UNO SIENTE TANTO O MAS QUE UNA PERSONA QUE CAMINA

Ricardo Mora tiene 32 años. A los 16 tuvo un accidente en una piscina y producto de él sufrió una paraplejia traumática que lo dejó en silla de ruedas. Es casado con Lorena, trabaja como joyero y dice que si bien al principio fue complicado manejar su condición, hoy es algo que tiene muy superado.

Ricardo y Lorena-Me considero una persona más a pesar de que en este país la discriminación te lo hace complicado. En mi caso, para tener relaciones yo tengo que ocupar un medicamento, porque generalmente las erecciones no son completas, pero así y todo la parte sexual es tan normal como para cualquier persona. Una vez que tú te conoces con tu pareja y que ella te acepta a ti, es una cosa muy normal. Al principio tuve muchas dudas, pero a medida que fui creciendo como hombre y como persona se fueron aclarando. La parte sexual después de un accidente como el mío es algo muy complicado porque uno se cuestiona si podrá o no podrá, pero después te das cuenta de que sí se puede y que hace falta solamente quererte a ti mismo, tener ganas y creerte tan persona como cualquiera —asegura Ricardo.

Por su parte, Lorena comenta que para ella no fue fácil la decisión porque nunca había conocido a una persona discapacitada.

-Al principio harta gente me decía cosas, me hablaban de la parte sexual y de que a lo mejor no me iba a ir tan bien como a la gente normal. Pero se equivocaron. Ricardo me responde muy bien como hombre, es buen esposo y creo que lo que hay que entender es que la misma gente hace al discapacitado, y eso está mal porque ellos tienen los mismos derechos que las personas que se ponen de pie. Para mí han sido años muy lindos -dice Lorena.

Habiendo logrado ya estabilidad, tanto en su relación como en el plano económico, Ricardo y Lorena están deseosos de tener un hijo, y por eso hoy están siguiendo un riguroso tratamiento.

-Lo que pasa es que yo tengo lo que se llama una eyaculación retrógrada, que quiere decir que los espermios no salen sino que se devuelven -explica Ricardo e insiste en que todos los discapacitados pueden optar a tener una vida sexual plena, pero que para eso hace falta más información y una mayor disposición al diálogo.

A raíz de eso recuerda que cuando el estuvo en la Teletón no se hablaba mucho del tema y por eso celebra las nuevas iniciativas al respecto: "Lo que pasa es que antes se pensaba que si te pasaba un accidente así te convertías en una persona asexuada, pero no, porque uno siente tanto o más que una persona que camina". Al momento de poner ejemplos que demuestran que todavía falta mucho camino, Ricardo comenta: "La sociedad te aleja del tema de la sexualidad normal. Por ejemplo, en ningún motel hay instalaciones para un discapacitado, ni siquiera en los baños, y a veces ni siquiera cabe la silla por la puerta. Así te van quitando las posibilidades del juego sexual y de crecer con tu pareja", sentencia.

Página principal | Relaciones| Literatura | Ocio y Accesibilidad| Investigación| Otros| Contacto
Versión 4.0 | © Reservados derechos | E-mail | Anti Spam