EMPEZAR DE NUEVO

Nelly Lara tenía cuatro años cuando la atropellaron. Debido al accidente sufrió una paraplejia traumática que la dejó en silla de ruedas. Ahora tiene 29 años, es casada y tiene un hijo. Reconoce que su desarrollo se lo debe en gran parte a la Teletón, aunque al referirse al tema sexual es un poco más crítica.

Nelly, su esposo y su hijo Vicente.-El asunto es que en el instituto ahora recién se está discutiendo algo más del asunto de la sexualidad en nosotros los discapacitados, pero antes no se hablaba mucho. No me hacía preguntas porque creo que recién me planteé en serio el tema el día en que quedé embarazada. Yo sabía cómo se hacían los niños pero en ese tiempo no se hablaba de sexualidad en la Teletón. Lo que más nos enseñaban era cómo independizarse, salir al campo laboral y ser lo más independiente que cada uno pudiera, sea cual fuera el problema que tuviéramos.

Vicente, su marido, entiende lo que ella está hablando porque fue con él con quien tuvo su primera relación: "Ella tenía miedo de que yo lo que quería era sólo eso y que después me iba a ir. Pero al otro día de esa primera vez, ella tenía vergüenza y ni me hablaba, me miraba extraño, hasta que yo le pregunté si le había gustado", se ríe.

-La verdad es yo tenía de todo un poco —dice Nelly— porque era mi primera vez y estaba complicada. Además, no me habían dicho nada acerca de eso y nunca me lo comentaron. Estaba muy trancada y sabía del tema sólo por la experiencia de mis amigas del instituto —cuenta Nelly.

Poco tiempo después quedó embarazada y entonces el temor fue aun más fuerte.

-Para mí fue traumática la experiencia de verme embarazada. No es que no quisiera tenerlo, pero era pensar en cómo lo iba a traer al mundo y cómo lo iba a cuidar.

Vicente fue su gran apoyo, "la acompañaba al policlínico, a la Teletón, hasta tenía que pesarme con ella en brazos, porque lamentablemente no existían las pesas para gente en silla, entonces también viví muy de cerca el embarazo, que fue difícil, pero hermoso", recuerda. Nelly le reconoce todo el apoyo y nos cuenta que en la actualidad su vida es normal como la de cualquier pareja, aunque reconoce que le hubiera gustado saber más acerca del tema.

-A las jóvenes como yo les diría que pregunten para que no sea un tema que las pille en blanco, porque por lo menos para mí fue un shock. Que aprovechen las charlas y aprendan de ellas y que entiendan que es un tema igual de importante como el de querer independizarse y tener un trabajo. Es parte de la integración a la sociedad.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam