Este artículo fue originalmente publicado en la revista norteamericana ASYLUM

NoM4D, EL JUGADOR PROFESIONAL CON DIVERSIDAD FUNCIONAL CAPAZ DE GANARTE JUGANDO CON LA BARBILLA Y LO LABIOS

Randy FitzgeraldEn la página especializada estadounidense Asylum  le dedicaban un interesante artículo a Randy Fitzgerald, alias ‘NoM4D’, un treintañero residente en Iowa que sufre una enfermedad llamada Artrogriposis que le tiene postrado en una silla de ruedas y paralizado de cuello para abajo prácticamente desde que nació. Pero sus evidentes limitaciones jamás han detenido las ambiciones de Randy que ahora vive profesionalmente de participar en torneos de juegos y también colabora activamente en el desarrollo de éstos.

Todo empezó cuando Randy tenía tres años. Una tarde su padre le llevó a la bolera y, al ver que su hijo no dejaba de observar una máquina recreativa de Pacman, decidió improvisar una adaptación que, a buen seguro, Randy todavía agradece: arrastró un par de metros una máquina de Pinball sobre la que colocó boca abajo al chaval, de modo que su barbilla alcanzara el joystick de la recreativa.

Dicen que los presentes no pudieron ocultar su asombro al ver que aquel niño impedido con las articulaciones contracturadas vencía nivel tras nivel a los fantasmas que se le ponían por delante. ' La primera vez que probé un videojuego fue también la primera vez que pude tener control real sobre algo', afirma Randy. ' Fue mi primer atisbo real de independencia. Hey, esto es algo que puedo hacer yo solo. No necesito que mamá, a papá o mis hermanos se sienten aquí para ayudarme'.

Y así lo hizo durante los siguientes años de su vida, jugando con cada nuevo sistema que iba saliendo al mercado. Atari, Nintendo NES, Sega Mega Drive, Super Nintendo, Sega Saturn, PlasyStation… No importaba cómo, Randy siempre conseguía adaptar sus limitadísimas capacidades motrices para hacerse con el control de los juegos, que a su vez también iban evolucionando (el joystick, la cruceta, el stick analógico…) poniendo a prueba su pericia, y hasta convertirse en un habilidoso y temible rival.

Con la llegada del ‘multijugador online’, Randy empezó a hacerse un nombre entre los círculos de jugadores profesionales, y a muchos de sus oponentes les costaba creer que alguien les estaba ganando una y otra vez utilizando sólo la barbilla y los labios. En 2007, su fama llegó a oídos de los organizadores de torneos y sus sponsors, y empezaron a llegarle invitaciones para asistir a campeonatos nacionales en los que participó con su antiguo clan H20 quedando en muy buenas posiciones. Luego empezó a participar en otros proyectos, manteniendo blogs en Xbox Live de Microsoft, la ESPN o incluso la CNN y asistiendo a convenciones internacionales de videojuegos como el E3 de Los Ángeles.

Sin embargo, Randy tiene motivos para quejarse.

Los videojuegos están virando hacia formas de control más físicas (Wii, Project Natal, PlayStation Move…) e incluso algo tan sencillo como permitir las personalización de los controles, algo que tradicionalmente incluían todos los juegos, han empezado a desaparecer de los menús de opciones. Algunas compañías fabricantes de periféricos están colaborando con él para desarrollar controles adaptados, pero en múltiples ocasiones Randy dice hallarse impotente cuando debe retirarse de un torneo porque el controlador que le ofrecen no le permite jugar a niveles competitivos.

En una industria culturalmente marginal como los videojuegos, en la que ya es difícil llamar la atención de los medios por algo que no responda a lo morboso y lo negativo, aún lo es más hacer un llamamiento para concienciar a las desarrolladoras y distribuidoras sobre lo importante de la accesibilidad en los videojuegos, un tema que deberá tratarse muy seriamente tarde o temprano.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam