando ahora del entorno del CERMI. Y eso es muy importante y muy rico también para el movimiento feminista, y para las políticas de igualdad, que son más efectivas al tener en cuenta esa diversidad y esa realidad de las mujeres con discapacidad.

Desde su actual responsabilidad y anteriormente al frente del Imserso ha mantenido un contacto directo con el CERMI y ahora, especialmente con las mujeres del CERMI ¿cuál es a día de hoy su trabajo en relación a la mujer con discapacidad?

Actualmente hemos hecho el trabajo de incorporar al debate sobre las políticas de igualdad de la conferencia política del PSOE, con reuniones importantes con las mujeres con discapacidad, esa perspectiva para que la política de igualdad del partido socialista, la estrategia de igualdad tenga en cuenta a las mujeres con discapacidad, a las personas con discapacidad en general, pero de manera específica a las mujeres; tanto en la reflexión sobre la desigualdad que en este momento viven como en las políticas que tenemos que poner en marcha para garantizar esa igualdad efectiva y esa calidad de vida de las mujeres con discapacidad. 

¿Cree que las reclamaciones de la mujer con discapacidad difieren mucho de las del resto?

No creo que difieran mucho, pero sí tienen sus especificidades. Las mujeres con discapacidad lo que creo que quieren y a lo que tienen derecho es a tener una vida autónoma, decidir sobre su vida, básicamente. Y eso se obtiene en este momento tendiendo empleo, para la autonomía económica, se obtiene con el derecho y la posibilidad de acceder a la sanidad pública, a los servicios sociales públicos, a los derechos sociales, políticos y culturales, como el resto de la población. Es verdad que hay una singularidad, y es que las mujeres con discapacidad necesitan un elemento que para mí es básico en el debate sobre la discapacidad, que es la accesibilidad, algo que muchas veces el resto de las mujeres no lo tienen en cuenta porque no lo necesitan por igual.  El hecho de que no haya accesibilidad por ejemplo en los servicios de salud provoca que las mujeres con discapacidad no puedan acceder al derecho a la salud. Es decir, hay elementos adicionales pero al final, lo que reclaman el conjunto de las mujeres y a lo que tienen derecho las mujeres con discapacidad es a decidir sobre su propia vida y el derecho a la participación social, política y económica en condiciones de igualdad.

Quizás el problema es que las mujeres con discapacidad parten de una realidad más difícil, de la doble discriminación a la que se enfrentan a diario.

Sí porque ellas tienen más dificultades, han tenido dificultades en la educación básica, en la formación, y tienen muchas dificultades para acceder al empleo, no sólo por esas carencias de formación porque en ocasiones incluso con formación tienen dificultades para acceder al empleo porque todavía las empresas en este país tienen muchos prejuicios sobre lo que puede hacer una persona con discapacidad, y eso afecta y las discriminan en el empleo. Pero también hay que hacer un esfuerzo por ejemplo en la adaptación en los puestos de trabajo, y también hay que tener en cuenta la propia discriminación que sufren las mujeres. Todo esto hace muy difícil el acceso al empleo y que las tasas de empleo de las mujeres con discapacidad sean muy bajas, y esto actúa en su contra más allá de lo que la discriminación afecta al conjunto de las mujeres.

Y hay otros debates muy importantes que plantear, como el derecho sexual y reproductivo o la lucha contra la violencia hacia la mujer con discapacidad. Las mujeres con discapacidad son muy vulnerables ante una situación de violencia porque todas las personas que tienen menos autonomía económica, incluso física, tienen más dificultades, y por lo tanto, todas las políticas dirigidas a combatir la violencia de género tienen que tener en cuenta esa perspectiva de la discapacidad, desde las campañas de prevención, de información, los servicios que deben ser accesibles, los recursos necesarios para salir de una situación de violencia... todos los operadores tienen que conocer la realidad de la discapacidad. Ahí hay que hacer una actuación muy específica dirigida a las mujeres con discapacidad para combatir la violencia de género y el problema es que muchas veces no se ha hecho o no se hace por esa invisibilidad de las mujeres con discapacidad. Eso ha hecho que no se las tenga en cuenta y se las haya mantenido en una situación de discriminación y de más dificultad de ejercer un derecho, el derecho de todas las mujeres a tener recursos y servicios frente a la violencia de género.

De hecho en esos temas destaca la labor del CERMI en los últimos años, especialmente de sus mujeres, haciendo un llamamiento a la visibilidad de la mujer con discapacidad y sus derechos, como usted sabrá.

La labor del CERMI en todo el ámbito de la discapacidad ha sido importantísima, tanto para reivindicar los derechos, para hacerles visibles, como para la gestión de servicios muy especializados, que también es necesario. Y en el caso de las mujeres sin duda es muy importante el papel que está haciendo ahora mismo el CERMI y cómo está incorporando el debate del género en todas las actuaciones y perspectivas, en sus políticas dirigidas a la visibilidad de las personas con discapacidad y evitar la discriminación. Y en el caso de la mujer con discapacidad, para nosotros es muy importante el trabajo que hace el CERMI y estamos colaborando porque sabemos que tenemos que escuchar al CERMI y a las mujeres del CERMI, para aprender, para conocer realmente sus necesidades y transformarlas en iniciativas políticas, que en este momento el PSOE también está llevando al Parlamento. Hemos presentado a partir de ese encuentro, esa colaboración y ese diálogo, iniciativas políticas para mejorar las políticas dirigidas a las mujeres con discapacidad ante el empleo, en el medio rural o para combatir la violencia de género. Todo eso es gracias a ese aprendizaje mutuo, ese diálogo y esa colaboración con el CERMI.

¿Cómo valora el caso de Ángela Bachiller, la mujer con discapacidad intelectual que ha ocupado una concejalía en León?

Sin duda es un hecho muy positivo que veamos con normalidad que las personas con discapacidad, y con discapacidad intelectual que creo que tiene un elemento de mayor discriminación en nuestra sociedad, participen con normalidad en ese proceso y sobre todo que esta sociedad entienda que las personas con discapacidad intelectual pueden aportar mucho y están aportando mucho a la sociedad en todos los niveles, y hacen un trabajo para el conjunto de la sociedad y es un trabajo importante, como el que hacen otras personas. Es muy importante que este proceso se vea con normalidad y es más, creo que tenemos que hacer un esfuerzo desde los partidos políticos para incorporar mucho más a las personas con discapacidad a la vida política, la de los partidos y la de las instituciones, y para incorporarles también en puestos de decisión y responsabilidad. Es un tema que tenemos que afrontar los partidos políticos y dar respuesta a esto.

¿Cuál cree que es el principal problema o la mayor discriminación que debe afrontar la mujer con discapacidad cada día?

Creo que las dificultades para acceder al empleo son fundamentales y hay que hacer un esfuerzo para garantizar el empleo porque supone que las mujeres con discapacidad participen con normalidad y además puedan desarrollar una vida autónoma, con otros apoyos, como los que da el cumplimiento efectivo de la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, que debería dar esos apoyos en la parte de autonomía personal. Por lo tanto, creo que tenemos que hacer un esfuerzo y trabajar por la igualdad en el empleo de las mujeres con discapacidad. Además de otras cuestiones, como los derechos sexuales y reproductivos donde creo que hay que avanzar mucho más en la imagen social que se tiene sobre las mujeres con discapacidad, que tienen derechos a decidir por ejemplo sobre su maternidad, sobre si son madres o no lo son, y es un derecho que tienen y esta sociedad tienen que garantizarles. Hay muchos retos por delante, pero básicamente tienen que ver con su autonomía y con el derecho que tienen a decidir su vida, como el resto de las personas.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam