Se llama Luis Fernando Criado Navarro
y es de
Ciudad Real

Nos envía su experiencia
después del accidente
laboral que lo ha incapacitado físicamente
y lo acompaña con:

CARTA AL PRESIDENTE DEL GOBIERNO SR. ZAPATERO

CARTA AL DEFENSOR DEL PUEBLO

Volver a
REFLEXIONES SOBRE MI VIDA

REFLEXIONES SOBRE MI VIDA

Quiero mostrar o intentarlo, al menos, como es la realidad del día a día de un discapacitado, con minusvalías valoradas a la baja. ¿Por qué se valora a la baja? Nadie sabe explicarlo. Se valora según un baremo que alguien, en su día, rodeado de unos cuantos..., que por supuesto no son minusválidos, y que la vida les ha deparado un día a día fabuloso, con lujos de todo tipo y unos ingresos de vértigo. Vivimos en la sociedad de, 'cada uno a lo suyo' y 'a los demás que les den...', 'que se busquen la vida'. Es curioso pero es así. Tienes que demostrar en todo momento que estás peor de lo que estás porque si no, te valoran muy a la baja, y no saben el daño que te pueden causar, a ti y a tu familia. Para algunos significa cobrar la mitad de lo que sería justo que cobraran. Esto es algo que tiene que cambiar. ¿Por qué dan un 33% con cualquier simpleza que tengas, y es muy difícil, casi imposible que te den más del 65%? ¿Por qué es tan difícil?, Pues porque una vez pasado el listón del 65%, la invalidez es absoluta, y se tiene el derecho de cobrar el 100% del último año trabajado.

Mi primera valoración, siempre a la baja, fue de un 83%. Me eché a llorar cuando el documento estuvo en mi mano. ¿Significaba acaso, que mi cuerpo estaba K.O. en un 83%? O ¿Quizás significaba que mi cuerpo solo tenía un 17% de actividad? Fuera como fuera, a mí me impresionaba el número. Era una cifra alta, muy alta, y eso que era a la baja. ¿Que valoración hubiera tenido de ser valorado como tiene que ser, con justicia y con rigor, quizás un 90%? ¡Madre mía, que barbaridad..., que susto!

Ahora me encuentro en la situación de que he pasado manos a la obra, y ya no me voy a callar a nada ni ante nadie. Esa va a ser mi política a partir de ahora. Voy a luchar por lo que considero justo, por la admisión por parte del comité evaluador, que necesito ayuda de tercera persona. ¿Es tan difícil justificar que necesitas ayuda de alguien para, comer, vestirte, o para ducharse? ¿Cómo se demuestra esto? ¿Que tipos de factores sociales tienes que tener para que sea admitida esa simple frase, "necesita ayuda de tercera persona?" ¿Qué tipos de lesiones hay que sufrir, para que te sea reconocida esta ayuda? ¡No tengo ni idea! ¡No sé que criterio siguen a la hora de valorar a alguien que necesita o no ayuda para ciertas cosas!

Si la ley está mal diseñada, mal hecha o es perjudicial para el colectivo minusválido debe ser cambiada. ¡Ser minusválido no es  ningún privilegio! ¡Muy al contrario, una persona discapacitada es una persona que tiene unos límites en sus acciones, y que debe ser ayudado socialmente, con el simple baremo de la justicia, de la situación de esa persona, y del grado de lesiones que padezca! Un accidente de coche puede dejar a una persona discapacitada, con sus múltiples secuelas, pero un accidentado de moto, probablemente, quedará en peor situación que uno de coche. Eso es muy sencillo de entender. Al médico que me reconoció, el otro día, por cierto que de educación andaba muy raspado, por no decir raspado del todo. ¿Hay que ser desagradable para ejercer un trabajo como éste? ¿Hay que tratar a las personas mal para que se sientan indefensas, o simplemente para que se sientan mal o distintas? ¡Señores, hay que tener educación ¡ Cuando alguien acude a sus instalaciones no creo que sea para pasar el  rato! ¡Quien acude a sus instalaciones es una persona normal y corriente pero con problemas, problemas que en el peor de los casos  solos no pueden afrontar, y por eso acuden a un lugar donde se supone que le pueden ayudar! Pero la realidad es otra mucho más diferente. A quien acude a sus instalaciones les tratan mal, con desprecio, quizás con algo de asco, porque acuden personas que no tienen medios para lavarse medianamente. A esas personas hay que ofrecerles lo mejor que se les pueda ofrecer, si en realidad necesitan ayuda, y no escatimar ningún medio para que se integren a esta sociedad tan egoísta y desesperante.

Ahora la calificación que  me han otorgado ha sido del 71%. Han cambiado los baremos sí, y hasta casi me mandan a trabajar. Es para echarme a reír, o a llorar según como te lo mires. Es, ridículamente creíble... Quien ha diseñado esos baremos nuevos que otorgan un 71% a una persona rota, con múltiples fracturas, en brazo izquierdo (brazo rígido, codo rígido por inmovilización), pie izquierdo (literalmente machacado, destrozado, con mal riego sanguíneo, y aspecto oscuro), con dolores nerviosos que no se quitan con ningún analgésico existente, que necesita de morfina para que los dolores desaparezcan, que a cada paso que da un calambre de alta intensidad, le anuncia que no puede caminar, con 4 vértebras destrozadas, aplastamiento de sacro, y restos óseos deambulando por la  columna vertebral, con un traumatismo cráneo-encefálico grave, que está dejando con el paso del tiempo múltiples secuelas como, fuertes dolores de cabeza, aturdimiento, comportamiento infantil, miedos, visión descentrada, imposibilidad de leer libros, revistas etc, alucinaciones, cambios bruscos de humor, de la risa al llanto solo hay un segundo, con la pelvis desplazada más de 6 cms (una pierna 6 cms más larga que otra), con fuertes dolores lumbares al andar y sentarse, con unos glúteos sin musculatura alguna (solo pellejo), que se ponen en carne viva cuando las horas pasan y no se hacen cambios posturales, con una personalidad difícil, sin recuerdos, iniciando una nueva vida con muchas limitaciones...Podría escribir la Biblia en verso, pero creo que parecería mentira, aunque lo malo es que es cierto y que esa persona existe, y que su vida está rota, sus dolores no le dejan vivir. Que ha sido aconsejado por 3 otorrinos que se haga la traqueotomía de por vida, que padece un alto riesgo de sufrir un ahogamiento, porque estuvo entubado 32 días, nadie daba nada por su vida, todos pensaban que acabaría muriendo y le destrozaron las cuerdas vocales, las tiene totalmente paralizadas, que necesita una media de 4 horas de vapor, para ablandar la mucosidad que se deposita en la glotis, cerrando algunas veces ésta y padeciendo un episodio de ahogamiento. ¡Que más quieren que les explique! Les puedo explicar que soy impotente por las lesiones que tengo en las vértebras y la lesión del nervio poplíteo externo, ya no tengo vida sexual, me excito como todo el mundo, pero no obtengo respuesta.

Un día cualquiera en mi vida actual: Me levanto sobre las 7,00 horas. Poner el pie en el suelo es imposible, los calambres me lo impiden. Como puedo, con las muletas, me desplazo al cuarto de baño, espero a que mi esposa tenga un momento para ayudarme en la ducha. Me preparo la ropa y espero a que mi esposa pueda ayudarme a vestirme. Poco a poco el pie sacude menos calambrazos, y con el paso de 1 hora, más o menos, según los días y el tiempo, me desplazo hasta el comedor de mi casa que se ha convertido en mi despacho, mi habitación, el lugar donde paso casi todo el día. A veces, me desplazo a la cocina en mi sillón de ruedas y ayudo a hacer la comida, siempre y cuando todo me lo hayan dejado a mano. Me voy a dar una vuelta al campo con mis perros,  camino unos 400 mts, y llego a casa sudando, empapado en sudor y extenuado. Mi ordenador es mi mayor entretenimiento. Con él me comunico, hablo, escribo, critico, denuncio, me informo . No sé que sería de mi vida sin Internet...¡qué haría todo el día!  Después de comer me echo en la cama a descansar, un par de horas. Posteriormente a la siesta, bajo al comedor, como puedo, y sigo trabajando en Internet, aprendiendo cada día algo nuevo, hasta las 10 de la noche en que me retiro hasta el próximo día. ¡Este es un día normal en mi vida desde hace 4 años! ¡Es envidiable, ¿verdad que sí?, cuántos privilegios tengo... Lo dejaría todo por volver a ser el que era hace 4 años, una persona que trabajaba y estaba bien. .......Baremos?..¡¿Para que sirven los baremos!, ¿ No sería más justo estudiar los casos de minusvalías por accidente, uno a uno? No creo que existan dos iguales que se puedan baremar de la misma manera. Puede ser que coincida con algún  compañero en la puntuación, pero seguro que ese compañero no tiene la mitad de dolores que padezco a diario. No es el dolor una enfermedad invalidante. ¿Quién puede trabajar con un fuerte dolor? ¡Nadie! El grado de dolor de una persona se mide por todas las acciones y los tratamientos que ha seguido. Estuve en la Clínica del Dolor del Pilar de Barcelona. Allí estuve asistiendo durante 6 meses, 1 vez por semana. Me preparaban auténticos cócteles de pastillas. Lo único que consiguieron es que estuviera dormido todo el día. Probaron con todo tipo de sustancias, pero ninguna calmaba esos calambres insoportables que padezco. El siguiente paso fue que deje de ir a la Clínica, total era una pérdida de tiempo y un esfuerzo en vano. Porque la palabra esfuerzo solo la conocemos personas, que como yo, han quedado en una situación muy invalidante. El esfuerzo es una constante en nuestras vidas.

Juzguen Uds. mismos el grado de minusvalía que me corresponde. Apliquen los criterios que tengan que aplicar. Califiquen, en justicia, el estado real del paciente. Sea cual sea el resultado, nunca puede aproximarse al 71%, lo tiene que rebasar en muchos puntos. Un saludo.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam