Marta Valencia es miembro de la comisión de la mujer del CERMI ESTATAL.

Entrevista realizada por Beatriz Sancho para CERMI SEMANAL


SOMOS NOSOTRAS LAS QUE SABEMOS NUESTRAS NECESIDADES Y TENEMOS QUE CONSEGUIR QUE NADIE HABLE POR NOSOTRAS

Mujer de ánimo reivindicativo, de voz fuerte, no por el tono, sino por su querencia de exaltar las necesidades de las mujeres con discapacidad y de que nadie hable por sus bocas. Ella habla por la suya. Se la escucha alto. Y claro. Preside COCEMFE Aragón, la Comisión de la Mujer del CERMI aragonés y es miembro de la del CERMI Estatal desde 2005. También está en la ejecutiva de COCEMFE Estatal. Lo más importante, ese empeño tan esmeradamente empecinado de que las mujeres con discapacidad agarren sus bridas, decidan por sí mismas y, proactivamente, participen. Pero lean, lean todo lo que puede hacer una mujer con discapacidad formada y empoderada. Y, por favor, tomen nota.

¿Qué situaciones nos han llevado a la imperiosa y justa necesidad de dar visibilidad con urgencia a las mujeres con discapacidad?

Marta Valencia
Marta Valencia

Por un lado, situaciones de pobreza y violencia detectadas y, por otro, que algunas encuestas revelan que las mujeres con discapacidad no somos activas en la sociedad. No hay participación. Desde los años noventa, cuando comienzan a verse las situaciones en las que se encuentra la mujer con discapacidad como su falta de formación, institucionalización, que no salen de casa o su falta de derechos de salud y reproductivos, entre otras,  es cuando comienzan los movimientos de mujer con discapacidad junto con mujeres activistas para dar visibilidad a la situación de la mujer con discapacidad.

¿Cuál sería la fórmula más eficaz para conseguir el empoderamiento y la capacitación de la mujer con discapacidad?

La propia situación de las mujeres con discapacidad que se ha detectado ha provocado que tengan una percepción negativa de sí mismas. Por lo que es necesario que la mujer con discapacidad se dote de recursos para poder desempeñar su propia vida conforme a sus decisiones. Para ello, es necesario formarlas y proporcionarlas los recursos necesarios para adoptar decisiones propias de su vida sin depender de nadie más.

¿Qué necesita la mujer con discapacidad para participar activa y comprometidamente con la sociedad y convertirse en agentes de cambio social?

Que la mujer con discapacidad se forme e informe en todo. Hace falta formación para que estemos capacitadas y podamos competir en igualdad de condiciones a la hora de conseguir un empleo, ya que con el empleo se consigue la autonomía personal y una vida en sociedad completa.

Por supuesto, desde las entidades de la discapacidad se tiene que potenciar que las mujeres con discapacidad estén en los órganos de gestión, ya que somos las que sabemos nuestras necesidades. Hay que potenciar la participación en la vida política de los mujeres con discapacidad puesto que, aparte de trabajar por nuestras necesidades "nada para nosotras sin nosotras", es una manera de visualizarnos activamente y de potenciar la participación en la sociedad de las mujeres.

Precisamente, como en las entidades de la discapacidad o de mujeres no se acaba de potenciar a las mujeres con discapacidad con  formación e información, participación en la gestión, etc., tenemos que crear entidades específicas de mujeres con discapacidad para trabajar en nuestra capacitación.

¿Pasividad, inactividad, dependencia, formación, sobreprotección, complejos, falta de corresponsabilidad...? ¿Cuáles son los frenos de la mujer con discapacidad para que encabecen con paridad las ejecutivas de asociaciones de personas con discapacidad y CERMIS Autonómicos con paridad?

Las causas son varias: la percepción negativa de sí misma; la pasividad que viene motivada por una sobreprotección desmesurada en la mujer con discapacidad; se nos ve siempre como niñas o seres asexuados; la falta de formación y la inexistencia de derecho a tener opinión propia... Con todo ello, las mujeres con discapacidad se quedan en el ámbito familiar, ayudando a tareas domésticas (trabajo no reproductivo) o institucionalizadas. Y de ahí que no haya participación de la mujer en la sociedad ni en la vida asociativa.

Cuando hay mujeres que sí participan, corresponsabilizar la vida familiar y laboral les resulta más difícil. Es mucho más complicado poder desarrollar una vida activa. Y, además, los puestos directivos de las entidades han sido ocupados principalmente por hombres.

Como ejemplo de paridad podemos destacar al CERMI que en los propios estatutos establece el compromiso de la paridad en los órganos de gobierno. Hay que potenciar la participación de la mujer con discapacidad.

¿Cómo despertar esas consciencias y esos talentos que aún permanecen en sus casas agazapados, ocultos, quizás ignorantes ante la labor de tanto encomio por abordar, y dotarles de herramientas para capacitarse? 

Sobre todo con mucha formación e información y creando recursos donde se pueda participar. Al participar en la sociedad se da visibilidad a la mujer con discapacidad y se anima a otras con el ejemplo.

Escuetamente, ¿qué se hace en la Comisión de la Mujer del CERMI Estatal? ¿Qué le llevó a participar en ella? ¿Cuál es su papel en la Comisión? ¿Qué es necesario para que una mujer con discapacidad pueda formar parte de una estructura así?

La Comisión de la Mujer del CERMI trabaja como órgano asesor y técnico del CERMI en todos aspectos transversales que nos afecten a la mujer y en los específicos de mujer (violencia contra la mujer, igualdad, género...). El CERMI, como plataforma representativa, debe defender las necesidades de la mujer como colectivo especialmente vulnerable y potenciar actitudes y trabajos para que se llegue a una igualdad efectiva.

Desde la comisión se trabaja en el desarrollo del 'Plan de acción de mujeres con discapacidad' para crear trabajos, modificaciones normativas... El CERMI aprobó el año pasado el 'II Plan Integral de Acción de las Mujeres con Discapacidad' y desde la Comisión de la Mujer hay trabajos para hacer en las distintas áreas y participa en el seguimiento de dicho plan para comprobar que se está cumpliendo. Por último, mi papel en la comisión, como el de las otras compañeras, es participar activamente pasando propuestas y trabajando en las tareas que nos pongamos como objetivo en las reuniones.

En la Comisión de la Mujer del CERMI es necesario que trabajemos mujeres con discapacidad

Sin embargo, en la comisión es necesario que trabajemos mujeres con discapacidad, puesto que, reitero, somos nosotras las que sabemos nuestras necesidades. Tenemos que conseguir que nadie hable por nosotras. Para participar en la Comisión de la Mujer del CERMI hace falta ser delegado por una de las entidades del CERMI o ser delegada por los CERMIS Autonómicos. En mi caso, coordino la Comisión de la Mujer del CERMI Aragón.

Si no se dan estas circunstancias, las mujeres se puede participar en la 'Red Estatal de mujeres con discapacidad'. Y también es importante que se participe en las entidades específicas de mujeres con discapacidad.

Desde finales de 2005 que comenzó a colaborar en la Comisión de la Mujer del CERMI, ¿cuáles son los logros más importantes que ha vivido y que se han conseguido desde ella? ¿Y en la de Aragón?

La evolución ha sido muy positiva, pero aún quedan muchas cosas por hacer. Se participa en el 'Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer' del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; en el Consejo Rector del Instituto de la Mujer; se han ido creando más comisiones de mujer en los CERMIS Autonómicos; se trabaja con la Administración en todas aquellas normativas que implican a la mujer con discapacidad...

Y lo que es mejor se ha creado un grupo de trabajo activo, gracias a Ana Peláez, comisionada de Género del CERMI, que conjuntan el trabajo de las diferentes mujeres con discapacidad.

En el CERMI Aragón se ha conseguido participar en el 'Obsevatorio Aragonés de Violencia sobre la Mujer', también en el desarrollo del 'Plan de prevención de violencia contra la mujer 2014-2016', así como en normativas aragonesas. Vamos a desarrollar una jornada sobre violencia y estamos intentando hacer un estudio que haga una radiografía de la situación real de la mujer con discapacidad en Aragón.

Aunque a la mujer con discapacidad le guía el lema ‘Todo para nosotras, pero no sin nosotras'. En general, en asociaciones de discapacidad, CERMIS autonómicos, etc., ¿está representada la mujer de cada discapacidad por sí misma o sigue habiendo muchos técnicos? ¿Qué discapacidades en concreto están menos representadas por mujeres que las tengan? ¿Por qué ocurre esto más en la enfermedad mental y en la discapacidad intelectual?

En las asociaciones de discapacidad cada vez hay más trabajo para mujeres con discapacidad, pero todavía queda camino por recorrer, sobre todo porque en los órganos de gobierno hay pocas mujeres con discapacidad. Por eso, también se han ido creando entidades específicas de mujeres con discapacidad para suplir esa carencia y también la de las entidades de mujeres que no tienen en cuenta a las mujeres con discapacidad. 

Es fundamental promover la participación de las mujeres con discapacidad. Es cierto que en algún tipo de discapacidad aún falta la participación de las propias mujeres con esa discapacidad. En discapacidad intelectual y enfermedad mental, especialmente, todavía falta empoderamiento de las mujeres y hay técnicos que participan en su nombre. Hay que defender la participación de las mujeres con discapacidad.

En la Comisión de la Mujer del CERMI se ha conseguido la participación de las mujeres con discapacidad. En el caso de discapacidad intelectual hay mucha mayor sobreprotección y en el de enfermedad mental, como hay más tabúes, cuesta que las mujeres con enfermedad mental reconozcan su discapacidad en público y participen en su propio nombre.

¿Están todas las discapacidades de mujeres igualmente discriminadas o hay diferencias entre las distintas discapacidades? 

Hay muchas diferencias. Precisamente en la discapacidad intelectual y en enfermedad mental hay mucha mayor sobreprotección, no hay mucha potenciación de su autonomía e incluso no se le permite a la mujer manejar su propio salario. Y en el resto de discapacidades (sensorial, física y orgánica), en el caso de un grado de discapacidad muy alto, hay mayor dependencia y, por tanto, también menos potenciación de la propia autonomía personal.

¿Cuáles son sus expectativas respecto a la creación de Fundación CERMI Mujer? ¿Cuáles son los frentes más urgentes que tendría que abordar esta estructura permanente a corto o medio plazo en su opinión? ¿Qué expectativas tiene al respecto?

Es importante, en el momento que estamos, que se creen entidades específicas de mujeres para trabajar directamente con nosotras, programas de capacitación, de prevención de violencia, etc. Desde el CERMI se trabaja políticamente, pero hay que trabajar en el día a día y directamente con las mujeres. 

Como trabajos a corto plazo, para dar visibilidad, hace falta hacer un estudio de la situación de las mujeres con discapacidad y planes de formación. Después, poco a poco, ir creando planes de trabajo en muchos aspectos como: formación, información, denuncias de discriminaciones... Las expectativas que tengo son muy positivas. Todo lo que sea trabajar sobre mujeres con discapacidad es muy positivo.

Ayer, el CERMI organizó un seminario de trabajo sobre los Fondos Estructurales y cómo afectan en las personas con discapacidad y su inclusión social. Participó en una la mesa redonda titulada ‘La promoción de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres como elemento transversal de los Fondos Estructurales'. ¿Cuál ha sido el eje central de tu ponencia? ¿Hay igualdad o no?

Las mujeres con discapacidad somos un colectivo especialmente vulnerable. Así lo reconoce la Unión Europea. En nosotras se da la intersección de dos factores: género y discapacidad, y aunque hay políticas para fomentar la igualdad que trabajan en género y discapacidad, no existen políticas que trabajen sobre ambos factores. Aquí nos encontramos con un vacío cuando se nos debería de tener en cuenta en todos los aspectos: salud, empleo, formación, derechos sexuales, como mujer con discapacidad, como colectivo específico para conseguir medidas de acción positiva que fomenten la igualdad...

Con los Fondos Estructurales se puede trabajar en programas específicos de formación para mujeres con discapacidad, para la prevención de la violencia, para empoderamiento y capacitación de las mujeres con discapacidad, etc. Esperemos que con estos nuevos Fondos Estructurales se tengan en cuentas nuestras necesidades específicas y podamos realizar proyectos dirigidos exclusivamente a mujeres con discapacidad para conseguir igualdad en todos los aspectos.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam