Se llama LEONOR LEÓN CEDEÑO y vive en Ecuador
Estudia, trabaja y es todo un ejemplo de pundonor por lo que queremos, a través de nuestra página dar a conocer su historia
.

RONLEO

A los 5 añosDesde pequeña fui extrovertida, espontánea, optimista, creyente, sincera pero ahora y más que nunca realista, cualidades que me han ayudado mucho en mi nueva vida.

Estudio desde los 5 años y creo ser mejor alumna que maestra, je je je, a los 12 perdí a mi padre, hasta entonces creía que las personas eran incapaces de lastimar, pero la realidad era otra, sin embargo aprendí que a pesar de todo lo material que desde entonces me faltó, seguía siendo la niña de los ojos de mi madre y de Dios, por ello desde entonces intento que ninguna experiencia por mala que sea, cambie lo mejor de mí y lo que mi padre me enseñó: a confiar en la gente, a realizar cualquier actividad de la mejor forma, a no esperar recompensa, a cuidar de mi familia como de mi, a ser honesta con todos pero en especial conmigo misma, y sobre todo a luchar por lo que se quiere.

ActualmenteEn Marzo de 1995 tuve un accidente de tránsito (volcamiento), desde entonces soy Tetrapléjica, en aquel tiempo parecía que todo era una pérdida, perdía mi trabajo, mis estudios, mis amigos, mi ropa (no podía ponerme lo que quería sino lo que me cabía), por si fuera poco también mi ansiada independencia, no solo la capacidad de ir aquí o allá cuando quisiera, sino la privacidad de mis necesidades básicas. Pase 6 meses en el hospital y parecieron años, mi madre y mis hermanos fueron el eje para luchar por mi vida, pensé que cuando volviera a casa toda esa pesadilla terminaría, pero no fue así, todo comenzaba, ni mi cachorra me reconocía era todo tan extraño, hasta mi propio cuerpo, mi madre se accidentó conmigo y a pesar de ello, se olvido de sí para ayudarme, pues la rehabilitación fui durísima, por eso digo que mi madre me doy la vida 2 veces.

Todavía ahora y gracias a Dios, tengo limitaciones físicas, sí, necesito ayuda diariamente, sí, pero sigo viva y con ganas de luchar.

En los días difíciles rezo siempre esta frase: "Señor hazme más fuerte que mi adversidad".

Mis días empiezan a la 7h00 por lo general, mi madre se va a su trabajo, no sin antes dejarme preparado mi desayuno y almuerzo, pues por razones económicas, desde hace más de 4 años no tengo quien me asista. Sin embargo, la soledad me ha permitido cultivar cualidades que antes no tenía como la paciencia y como la necesidad es la madre del ingenio, he desarrollado algunas destrezas que me permiten gozar de cierta independencia. TrabajandoSiempre hay algo que estudiar, preparar, revisar, aunque si no lo hay trato igual de mantenerme ocupada, o planificando mis sueños y aspiraciones. La computadora sin duda ha sido una gran aliada para poder realizar cosas, para poder estudiar, para poder relacionarme y sobre todo en mi caso para poder trabajar y aspirar metas cada día más altas.

Mantener un buen estado de ánimo, a pesar que mi salud se quebranta con frecuencia, y conservar mi espíritu siempre optimista, a pesar de los problemas diarios e inesperados, creo son el resultado de mi fé, de mi personalidad, de toda la gente buena que gracias a Dios conozco a diario, del ejemplo constante de valor y sacrificio que me brinda mi madre. Tengo una firme convicción que la vida no es una carrera de rapidez sino de perseverancia, que se debe ser cauteloso en estos tiempos sí, pero no por ello perder la confianza en la humanidad.

Muchos conocidos piensan que hago mucho, a mi siempre me parece poco, pero lo importante es que trato de hacer lo que puedo con mucho cariño, buena voluntad y esmero. Rezo por cada cosa que emprendo, por las que no puedo realizar y además pido a Dios valor para aceptar lo que me toque vivir a diario.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam