Artículo publicado en la revista:

En Marcha, Época III
Núm. 30

THOMAS QUASTHOFF

Primer plano deThomas QuasthoffHace 42 años que el lieder (composición operística) cuenta con una gran baza, se trata del bajo-barítono Thomas Quasthoff. Su canto, un torrente de voz cálida, oscura y dotada de una sensibilidad camaleónica que le ha permitido adecuarse a todos los autores, le ha convertido en el representante por derecho del lieder y del oratorio a lo largo y ancho del panorama operístico internacional.

Thomas Quasthoff nació en la ciudad alemana de Hannover en 1959 y fue uno de los 10.000 niños que sufrieron los efectos de la talidomina (fármaco que se comercializó como sedante). La ingestión de tal fármaco por parte de su madre durante el embarazo provocó que Thomas Quasthoff naciera con apenas brazos, de forma que sus manos salen prácticamente de los hombros y que este tenor, dueño de un sentido del humor fuera de lo común, levante su voz mucho más allá de sus 120 centímetros de estatura.

De pequeño no sabían muy bien qué hacer con él y con los otros niños que nacieron con las secuelas de la talidomina. Le internaron en un colegio especial para niños con parálisis cerebral, pero no pasaría allí mucho tiempo, ya que sus padres supieron darse cuenta de que él necesitaba la educación y el estímulo de un colegio normal.

Con el director de la orquestaThomas descubrió la música en la adolescencia y supo que por su parte no existían las limitaciones. “El canto se produce en la cabeza y las cuerdas vocales, y las mías son completamente normales” , afirma el tenor. Pero en aquella época debió de ser el único en darse cuenta, porque en el conservatorio de Hannover, donde empezó sus estudios, le rechazaron como alumno por no poder practicar el piano.

Así que Thomas recurrió a los profesores privados y a los 16 años comenzó sus estudios vocales con el profesor Charlotte Lehmann y el profesor Huber Contwig. A partir de entonces Thomas Quasthoff se ha dedicado por completo al canto, ofreciendo recitales junto con las orquestas más importantes del mundo bajo la dirección de personalidades como Claudio Abbado, Sir Colin Davis, Seiji Ozawa, Sir Simon Ratel, Mstislav Rostropovich y Helmuth Riling entre otros; y ha cosechado éxitos y reconocimientos como el Primer Premio de la Competición Internacional de Música ARD en Munich (1988) Premio de Shostakivic, Moscú (1996), Premio del Festival Internacional de Edimburgo (1996 y Premio de la Generación Eco (1998), concedido por los medios de comunicación en Alemania.

Desde 1996 este hombre de generosa voz y generoso talante compagina sus giras internacionales con su labor docente como profesor en el departamento vocal de la Academia Detmonld, la misma que le rechazara de niño por su discapacidad.

Portada de uno de sus discosY sólo le queda un lugar en el que triunfar: representar una ópera en un teatro. Hasta el momento, sólo el director Daniel Beremboim le ha ofrecido una interpretación en la Opera del Estado, en Berlin. Se trataba del papel del viejo y jorobado Rigoletto. Thomas lo rechazó porque su voz no se adaptaba a las necesidades vocales del personaje, así que aún le queda esta espinita. Si le ofrecen un papel lo aceptará ó rechazará tomando como criterio si su voz es la más apta, y no por su físico o su movilidad dentro del escenario. Simplemente porque no contempla que eso pueda ser una limitación. Thomas sabe que no lo es, y quienes han tenido el placer de trabajar con él lo confirman: “ Por un lado está la calidad de su voz y por otra su gran musicalidad –afirma Hemuth Rilling, director de la Academia Internacional Bach de Stuttgart-. Creo que es injusto decir que sea sorprendente que un hombre con su discapacidad pueda cantar de una forma tan hermosa. Su discapacidad no tiene nada que ver con su voz, así que no tiene ningún sentido relacionarla”

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam