47 años. Nací en Dinamarca, vivo en Copenhague. Soy fundador y director de Specialisterne. Estoy casado y tengo tres hijos, de 18, 16 y 11 años. Soy de centro, pero mi idea política más importante es que en la sociedad nos necesitamos los unos a los otros. Soy protestante.

Así comienza la entrevista publicada en LA VANGUARDÍA-PDF(256 kb) el miércoles, 5 Marzo de 2008)

Thorkil Sonne, Empresario
TEXTO: IMA SANCHÍS

Thorkil SonneSonne habla poco y muy muy despacio. Su hijo Lars habla mucho, no tiene amigos, pero es feliz. “No es un efecto negativo en la familia tener un hijo autista”, dice hoy su padre, pero al principio el mundo se le vino abajo. Luego reaccionó y creó una compañía danesa cuya plantilla está constituida en un 75% por personas que padecen autismo.

Somos la primera compañía que a partir de las características del autismo genera beneficios de mercado, trabajamos para grandes empresas, como Microsoft. He encontrado un nicho de mercado donde puede encajar una persona con este tipo de enfermedad.

Specialisterne es única en todo el mundo y su creador ha expuesto su caso en Esade.

Hace cuatro años y medio dirigía una empresa de telecomunicaciones e informática. Me ganaba muy bien la vida. Y algo ocurrió...

Sí, mi hijo pequeño no era como sus hermanos, podía pasarse horas y horas solo, sin jugar con nadie. Tenía habilidades increíbles para ciertas cosas, y para otras, como socializar, era incapaz. Le diagnosticaron autismo. Lo único que mi mujer y yo conocíamos del autismo era la película Rain man, la que interpreta Dustin Hoffman. Vivimos una terrible crisis.

¿Cuál era su miedo?

Que dependería toda la vida de nosotros.

¿Cómo se llama el pequeño?

Lars. Leímos todos los libros, pero en ellos no hallé esperanza, me deprimieron todavía más y decidí dejar de leer y hacer algo. Lideré una organización de afectados por autismo. El sistema social danés es de los mejores del mundo para las discapacidades visibles, pero no se ocupan de las invisibles. Si las cosas no cambiaban, mi hijo jamás encontraría un empleo y sería siempre un ser dependiente pese a tener habilidades.

¿Cuáles son las habilidades de Lars?

Una memoria extraordinaria, excelente en matemáticas y dominio de lenguas. A los 7 años dibujó de memoria el sistema ferroviario danés, el de carreteras de Dinamarca, y el mapa completo de Europa.

¿Persistente y preciso?

Sí, cada mañana se levanta a las seis, y se acuesta a las nueve, ni un minuto más ni un minuto menos. Si llegas a un pacto con él, has de ser riguroso. Los viajes hay que planearlos, explicárselos y cumplir lo previsto. La improvisación le crea mucha inseguridad.

¿Así son los autistas?

Tienen muchas habilidades valiosas que yo decidí aplicar a una empresa de tecnología de la información, un tema que conocía bien. Me miré en el espejo y me di cuenta de que yo era quien podía facilitar un futuro a mi hijo, y en el 2004 creé Specialisterne.

No debió de ser fácil.

No recibí ayudas de ningún tipo, hipotequé la casa, y mi mujer confió en mí. Nadie, ni siquiera el Gobierno, creía que una compañía privada pudiera tener beneficios empleando a personas con discapacidades.

¿Cuánta gente trabaja en su empresa?

Creamos un programa de aprendizaje en tecnología de la información y comportamiento social para los autistas que quisieran trabajar con nosotros, jóvenes que no habían trabajado nunca porque nadie nunca había tenido interés en saber lo buenos que son. Empezamos con seis personas y ahora somos 50, de las que el 75% son autistas.

¿Qué es lo más difícil?

Lo más difícil para ellos es relacionarse con gente que no tiene su discapacidad, y lo más duro para mí es planificarlo todo y evitar los imprevistos, que ellos llevan tan mal. Pero es tan sorprendente…

¿El qué?

Ver como a gente tan joven, que es un mar de dudas, el trabajo le reconforta. Y para mí es muy gratificante ver que mi hijo tiene futuro. Specialisterne es una empresa floreciente y competitiva, cuyo caso se estudia en Harvard y en Esade.

¿Cómo se siente usted en el día a día?

Mi sentimiento es que tengo grandes empleados. Cuando hablo con ellos no utilizo ni la ironía ni el sarcasmo, hablamos abierta y honestamente, y eso es muy bonito.

Sí, qué gusto.

No hay dobleces, ni intrigas, ni desconfianza. Cuando trabajan en algo que les motiva, trabajan duro y siguiendo el mismo camino hasta la perfección.

A los autistas les cuesta relacionarse emocionalmente.

En su propio ambiente se expresan en los mismos códigos, están muy relajados y se cuidan los unos a los otros. Hay casos extremos... Yo conocí al auténtico Rain man, Kim Peek, que vivía en Ohio. Sólo hay quince casos en todo el mundo con ese grado de autismo tan extremo.

¿Cómo es Kim?

Capaz de leer simultáneamente las dos páginas de un libro o diario. Lee muy deprisa y memoriza el 90%. Da conferencias por el mundo pero es incapaz de vivir solo.

Casi podría ser un genio.

Si Einstein hubiera nacido en nuestros días, habría recibido un diagnóstico de autista. Probablemente, le hubieran llevado a un colegio especial y nadie hubiera esperado nada de él. Lo mismo les habría ocurrido a Darwin, Newton y Leonardo Da Vinci.

¿?

Tenían muchos puntos en común con los autistas, que suelen llevar al extremo las habilidades y características del cerebro masculino, tal como explica el profesor Simon Baron-Cohen, director del Centro de Investigación de Autismo de la Universidad de Cambridge. Pero en su época fueron respetados y admirados porque utilizaban la lógica extrema con fantásticos resultados. Hoy lo que exige la sociedad es uniformidad.

¿Qué ha aprendido usted de ellos?

Con cuánta felicidad y alegría puede responder la gente si se la tiene en Cuenta. Tengo el mejor trabajo del mundo. He sido capaz de crear un nuevo concepto de empresa siguiendo mi propia intuición, confiando en la vida. Si algo no triunfa a la primera es porque hay una solución mejor esperándote. He aprendido a soñar y a perseguir el sueño. Y todo esto gracias a Lars.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam