CONSECUENCIAS DE UNA LESION

La doctora María Antonieta Blanco es fisiatra y coordinadora médica de la Teletón. Con años de experiencia en el trabajo con discapacitados, señala que la sexualidad es algo inherente al ser humano y que cada cual la va a manifestar de acuerdo a cómo es en su totalidad.

María Violeta Blanco, fisiatra y coordinadora médica de Teletón.Las personas que van a tener problemas con su genitalidad son aquellas que por alguna condición tienen lesionado su sistema nervioso y especialmente el sistema nervioso central, en lo que se refiere a la médula. Eso, porque al estar seccionada la médula, total o parcialmente, se van a interrumpir vías que van a los órganos que determinan nuestro sexo, las gónadas, y va a haber alteraciones de las respuestas en relación a lo que es la genitalidad. Aquí hay dos posibilidades que dependen de dónde está la lesión: cuando es alta y está sobre la región sacra, en general el hombre va a tener erección, lo que sí va a ser más difícil es que el hombre tenga eyaculación y que pueda entonces ser padre, pero eso también va a depender del grado de la lesión medular y de cuán completa o incompleta es. De todas formas, con ciertas maniobras, el hombre puede impulsarse a eyacular y hacer una fertilización in vitro. En el fondo, son masturbaciones que se hacen por medio de elementos como la electricidad o aparatos especialmente diseñados.

Los otros casos en hombres se dan cuando la lesión es sacra, es decir esta más abajo. En ese caso se da el problema de la no erección y entonces ya es casi imposible pensar en una penetración o en una eyaculación. En esa situación, uno tiene que orientar a los pacientes para que desarrollen otras áreas de su sexualidad y aprendan cómo explotar otras zonas erógenas que puedan estimularlos.

Desde el punto de vista médico, el problema de la disfunción sexual relacionado con las lesiones a la médula es mucho más crítico en el caso de los hombres. "En las mujeres no es tanto el problema porque en general es pasiva, es decir, puede perfectamente ser penetrada, puede engendrar un hijo e incluso tener embarazos y partos casi normales, independiente de qué grado sea la lesión que tenga. La falta de la sensibilidad a la mujer no le influye en su vida sexual, aunque probablemente lo que van a disminuir son los orgasmos, pero como relación puede tener un coito pasivo", explica la especialista.

Refiriéndose al tema específico de ayudar a los pacientes a aprender técnicas que faciliten las relaciones y los estimulen sexualmente cuando la lesión es más grave, la doctora Blanco señala que la intención es avanzar en este campo. Un gran paso han sido las jornadas, aunque reconoce que llegar a alcanzar un desarrollo más acabado sobre el tema será algo difícil. "Nosotros trabajamos una población más bien de niños, pero para enseñar estas técnicas tiene que haber una pareja porque el coito es de a dos, entonces tenemos que trabajar con la pareja y aquí la mayoría de los casos son jóvenes que no han tenido nunca una relación sexual. Igualmente los vamos preparando, contestando todas sus dudas y explicándoles qué posibilidades tienen", explica María Violeta. En el futuro esperan asesorarse con los expertos extranjeros para poder formar sus propias escuelas de sexualidad para discapacitados y así poder ser un aporte en la rehabilitación integral de estos pacientes.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam