Publicado en QUE REVIENTEN LOS ARTISTAS

Ver ENTREVISTA a los actores de Mi Piedra Rosetta


TOMI OJEDA

¿Qué es el teatro para ti?... ¿Por qué haces teatro?...

Tomi Ojeda en performance duraante un evento del Foro de Vida Independiente
Tomi Ojeda en performance duraante un evento del Foro de Vida Independiente

El teatro para mí es una herramienta viva, directa entre emisor y receptor para transmitir hacia fuera esa comunicación entre ambos, un medio a través del cual puedo expresar desde la creación situaciones que quiero plantear desde el arte y lo social. El teatro mueve conciencias, nos hace pensar, reflexionar, cuestionar..., nos hace libres para elegir dónde deseamos posicionarnos ante un hecho concreto..., nos emociona, nos duele, a veces, nos remueve, nos calma, es una escuela de llanto y risa, una tribuna libre donde podemos expresarnos, como decía Lorca.

Hago teatro, danza..., porque es un sueño que he hecho realidad, un sueño que tenía desde pequeña cuando jugaba a disfrazarme para ser Gilda y cantaba lo de Amado mío... Como veía complicado ese sueño porque no veía actrices ni bailarinas cojas, pues pensaba que no podía ser... Aparqué ese sueño, viví otros caminos y a los 30 años, después de separarme de mi pareja, me plateé qué hacer con mi vida y, bueno, fui a por mi sueño y aquí estoy. Ha sido un camino difícil, maravilloso, agotador, bello, inmenso para bucear y descubrir miles de posibilidades que mi cuerpo, diferente al resto de lo "normal", ha experimentado a la hora de crear personajes desde otros movimientos, buscado desde esa diversidad física funcional, que me lleva por caminos distintos a la hora de investigar y crear. Un bello sueño hecho realidad, lo cual me satisface porque me confirma que se puede soñar despierta y hacerlos realidad desde el trabajo, la voluntad, la tenacidad, el amor y entrega que pones en ello.

¿Qué balance haces de tu trayectoria como actriz?

Bueno, tras 20 años de carrera, siento que es un balance bastante positivo en lo personal, no tanto en la difusión y planteamiento social de las compañías que están compuestas por actores con diversidad funcional o con otras diversidades, no tan visibles, que trabajamos en este campo. Tras mi primer taller de teatro donde mis profesoras sólo trabajaban mis partes "validas" de mi cuerpo, Ángel Negro y yo, pensamos que no era el camino adecuado, nuestros cuerpos funcionaban de manera diferente al resto, pero daba para mucho más... Nos planteamos crear un taller teatral donde tuvieran cabida todos los cuerpos, mentes y personas que quisieran formase en teatro, plena diversidad y punto. Hablamos con David Ojeda, profesor de teatro, actor por aquella época, le lanzamos nuestra propuesta, le gustó, aceptó el reto como profesor, porque para él ahí empezaba también un camino desde la formación en la diversidad que luego desembocó en su tesis  Teatro y discapacidad. En ese encuentro se creó la semilla de la compañía de teatro y danza El Tinglao, siendo los tres sus fundadores.

Tomi OjedaUn largo camino para ver que aún, lo social, sigue haciendo su doble juego, es decir, aprueba la existencia de este tipo de compañías pero, el circuito donde movernos es reducido, el arte y lo social están discapacitados, nos somos las personas con diversidad funcional la que tenemos el problema con la sociedad, es la sociedad quien tiene un problema con nosotros, se habla de inclusión, integración, normalización, inserción... Bellas palabras que no van a ningún sitio, que no se cumplen, porque la escuela de arte dramático, el conservatorio de danza y música, y muchos centros de formación actoral siguen siendo inaccesibles tanto por las barreras arquitectónicas que aún quedan por derribar, y por no haber cabida para que cualquier persona que elija el camino del arte y la creación se pueda formar en las escuelas normales porque no están abiertas aún a cuerpos que ven, oyen, caminan, piensan o se mueven de manera diferente a lo entendido como "normal". Las instituciones, los docentes, tienen que abrir su mente a la diversidad humana, a la aceptación de lo diferente sin que sea una "imposición social" para cumplir el expediente y decir que todos tenemos los mismos derechos, cuando bien se sabe que eso no es cierto en esta sociedad en que vivimos, hay que cambiar tantas cosas socialmente, desde el derecho, no desde cerrar el circuito de éstas compañías a ciertos campos sólo del ámbito de la discapacidad, sino, al contrario, estar en los circuitos de red como otras compañías, por su trabajo, por su calidad en la puesta en escena, porque haberlos haylos, no sólo estar en momentos puntuales para celebrar el día "D"... En mi trayectoria personal diría que va estando bien ya que he hecho los proyectos que he deseado hacer, y eso es un placer, en lo social, queda MUCHISIMO por hacer, como diría Lis, uno de los bellos personajes que he tenido la oportunidad de crear y disfrutar..., pero seguimos estando en el mismo camino de siempre no hemos avanzado nada... Han pasado 20 años, es una pena, pero no ha cambiado mucho la cosa, no nos engañemos, pero sigo ahí, seguimos ahí para que los que vienen detrás lo tengan un poco más fácil.

¿Cómo surge el proyecto Mi Piedra Rosetta? Háblanos de tu personaje.

Bueno, creo que ésta pregunta sería mejor que la contestasen David Ojeda y Sara Akkad, los creadores de la compañía Palmyra Teatro y José Ramón Fernández, el autor del texto, pero, intentaré a través de dos pequeños extractos de José Ramón que circulan por entrevistas y en la página de Palmyra Teatro en facebook, donde podéis entrar y bucear toda la información al respecto de lo que es este proyecto. José Ramón lo cuenta así:

En el otoño de 2010, Sara Akkad y David Ojeda (es decir, Palmyra Teatro) me propusieron que escribiera una obra con estos mimbres: Jesús Barranco, Patricia Ruz, Tomi Ojeda y Christian Gordo, más un violonchelista. Y libertad absoluta para inventarme una historia.

Por supuesto, decidí que jugasen las características especiales de Patricia, Tomi y Christian como intérpretes: Patricia es coreógrafa; Tomi se mueve en silla de ruedas; Christian es sordo. Y los tres son bailarines.

Esta es una historia que habla de cosas que le pasan a todo el mundo: la dificultad para conocer al otro, para dejar que el otro te conozca; la dificultad de amar; la dificultad de vivir. Es una historia que habla de límites y caminos. Esta es también una historia sobre la belleza, sobre la música, sobre nuestra incombustible voluntad de amar.

Esta es una historia de amor. Una historia sobre el amor de un hermano. Esta es una historia sobre las palabras. Esta es una historia sobre la belleza. Esta es una historia sobre las personas que tenemos al lado y no amamos lo suficiente. Esta es una historia sobre lo pequeños que somos. Sobre lo miserables que somos. Esta es una historia sobre los momentos en que somos ángeles.

José Ramón Fernández

Victoria, mi personaje, es una mujer que no suele rendirse. Desde fuera parece que se come el mundo, pero tiene un mundo interior turbulento también, pero está ahí en esa espiral de mirar al otro, de ponerse en su lugar, de ayudar, de necesitar al otro, de escuchar, de entender el silencio de Ariel, de ayudar a Bruno a salir del pozo donde ha caído. A través de Nura, amiga suya, bailarina, trama un posible concierto para ayudar a Bruno, para que Ariel a través de la danza pueda entender la música, entender qué le pasa a la gente cuando oyen a su hermano tocar y se emocionan y sienten algo que él no puede entender porque no puede oír lo que toca su hermano, saber que pasa en el adentro de Bruno. Y bueno, todos los personajes caminan por esa mirada al otro, por ese mundo interior de cada uno, de soledades, silencios, miedos, límites, caminos, vida, muerte, encuentros, desencuentros...

¿Cómo fue el proceso de creación?...

Tomi OjedaCuando José Ramón nos entregó el primer borrador del texto, hicimos trabajo de mesa, leímos el texto, hablamos del perfil de los personajes. David nos dio pautas para cada personaje y empezamos a trabajar partiendo de improvisaciones. Siempre ha sido un trabajo en equipo desde la dirección, el autor,  el elenco de actores, los músicos,  la lengua de signos, la interprete de signos, ya que tanto para el trabajo de Christian, que necesita ese apoyo, como para el resto de actores, que hemos tenido que aprender parte de esa lengua para comunicarnos con Christian a la hora de crear a Ariel y para el trabajo final de audio descripción, sub-titulación..., para que sea un montaje totalmente accesible a cualquier público que asista a ver la función, ya que se trata de eso. De esa metáfora que es Mi Piedra Rosetta, esa accesibilidad a la comunicación y la necesidad de comunicarse con el otro venga de donde venga la forma en que se haga, que el resultado sea posible y entendible para todos, porque se puede hacer, esta obra lo demuestra, además debe ser así. Esperamos que esta propuesta sea una puerta abierta para que otros creadores tengan en cuenta la accesibilidad universal a la hora de montar una obra, para que los teatros, los cines, los museos, la salas de conciertos, etc, se planteen esto para que cualquier persona con diversidad funcional, tenga la misma oportunidad de acceder a una sala en cualquier momento, no solo, el día tal, en que es el día que parece ser el "oportuno" para poder disfrutar del ocio como cualquier otro ser que compone la sociedad.

¿Hay algún referente técnico o artístico del que has partido para crear tu personaje?...

He partido de pautas que me ha dado David, del fuego, como elemento, del transitar en espiral, sintiendo que tengo que estar en una situación, pero que a veces, no puedo estar, que deseo irme, pero que sigo permaneciendo en ese lugar desde la ayuda al otro, la escucha, la mirada, pero que también siempre está la decisión de salir y cerrar la puerta para no volver a entrar nunca más si elijo ese camino..., de la energía y fuerza que posee Victoria, su risa, su pasión, su soledad interior. Llevo conviviendo con Victoria desde Junio del año pasado, además, Victoria tiene facetas de su vida que tienen que ver con Tomi y Tomi con Victoria. Es así y no sé si es bueno a malo a la hora de crear el personaje, pero a ambas, nos está sentando muy bien esta convivencia..., jajaja. Yo le aporto a ella y ella me aporta a mí. También en un momento de la creación del personaje hablé con José Ramón pues había ciertos puntos de encuentro entre ambas que había que perfilar más desde la necesidad de dar más matices a Victoria y José me ayudo mucho, es un ser muy, muy generoso, de una gran escucha, abierto a la necesidad del actor a la hora de crear a través del texto, así que tuvimos una bella y larga conversación que empezó por Victoria y acabó hablando Tomi porque era delicado lo que le comentaba, en un momento me rompí por dentro y me abrí a él desde Tomi, sólo faltaba una semana para el estreno de Diciembre, pero o lo hablaba con él o callaba para siempre, y creo que ha sido hermoso y certero para los tres, para José, Victoria y Tomi. El día siguiente a esta charla, David me dio el nuevo texto de José corregido y.... me emocioné mucho, porque había recogido tan, tan bien todo lo dicho por mí, por Victoria. Es grande, muy grande como persona, como autor, porque esta obra es tan reivindicativa, tan actual, tan del día a día lo que vivimos aquí y ahora, con tanta belleza y contundencia en sus palabras. Es un bello y necesario trabajo ésta puesta en escena. Además todo el equipo hemos puesto pasión, ganas, entrega, energía, voluntad, amor, mucho amor, y claro, así con estos ingredientes, es fácil estar y trabajar siempre con la mirada en avanzar, nunca rendirse y sobre todo, disfrutar de lo que hacemos.

¿Qué balances haces de tus últimos trabajos como actriz en teatro?...

Tomi OjedaBueno, partiendo de que siempre que empiezo un nuevo proyecto, una nueva creación de un personaje, sea teatro, danza, performance..., me cago la pata abajo, me entran todos los miedos e inseguridades habidas y por haber, me digo y me repito mil veces, por qué no me quedo en mi casa haciendo arroz con leche, que no me gusta ni sé cómo se hace... Pues creo, que el balance desde mí, que sólo me sirve a mí, porque el de fuera es el público y los críticos quien lo hacen, casi siempre es un balance positivo, es un paso más para seguir aprendiendo, reciclándome como creadora, seguir apostando por aquel sueño que está en mis manos para que siga siendo una realidad y en la proyección hacía los demás para que se queden lo que les sea válidos para ellos y un mensaje social desde el arte para seguir abriendo caminos, tendiendo puentes para avanzar en el arte, lo social, los derechos, la diversidad humana y el transitar la vida, que no es poco. He tenido la suerte y la posibilidad de poder trabajar con diferentes compañías aquí en España y fuera de nuestras fronteras, y eso ha sido un placer y un gran aprendizaje. Solo puedo decir, gracias. Siento que mi trabajo es respetado, y lo agradezco de corazón, unos gustan más, otros menos, pero doy gracias a la vida y a las personas que me traen estos bellos regalos como ahora lo hace Palmyra Teatro y el texto de José Ramón de Mi Piedra Rosetta.

¿Cómo preparas los personajes?... ¿Cuál es tu método?...

Pues no tengo un método concreto, cada personaje es un mundo a investigar, estudiar músicas, textos, partituras de cuerpo, visualizar posibilidades aún no encontradas, atreverte a probar, a improvisar, a proponer, a transmutar los miedo e inseguridades en ganas, fuerza, valor, voluntad, tenacidad, trabajo, amor por lo que haces...

¿Qué función crees que ha de tener hoy el teatro para la sociedad en la que vivimos?...

El teatro es una herramienta de reivindicación, de denuncia, de posicionamiento, del pueblo para el pueblo. En el momento actual que vivimos hay tanto, tanto que denunciar, que desenmascarar. Pero creo que el momento de necesidad de denuncia no sólo es de hoy, ha sido desde siempre. El teatro es un abanico de posibilidades desde la ironía, la comedia, el drama, tragicomedia, el absurdo... Desde el cuerpo, la palabra, la música, el silencio, la mirada, el ritmo..., es un campo de cultivo para proyectar hacía fuera las vivencias, creencias, sueños, deseos, frustraciones, posibilidades, encuentros y desencuentros, soledades y libertades del ser humano. Esto es para mí, otros eruditos del estudio de este gran arte, aportarían mucha más luz de este bello encuentro entre emisor y receptor. Pero yo soy gente llana del pueblo llano..., jajaja...

¿Crees que afectará mucho la subida del I.V.A. y los recortes al teatro?...

Tomi Ojeda¿Hay algún sector social que se salve de esta subida o estos recortes? Bueno si, hay uno, y no es social. El poder, el capital. Los de arriba, los que tienen el poder, el capital, pisando el cuello a los de abajo, al pueblo, al obrero. Es una vergüenza todo lo que está pasando. Es injusto que no haya una justicia igual para todos, todo lo que vemos cada día en este país a mi me lleva a la reflexión de que ahora no hay una guerra de tanques y bombas en la calle. Hay una guerra contra la población civil por los que ejercen el poder. Un poder que se ha cargado todo el estado del bienestar de este país. Unos derechos que nos han arrebatado de cuajo, con manipulación, mentiras, engaños, sin vergüenza ni respeto por la vida y la dignidad de las personas. Atentando contra el pueblo, la democracia, la constitución... A mí, al colectivo de personas con diversidad funcional, los que estamos los últimos de la cola en lo social, los que no contamos, no nos tienen en cuenta, no somos visible, deciden por nosotros dónde tenemos que vivir, en residencias, apartados del mundo, donde no estorbemos, donde  seamos muertos vivientes sin derecho a elegir cómo deseaos vivir nuestras vidas, sin apoyos, con una puta ley de dependencia en vez de una LEY DE INDEPENDENCIA, porque ahora mismo por poner un ejemplo, se está preparando la ciudad del autismo en Málaga. Pensarlo me da escalofríos, es monstruoso. Un país donde hay personas que se están muriendo en sus camas por falta de apoyo del estado, de derechos, de herramientas, como la asistencia personal. Cuesta mucho más una plaza en una residencia, que la asistencia personal para que sea el individuo quien elija dónde desea vivir, con quien, con derecho al trabajo, al ocio, al estudio, con accesibilidad universal, con el respeto a su dignidad como persona, como ser social. Soy activista del Foro de vida Independiente y DIVERTAD, dignidad y libertad en la diversidad.

Llevamos muchos años realizando documentos hacia los estados, la administración, el gobierno, haciendo encierros, haciendo marchas por los derechos humanos... Trabajando mucho en todos los sectores sociales para que se oiga nuestra voz, para decir basta, porque nuestra gente se muere por los rincones por falta de derechos y herramientas que tiene que poner el estado, y éste, mira para otro lado... Toda esta mierda que está cayendo, a quien más salpica es a nosotros, porque como te digo, somos los últimos de la cola de los sectores desfavorecidos de esta nuestra sociedad, nosotros REEEEEEEPAGAMOSSSSSS, y no sigo ahora mismo porque me estoy poniendo de muy mala leche, me hierve la sangre. Por todo ello, para mí el arte, el hecho creativo, es una grandísima herramienta de denuncia.

¿Alguna sugerencia para seguir creando en tiempos de crisis?...

Seguir creando proyectos que toquen al poder, al estado, convertirnos en escracher, señalar a los responsable de esta crisis que no es el pueblo, es el estado, la banca, el capital, unir sinergias y fuerzas creativas que proyecten dónde se haya el ser humano en estos momentos, porque también hay una gran crisis en valores humanos, cambiar el paradigma social hacía otro lugar de igualdad y derechos. Como me dijo una gran amiga y creadora hace pocos días: Los creadores, tenemos la obligación de crear conciencia colectiva. Siento que es necesario despertar a través del arte al ser humano, para que reaccione, para que no caiga en la apatía, la desesperación, la frustración, la impotencia... El arte, el conocimiento, nos hace libres.

¿Qué obra de teatro has visto últimamente?... ¿Qué te pareció?...

Tomi OjedaVoy muy poco al teatro, al cine, a museos, a conciertos, a restaurantes... No porque no me guste o no me apetezca, sino, porque como dije en la pregunta anterior, reeeeeeeepaaaaaagaaaaamossss por todos lados. Una salida en mi vida cotidiana a cualquier evento de este tipo supone, buscar un asistente personal, las horas cuentan, porque hay que pagar su trabajo, su entrada, porque no le vas a dejar en la puerta, y porque tiene que ayudarte dentro también, gasolina si vas en coche, transporte doble si vas en servicio público, y suerte si es accesible, que entonces, hasta hechas una sonrisilla porque ese día no ha sido tan jodido llegar sin altercados mil, pero luego viene la guinda, ¿será accesible el lugar, podré mear con dignidad o tendré que mear en la calle, si puedo, o buscar algún baño accesible en algún lugar perdido, porque no suele haberlos en casi ningún lugar público sea de ocio o de algún organismo público, que tampoco suele tener baños accesibles, y si los hay, suelen estar muyyyyyy sucios, luego al final, después de todo el mogollón para llegar al lugar donde se supone que vas a divertirte un rato, te puede pasar lo que le pasó a mi amiga Maika el sábado cuando fue a ver la función y llegó la hora de mear y tuvo que irse hasta la estación de atocha para poder mear en un baño sucio, porque ni en los teatros, ni cines, ni museos, ni... Hay un baño digno donde mear como cualquier persona andante.

Cuando estoy en la faceta de actriz, hago lo imposible por estar y tomármelo con humor porque mi objetivo en que se proyecte el trabajo para seguir en la lucha por mí y por los que vienen detrás, pero en mi vida personal, hace años que tomé la decisión de no pisar ningún lugar donde no estuviera accesible para mí en todos los sentido, y de esos, os aseguro que hay MUYYYYYY pocos. Irónico y vergonzoso ¿no?, amo mi profesión, pero no puedo empaparme del trabajo de otros creadores, no puedo disfrutar de ellos, enriquecerme con ellos, porque la sociedad en la que vivo me lo pone, nos lo pone muy difícil a los que funcionamos y vivimos de forma diferente al resto de la sociedad, luego, que no me hablen de inserción, integración, inclusión, normalización, porque  aparte de que son palabras vacías que se incumplen cada segundo de nuestra vida, somos discriminados por nuestra diversidad funcional, entonces, no quiero pertenecer a este tipo de sociedad en la que continuamente se pisotean mis derechos... ¿Antisistema, escracher, inconformista, perro flauta, subnormal, discapacitado, minusválido, de izquierdas, anarquista...? Soy yo, las circunstancias que rodean mi vida, mi aquí y ahora, quienes me harán posicionarme en el lugar que elija estar para seguir apostando por un mundo mejor, porque es posible, sólo es cuestión de señalar a los responsables  de éste holocausto humano que estamos viviendo en estos momentos. Y el ARTE, es muy buena herramienta para llevarlo a buen puerto.

¿Proyectos?...

Hay alguno por ahí, pero se están cociendo, preparando. Os iré contando cuando se vayan convirtiendo en realidades. Gracias por vuestra escucha y por ofrecerme esta oportunidad de compartir con vosotros mi aquí y ahora.

Un abrazo cálido para todos. Nos vemos en Mi Piedra Rosetta. Que lo disfrutéis.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam