Entrevista realizada por Gonzalo Rivas y Toñi Vargas, publicada en el numero 41 de la revista VADO (Noviembre.2008)

ENTREVISTA REALIZADA A ROBERTO PÉREZ TOLEDO

PREGUNTA: Cómo dice en su biofilmografía, creció más atento del cine que de su discapacidad, ¿cómo lo consiguió?

RESPUESTA: Supongo que ha sido algo natural, desde pequeño me ha apasionado el cine y tuve muy claro que quería dedicarme a dirigir historias. He sido más conciente de mi atrofia cuando las escaleras de los cines de mi isla de Lanzarote me impedían ir al cine cuando quería. Tenía que contar con mi padre para que me ayudara. Evidentemente he sido consciente de que tengo una enfermedad que degeneró a los 14 años y que durante años pude andar, pero era un niño muy débil. Eso siempre ha formado parte de mi vida, no he vivido de espaldas a mi atrofia.

Pero me ha venido muy bien tener las metas claras desde muy joven, ser muy ambicioso y no permitir que nadie me diga lo que puedo o no hacer. También me ha ayudado tener la autoestima alta en ese sentido, independientemente, de que después surjan muchas inseguridades y dudas.

PREGUNTA: ¿Cómo logró salir de su isla, en sentido literal y psicológico? ¿Qué le costó más, adaptarse a vivir fuera de su casa o que lo trataran con normalidad?

RESPUESTA: Con 18 años me fui a estudiar a Salamanca. Lejos de mis padres, pensaba que me iba a costar más, pero me adapté perfectamente. De hecho, ahora vivo solo en Madrid y no tengo ningún problema. Cuando llegué a Salamanca lo que más me preocupaba era el frío, tener que abrigarme, más que la propia sensación de soledad.

PREGUNTA: La protagonista de su corto ‘Vuelco’ es una mujer sorda, ¿por qué eligió a alguien con esta discapacidad sensorial y no física?

RESPUESTA.: Quería contar una parábola sobre la incomunicación, sobre las cosas que no decimos, de lo que no escuchan los demás. Desde el germen de la idea, la chica tenía que ser sorda. Lo que hice fue mostrar una metáfora sobre los silencios que comunican y las palabras que, aparentemente, todo el mundo entiende y no hablan realmente de lo que sentimos. También es un homenaje a la adolescencia, a los primeros sentimientos. La historia me pedía que el personaje femenino, que es el que no escucha a muchos niveles lo que el coprotagonista quiere decir, fuera así. Escribí un guión en el que la información básica que tenía que tener el espectador-oyente estuviera expresada en las respuestas que él le daba a ella. Mucha gente me pregunta que por qué no subtitulo lo que ella dice, pero no es necesario para entender lo que quiero contarle al espectador. Creo que queda muy clara esa información.

PREGUNTA: En sus próximos trabajos, ¿piensa continuar contando con actores con discapacidad? o ¿tratar temas referentes
a la discapacidad?

RESPUESTA: ‘Vuelco’ es mi noveno corto y el primero en el que aparece la discapacidad. No me gusta imponerme los temas, ni decir tengo que hablar de esto o de aquello. Lo que sí tengo es mucha experiencia que me gustaría contar al público. Ahora tengo un proyecto que espero que rompa muchos mitos, tabúes. Es algo que deseo hacer, me estimula como director aunque no me lo 'autoimpongo' porque cuando me pongo delante del ordenador muchas veces no sé de donde vienen las historias sobre las que escribo. A veces reflexiono después de escribir. La historia es más rica cuando surge de manera
natural, normalizada, cuando llega al espectador de manera limpia y sin dobles sentidos.

PREGUNTA: ¿Cómo le ha tratado el mundo del cine? ¿ha influido su discapacidad?

RESPUESTA: Ahora empiezo a darme cuenta de que la gente sabe que voy en silla de ruedas. Pero cuando acudía a festivales o a recoger algún premio les sorprendía que fuera en silla. Asumo la sorpresa de la gente. En ningún momento he sentido rechazo, si acaso suspicacia o curiosidad a priori, que en cuanto empieza el corto, queda acallada.

PREGUNTA: ¿El panorama es igualmente difícil para todos?

RESPUESTA: Es complicado para todos. Sin embargo, lo voy a intentar por todos los medios. Este corto empieza a dar frutos, pero es producto del trabajo previo y de los años que llevo desde que acabé la carrera. De momento, voy a seguir trabajando con la misma productora para hacer el largometraje.

PREGUNTA: ¿Qué le dirías a los que quieran dedicarse a esto?

RESPUESTA: Que lo hagan y que no atiendan a nadie que se le ocurra decir que no eres capaz. Después de estudiar la carrera de Comunicación Audiovisual me matriculé en una escuela de cine en Madrid para completar los estudios. Recuerdo que llamé a varias para comprobar la accesibilidad de sus instalaciones.

En concreto, en una de ellas el señor que me atendió, en vez de informarme sobre si estaba adaptada, se permitió opinar sobre si yo podía ser director de cine. Es algo que no consiento a nadie. No escucho a nadie. Mi trabajo es fruto de lo que quiero hacer, te gustará más o menos. Lo que está claro es que este oficio es desde el punto de vista de la dirección y creación muy complicado, muy duro. Al principio, el trabajo no me ha dado más beneficios que ganar un premio en un festival. Es difícil conseguir grandes ingresos con un corto pero es la apuesta que tienes que hacer antes de sumergirte en cosas mayores. Por eso hay que desearlo muchísimo, tienes que sentir que no puedes dedicarte a otra cosa. A veces cuando no consigo algo siento el deseo de querer hacer otras, de poder ser feliz haciendo lo que te complique la vida muchos menos, pero sé que no puedo y no tengo más remedio que seguir.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam